CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿ESTÁN AUMENTANDO LAS TENSIONES ENTRE
EL VATICANO Y EL CARDENAL BURKE?
Michael Warren Davis


18 de noviembre de 2018 - “¿Ha ordenado Roma en voz baja a los obispos estadounidenses que prohíban en sus diócesis al cardenal Raymond Burke?


El periodista italiano que ayudó al Arzobispo Carlo Maria Viganò a elaborar su candente "Testimonio”, ahora afirma que Roma ha ordenado en voz baja a los obispos estadounidenses que prohíban en sus diócesis al cardenal Raymond Burke. Originalmente en su blog el 6 de noviembre y traducido por el sitio web OnePeterFive al día siguiente, el informe de Marco Tosatti dice que el Vaticano ordenó a los prelados de los Estados Unidos ("siempre solo oralmente y siempre a través de  un nuncio") que "no inviten a personas como el cardenal Burke a su diócesis" , y, si no es posible evitar su llegada, no asistir a ningún evento en el que esté presente ”.

Algunos lectores pueden cuestionar la validez de las alegaciones de Tosatti. Los defensores del Papa han acusado a Tosatti de ser un propagandista; afirman que ayudó a Viganò a hacer circular rumores sin fundamento por razones puramente partidistas. El cardenal Burke aún no ha comentado sobre los rumores, ni tiene obispos. Pero, dejando de lado estas afirmaciones particulares, es justo decir que el cardenal no siempre ha estado a favor en el Vaticano.

Tras la renuncia del "Papa" Benedicto XVI, el ex arzobispo de San Luis se convirtió en uno de los principales líderes de la facción conservadora de la "Iglesia". Este logro singular se hace aún más impresionante considerando que es un estadounidense: y que nuestros compatriotas a menudo son despedidos por sus homólogos europeos cuando llegan a Roma, Burke, sin duda, se encuentra entre los 10 prelados más influyentes de la "Iglesia" en la actualidad. Gran parte de esta influencia se ha utilizado en formas no de moda. Burke estuvo entre los cuatro "cardenales dubia" que le pidieron a Francis que aclarara ciertos puntos de su encíclica Amoris Laetitia, publicada en abril de 2016.

Boeselager, que dice haber detenido los programas ofensivos cuando se enteró de ellos, protestó y se produjo una gran disputa. El "Papa" Francisco intervino personalmente, no solo para reincorporar a Von Boeselager sino también para pedir la renuncia de Festing. Francisco también nombró a un delegado papal para dirigir la orden; von Boeselager dijo que ahora Burke estaba "suspendido de facto".

En septiembre de ese año, los cardenales solicitaron una audiencia privada. Su preocupación era que Amoris utilizaba una redacción ambigua sobre cuestiones cruciales, lo que conducía a interpretaciones muy diferentes en diferentes sectores. Una arquidiócesis dijo que el adulterio siempre debía evitarse y que los divorciados y los que se volvieron a casar solo podían recibir la Comunión si resolvían vivir "en completa continencia"; otro diría, en aparente contradicción con la enseñanza de la Iglesia, que el adulterio podría ser inevitable.

Recientemente, las tensiones entre el "Papa2 y el "cardenal" han aumentado aún más. La causa inmediata es el "Testimonio" de Viganò. El arzobispo afirmó que los funcionarios del Vaticano conocían los abusos del arzobispo McCarrick, pero lo mantuvieron en posiciones de influencia, y que el "Papa" Francisco, a pesar de las advertencias de Viganò, había convertido a McCarrick en asesor de confianza.

En medio de tal confusión, los cardenales pidieron al ·”Santo Padre” una reafirmación de la enseñanza de la Iglesia. Los cardenales no recibieron respuesta y tomaron esto como una invitación para continuar la discusión en el foro público. En noviembre, publicaron su carta al ªpapaª Francisco, con un documento teológico adjunto que ofrece los antecedentes de la doctrina tradicional de la Iglesia. Desde entonces, dos de los cardenales han muerto; Junto con Walter Brandmüller, Burke es el único que sigue vivo.

Sin embargo, tal confrontación abierta no es el modus operandi habitual de Burke. Si bien a menudo se diferencia de Francisco, rara vez lo hace directamente, lo que lo hace inmune a las acusaciones de socavar directamente al "Santo Padre". Esto es especialmente evidente en la cuestión del Islam: Francisco ha instado repetidamente a las naciones europeas a que den la bienvenida a más refugiados de Medio Oriente, mientras que Burke emite graves advertencias sobre la propagación en el continente de la ley Sharia.

Sin embargo, el año pasado, hubo otra dificultad pública a propósito de los Caballeros de Malta. Salió a la luz que la luz que los Caballeros habían distribuido condones; el entonces gran maestre Fra ’Matthew Festing despidió al gran canciller Albrecht von Boeselager, que hasta entonces había tenido la responsabilidad general de los programas de ayuda.

Fuente: Catolic Herald

-------------------------------------------

SECTA CONCILIAR 2018