CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

ESTRECHO COLABORADOR DE
FRANCISCO OPINA SOBRE CHINA


07 de febrero de 2018 - Mister Sanchez Sorondo es uno de los mejores representantes de lo que es la secta conciliar. Por su boca habla no sólo Francisco, sino también los que le precedieron usurpando el Trono de Pedro. Llegará el día en que los mártires chinos, los niños abortados y todos los que han sufrido a manos del comunismo chino clamarán ante el trono de Dios contra estos apóstatas traidores. Al fin estos cretinos se están poniendo en evidencia, el que no abra los ojos, es porque no quiere hacerlo. Desde 1979, en China se han registrado más 336 millones de abortos legales, aunque se calcula que la cifra superaría los 450 millones si se contaran los clandestinos. Las políticas de control de la natalidad han hecho que China tenga la tasa de suicidio femenimo más alta de mundo: 590 mujeres al día. La secta conciliar ya se ha convertido en un auténtico circo, van sumando barbaridades tanto con dichos como en hechos. Sr. Sánchez Sorondo: está usted alabando la obra de un régimen que, según las estimaciones de especialistas, bajo Mao Tse-Tung asesinó hasta a 100 millones de sus propios ciudadanos en nombre del comunismo. Sólo durante el periodo del "Gran salto adelante" (1959 a 1961) las cifras estimadas hablan de un mínimo de 20 millones de asesinados por el gobierno comunista, cifra que incluso podría llegar a los 75 millones. ¡Que lo sepa todo el mundo: con este régimen asesino está pactando y pasteleando la Roma de Bergoglio, a este régimen asesino está vendiendo la Iglesia perseguida china! " .


"Mons." Sanchez Sorondo cree que la dictadura
comunista china es quien mejor lleva a cabo
la doctrina social de la Iglesia

Beltramo explica que "Mons." Sorondo visitó Beijing (Pekín) por primera vez hace unos meses y regresó a Roma entusiasmado. Estas son algunas de las frases del "arzobispo" argentino al ser entrevistado por el periodista para Vatican Insider:

«Ellos (los chinos) buscan el bien común, subordinan las cosas al bien general. Me lo aseguró Stefano Zamagni, un economista tradicional, muy considerado en todas las épocas, por todos los "Papas"»,

«Encontré una China extraordinaria; lo que la gente no sabe es que el principio central chino es trabajo, trabajo, trabajo. No hay de otra, en el fondo es como decía San Pablo: el que no trabaje, que no coma. No tenés villas miserias, no tenés droga, los jóvenes no tienen droga. Hay como una conciencia nacional positiva, ellos quieren demostrar que han cambiado, ya aceptan la propiedad privada»

"Mons." Sorondo destacó numerosos puntos de coincidencia entre la Santa Sede y Beijing, que «está defendido la dignidad de la persona» siguiendo, más que otros países, la encíclica de Francisco «Laudato Si» sobre el cuidado de la casa común, colocándose entre los defensores más activos del acuerdo Cop21 (la conferencia de las Naciones Unidas para limitar la emisión de gases que provocan el calentamiento global). «En eso está asumiendo un liderazgo moral que otros han dejado»:

«La economía no domina a la política, como ocurre en Estados Unidos, dicho por los mismos estadounidenses. ¿Cómo es posible que las multinacionales del petróleo manejen a (Donald) Trump? Cuando, sabemos, que eso está haciendo mal a la tierra. Según la encíclica y según lo que dicen los científicos. El pensamiento liberal ha liquidado el concepto de bien común, no quieren ni siquiera tomarlo en cuenta, afirma que es una idea vacía, sin ningún interés. En cambio los chinos no, proponen trabajo y bien común».

El "prelado" destacó que también en el campo de la donación de órganos China «ha crecido enormemente», dejando atrás la extracción forzada (que reconoció y abolió como práctica en 2005) y poniendo en marcha un sistema «muy interesante» que vincula digitalmente a los donantes con los receptores en todo el país. Aseguró que se trata del «mejor método» que ha visto porque considera a los donantes como héroes e incluso tienen reservados para ellos cementerios especiales.

Mons Sánchez Sorondo está seguro que «el "Papa" ama al pueblo chino» y «ama su historia». Y destacó que los habitantes de ese país, en este momento, «tienen una calidad moral que no se encuentra en muchos lados».

Además, insistió en subrayar:

«La impresión es que China está evolucionando muy bien. Me preguntaron cómo eran las relaciones entre China y el Vaticano, respondí que en este momento no existe ninguna formalmente porque no tenemos embajadores ni nuncios, pero en este momento existen muchos puntos de encuentro. El mundo es dinámico y evoluciona. No se puede pensar que la China de hoy es la China que tenía Juan Pablo II o la Rusia de la guerra fría».

De: InfoCatólica

-------------------------------------------

SECTA CONCILIAR 2018