CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

UNA ORDEN DE FRANCISCO GENERÓ OTRA
CRISIS CON LOS OBISPOS NORTEAMERICANOS
Julio Algañaraz


18 de noviembre de 2018 - Otra seria crisis estalló en la ya conflictiva relación entre el "papa" Francisco y la mayoría de los 350 "obispos" norteamericanos


orden-de-francisco-genero-crisis
La sombra del cardenal Daniel DiNardo cae sobre el papa Francisco. (Reuters)

Advierten que católicos en EE.UU. pierden la confianza

Otra seria crisis estalló en la ya conflictiva relación entre el "papa" Francisco y la mayoría de los 350 "obispos" norteamericanos (196 dirigen las diócesis).

Fue cuando el presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, "cardenal" Daniel DiNardo, anunció a los episcopales reunidos en Baltimore que el "pontífice" les había prohibido votar medidas contra los abusos sexuales.

Es decepcionante”, dijo a la asamblea. La mayoría coincidió con él.

Según DiNardo, el Papa quiere evitar que los obispos norteamericanos formen una vanguardia que tome solitarias decisiones a nivel nacional frente de sus iguales del resto del mundo.

Para ello Francisco ha convocado en febrero una reunión sin precedentes en el Vaticano, con los presidentes de las asambleas episcopales del planeta, sobre el tema de los abusos pederastas de miembros de la Iglesia.

DiNardo contó que había recibido una carta del "cardenal" canadiense Marc Ouellet, prefecto del dicasterio para los "obispo", con una petición de la Santa Sede para que evitaran una votación, lo que va en contra de los planes de la conferencia norteamericana, anunciados en octubre.

Desde ya, el término “petición” no indica la realidad: fue un bloqueo ipso facto que impuso el "Papa", una orden inapelable del "pontífice".

Desde la asamblea se levantó un rumor de sorpresa y oposición cuando DiNardo se mostró desilusionado con la decisión "papal".

orden-de-francisco-genero-crisis
Daniel DiNardo. (Wikipedia)

El alto clero norteamericano propuso en octubre último que en esta asamblea de Baltimore se modificara el código de conducta y se creara un nuevo mecanismo de información y también una comisión de investigación para los abusos.

La decisión del Vaticano, según lo que dice en privado la mayor parte de los obispos, contradice las afirmaciones del Papa argentino sobre descentralizar la toma de decisiones en la Iglesia.

En Estados Unidos el pontífice “está perdiendo la confianza de los católicos”, escribió un analista. Un sondeo señaló que sólo el 31% de los fieles considera que Jorge Bergoglio hace un buen trabajo en la persecución de los curas pederastas y los superiores que los protegen.

Desde el año Santo del Jubileo del 2000, cuando estalló el primer escándalo devastador en EE.UU. de abusos sexuales de curas, una estadística señala que 6.721 sacerdotes han sido acusados de casos de pederastia ocurridos entre 1950 y 2016 en perjuicio de 18.565 niños.

Se trata del país donde se registró la cadena de escándalos más imponente. La última fue en el estado de Pensilvania: la acusación vincula a más de 300 curas y menciona un millar de víctimas menores de edad.

La Conferencia Episcopal norteamericana ejercita una notable influencia sobre sus 67 millones de católicos, que se extiende al resto del mundo por los extraordinarios recursos que maneja. Y en los últimos años puso en duda cómo gestionó la Iglesia los casos de abusos sexuales.

El cardenal DiNardo expresó su enojo por la actitud del "Papa": "No estamos contentos con esta decisión" que viene de la Santa Sede. "Trabajamos duro para pasar a la acción y lo vamos a hacer. Sólo estamos teniendo un contratiempo."

En octubre la Conferencia puso en funcionamiento un centro nacional de llamadas para recibir las denuncias de abusos contra curas.

En el "pontificado" de Francisco las estructuras centrales de la Iglesia, en el Vaticano, han perdido influencia y poder en favor del liderazgo personal del "Papa".

Los "obispos" reunidos en Baltimore evitaron las declaraciones más fuertes contra la decisión "papal", pero destacaron la contradicción de que a los episcopales norteamericanos “nos han atado las manos, lo que no ocurre con las otras iglesias particulares”.

Las divisiones de la "Iglesi"a respecto del camino a seguir son notables. En febrero se deberán hacer muchos esfuerzos para dar coherencia y eficacia a las medidas contra los abusos sexuales.

En el reciente sínodo sobre los jóvenes, que se hizo en octubre en el Vaticano, la iniciativa para pedir disculpas a los fieles por los abusos sexuales de los religiosos no pudo ser votada por la oposición de las iglesias africanas, con el apoyo de un sector de los asiáticos. No quisieron quedar involucrados en los escándalos que han surgido sobre todo en Estados Unidos y en Europa.

