CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SUICIDIO MASIVO EN UGANDA


  Más de 200 miembros de una secta apocalíptica
se quemaron vivos en un templo

   KAMPALA. (19/03/2000) - Por lo menos 235 "Hijos del Apocalipsis", seguidores de la secta "Los 10 mandamientos de Dios" se suicidaron a lo bonzo en un sacrificio colectivo celebrado en Uganda, durante el cual ardieron vivos en su templo mientras rezaban y entonaban himnos religiosos. El hecho, aún por desentrañar del todo, se produjo anteayer, pero sólo ayer fue dado a conocer por la policía. En el templo sólo se encontraron cuerpos irreconocibles. La tragedia se produjo en Kanungu, una localidad del distrito de Rukingiri, 320 kilómetros al sudoeste de la capital de Uganda, Kampala. Las víctimas eran seguidores de una de las numerosas y misteriosas sectas a las que el gobierno declaró la guerra hace tiempo. El grupo era activo en la región desde años atrás. "El líder dijo a sus seguidores: ÔHa llegado el momento de deshacerse de todas sus propiedades terrenas y de prepararse para el Paraíso´", reveló un vocero de la policía, Eric Naigambi. Según uno de los investigadores, no se puede excluir que haya sido el mismo líder de la secta quien prendió fuego al templo después de haber encerrado allí a los fieles. Pero, por el momento, los investigadores dan más peso a la hipótesis del sacrificio ritual colectivo, práctica que en los últimos 25 años registró una larga serie de casos en el mundo. El más grave se produjo en Guyana el 19 de septiembre de 1978, cuando 912 miembros del "Templo del Pueblo" murieron envenenados con una poción de cianuro. Uganda, ex colonia británica del África centro oriental, es un país donde el 85% de sus 16,5 millones de habitantes es cristiano (44,5% católicos y 39% protestantes). Amenaza social

   Ciertos ritos paganos, sin embargo, sobreviven y las sectas proliferan. En el último año, dos sectas fueron disueltas por orden de las autoridades por ser consideradas una amenaza social.

   En septiembre último, en la ciudad de Luwero, la policía hizo irrupción en un complejo que albergaba la "Iglesia del último mensaje de advertencia", una secta con mil adeptos.

   Esta secta, instalada en una granja en el centro del país, practicaba el culto del Ultimo Juicio, dirigida por un supuesto "profeta", Wilson Bushara, en Bukoto, condado de Nakaseke. Los agentes liberaron a siete muchachas que habían sido retenidas en el lugar contra su voluntad y que habían sido violadas repetidamente.

   Dos meses después, en la localidad de Ntusi, 100 agentes desmantelaron otro centro clandestino donde operaba una secta liderada por una sacerdotisa de menos de 20 años que imponía a sus secuaces alimentarse sólo con miel.

   Las autoridades de Kampala consideran que las sectas son peligrosas incluso desde el punto de vista político. Algunas apoyarían a los rebeldes antigubernamentales que operan sobre todo en el Norte y en las regiones sudoccidentales.

Inmolados

  • Jonestown, 1978: en Guayana, Estados Unidos, 914 seguidores de El Templo del Pueblo se suicidan con cianuro a instancias de su líder, el pastor protestante James Jones.

  • Waco, 1993: 87 seguidores de la secta Branch Davidian, de David Koresh, que se proclamaba el Mesías, mueren en un incendio en una granja texana en la que el FBI irrumpió disparando.

  • Templo Solar, 1994: los cadáveres incinerados de 53 seguidores de este culto, cuyos miembros creen descender de los Templarios, son hallados en Suiza y Canadá. En 1995 hallan 16 más.

  • Heaven´s Gate, 1997: en una mansión de California, 39 miembros de esta secta mueren envenenados en sus camas buscando ascender a una nave extraterrestre que, creían, seguía al cometa Hale Bopp.

Agencias ANSA y AP