Un· "obispo" norteamericano calificó como “ciertamente increíble” el anuncio de la prohibición del "Papa" para que los episcopales votaran un plan de medidas contra los abusos.

Agregó que la consecuencia inmediata es que la asamblea de Baltimore se convierte en “un encuentro privado totalmente de sustancia”.

Más allá de las fronteras de Estados Unidos, dos  "cardenales" están en la picota por haber cubierto las acciones de los abusadores.

Uno es Francisco Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago de Chile.

Francisco Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago de Chile
Francisco Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago de Chile

El descalabro causado por las jerarquías conservadoras encabezadas por Errázuriz ha hundido a la "Iglesia" chilena en la peor crisis de su historia, que culminó en enero último con la renuncia colectiva de todos los "obispos" ante el "Papa".

Errázuriz negó sus responsabilidades pero se lo considera el peor consejero de Francisco, que durante un largo período defendió la línea ultraconservadora de la Iglesia oficial.

La influencia del "cardenal" se reveló con su nombramiento en el Consejo de los Nueve purpurados que asesoran al "Papa" en la reforma de la Curia Romana y otros temas del gobierno de la "Iglesia".

Bergoglio lo designó como representante de Sudamérica en el C9 pese a que Errázuriz ya estaba retirado, un detalle importante para destacar su peso.

Errázuriz, de 85 años, viajó desde Chile y se reunió con el "Papa" para despedirse personalmente “tras haber cumplido los 5 años de su mandato en el Consejo de los Nueve". O sea que se eligió el camino menos doloroso para apartarlo de una buena vez.

La estrecha relación entre Jorge Bergoglio y quien durante muchos años fue el hombre fuerte de la Iglesia chilena aconsejaba una salida sin polémicas, al menos en el Vaticano.

¡Qué coincidencia! El mismo día del anuncio del purpurado chileno dando cuenta de su retiro, o sea sin renuncia y sin despido, el fiscal general de Rancagua Sergio Moya informó que había convocado a Errázuriz para responder por ocultamiento en el caso del padre Jorge Laplagne, acusado de pederastia en 2005.

Sobre Errázuriz pesan los escándalos y las polémicas por esconder crímenes y abusos mucho tiempo. En particular, los del padre Fernando Karadima, un pederasta serial a quien el "Papa" (con notable retardo) redujo al estado laico el 28 de setiembre último.

Errázuriz y su sucesor hasta hoy al frente de la arquidiócesis de Santiago, el "cardenal" Ricardo Ezzati, han sido repetidamente acusados por haber informado mal al "Papa" de lo que estaba ocurriendo en Chile, donde los escándalos alejaron a millones de fieles de la Iglesia.

El otro caso es el del " cardenal" francés Philippe Barbarin, de Lyon.

Philippe Barbarin, llegando al Vaticano en bicicleta.
Philippe Barbarin, llegando al Vaticano en bicicleta. (Víctor Sokolowicz)

Está acusado por el encubrimiento de un legendario abusador sexual, el padre Albert Decourtray, que murió en 1994 y cometió sus felonías antes de que Barbarin llegara a Lyon pero le admitió su responsabilidad criminal.​ Hasta ahora el "Papa" ha defendido a Barbarin.

El juez eclesiástico regional, !padre! Pierre Vignon, fue despedido este 1 de noviembre, tras 25 años de servicios, por haber lanzado una petición firmada por 100.000 fieles para forzar la dimisión del Primado de las Galias, título histórico del "cardenal" de Lyon.

Otro sacerdote degenerado, Bernard Preynat, reconoció los abusos a niños y adolescentes scouts de Lyon entre 1986 y 1991, pero siguió en actividad hasta agosto de 2015: a Barbarin lo señalan por haberlo cubierto demasiado tiempo.

Los múltiples casos de abusos sexuales de curas siguen consolidando estos escándalos como la crisis más seria del mundo católico contemporáneo.

Al "Papa" le reclaman más medidas concretas contra los abusadores que hunden el prestigio de la "Iglesia".

No sorprendió que Francisco haya nombrado la semana pasada al "arzobispo" de Malta, "monseñor" Charles Scicluna, como número 3 de la Congregación para la Doctrina de la Fe: está considerado el mejor cazador de pederastas.

El Papa necesita la fama y la eficacia notable de Scicluna para presentar un plan coherente, seguido por hechos concretos, en el encuentro mundial de febrero próximo, en el Vaticano, con los presidentes de las comisiones episcopales del mundo. Ciudad del Vaticano. Corresponsal

Fuente: Clarin

-------------------------------------------

SECTA CONCILIAR 2018