CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SATANISMO HOY
Eugenio Merino


   El estudio de las sociedades secretas, puede tener la deportiva peligrosidad de seguir el rastro de una fiera hasta su cubil. ROBERT PAYNE, que describe su sistema terrorista, ve como la tirada de su obra "ZERO: THE STORY OF TERRORISM", es adquirida en su totalidad por unos intermediarios misteriosos; cómo la editora Wingate, una de las firmas más solventes de Londres, es empujada a la quiebra y, por fin, cómo al poner el contacto, estalla una bomba en su coche, suprimiéndole para siempre.

   El hecho de que un fin parecido sufriera uno de los jefes de la Sinarquía internacional, Geoffroy de Charnay, tras publicar sus revelaciones sobre ella, nos autoriza a intuir que su clasificación de las sociedades de este tipo en inferiores, intermedias y superiores, debía aproximarse a la verdad. Por ello decidimos mantenerla en este ensayo.

   CARACTERES DE ESTAS SOCIEDADES: Con anterioridad Indicamos que para Charnay, el primer grupo sólo es estadio previo, en el que sus afiliados son observados por los jefes de las intermedias, seleccionando a los más idóneos para su ingreso en éstas, siempre previa invitación. Es el mismo papel desempeñado en la Masonería por sus Círculos interiores. Por lo general el conocimiento de su existencia es público y suele ser reconocido o tolerado por las autoridades, ya que sus objetivos suelen mostrar un confusionismo con la teosofía, místicas orientales, espiritismo e incluso folklore, buscado exprofeso. Su personal pocas veces encarna el matiz de selección que predomina en las de grado superior. "Un espíritu crítico, una sólida cultura, una inteligencia cultivada, suelen ser más bien obstáculo que apoyo para su ingreso", diagnostica Werner Gerson. 

   Una esquematización de sus elementos exteriores permitiría señalar como factores comunes su repetido cambio de nombres (los "iluminados" norteamericanos que se convierten en "Sociedad del Pleroma"); su pretendido enlace con cultos y civilizaciones remotas (los "Knights Templars of Aquarius" -que tienen una filial en Méjico- aseguran seguir instrucciones de un sacerdote egipcio One fru). La tercera característica son sus múltiples objetivos para enmascarar sus conexiones con sociedades superiores.

   A) INGRESO: La facilidad de acceso descarta la prevención del neófito, para alcanzar extremos casi cósmicos. El "Instituto de Metapsíquica" de Ding Le Mei, se anuncia en los periódicos norteamericanos y garantiza la iniciación por ocho dólares. Proporcionalmente es más barata la "Iglesia de Proyección Astral de Escandar", ya que por 37 dólares, envía, además un manto, un incensario y hasta un pequeño disco con salmodias. Un somero análisis de estas sociedades tropieza de forma inmediata con elementos inquietantes. Por ejemplo, la "Escuela del Misterio de Honorius", que aparece en las páginas de anuncios del "Time" de Los Ángeles, suele remitir material para el estudio de la demonología, dominio sobre espíritus elementales y técnicas para invocar a Satanás.

   B) ORIGEN FABULOSO: El aspirante puede escoger aquel que más halague su sensibilidad. Haciendo sección aparte de las Innumerables que aseguran entroncarse con la Orden del Templo, señalaríamos la All norteamericana (Asociación para la Investigación e Ilustración), cuyo fundador Edgar Cayce, con su aspecto de Eisenhower bajito, afirmaba haber recibido su "ciencia secreta" de la desaparecida Atlántida, de la que profetizó su resurgir de las aguas para 1968.

   Otra es la SIF (Sociedad de Investigación Filosófica) también norteamericana, que se enraiza con otro continente desaparecido, con la mítica Hiperbórea. Está dirigida por M. P. HUI, con más de cien kilos de peso y un acervo cultural de treinta y cinco obras escritas, una de las cuales, y que se nos antoja la más representativa de la secta se denomina, nada menos, que "Secret Teachings of All Ages: An Enciclopedic Outline of Masonic, Hermetic, Qabbalistic and Rosacrucian Symbolical Phylosophy", que encuadernada en piel, de tamaño folio mayor y caracteres góticos, con ilustraciones en colores y un costo de cien dólares, nos informa sobre las más aberrante formas del culto satánico.

   La francesa C. C. N. K. (Conseil Circulaire Nom-Khan) se entronca, simultáneamente, con la tradición nórdica y la alta magia negra de Asia Central. Asegura que para 1975 se constituirá en Iglesia Universal para el fin del actual ciclo terrestre, dirigida por una "Comunidad de Brujos que elaborará la síntesis universal de las grandes religiones y de los poderes terrestres... esta Hierocracia constituirá el elemento director de la sociedad postatómica", fraseología que, tras su risible apariencia, encierra el eco de la de uno de los personajes más siniestros en la historia de la demonología y de las sociedades secretas: Saint-Yves d'Alveydre, promotor de la Sinarquía [1].

   C) PLURALIDAD DE OBJETIVOS: El origen nebuloso de su culto suele aliarse con la multiplicidad de fines, para garantizarle la tranquilizadora apariencia de tratarse de un grupo de ideología no anticristiana, sino acristiana. Señalemos, a título de ejemplo, el movimiento neocátaro, cuya planificada actividad demuestra la existencia de un oculto lazo común. Desde los últimos treinta años adopta una faceta folklórica y sentimental en el jovial historiador René Nelli, o política, con François Poulan, que dirige el "Partí Nationaliste Occitan" (Occitania era una de las regiones domina das por el rito templario masónico del siglo XVIII), que cubre de flores la estela levantada en Montsegur, con la anuencia directa de Alfred Rosenberg. Su aspecto ocultista, enlazado con los grupos franceses del AMORC (Antigua Orden Mística de la Rosa Cruz) e influida por Lanza del Vasto y Steiner, asegura conectar con el catarismo medieval que preconizaba el aborto "para librar a las mujeres del demonio que llevan en el seno". Su culto gira en torno a un Graal, estimado no como el Cáliz de la Santa Cena, sino como esmeralda caída de la frente de Lucifer, y que, pese a los trabajos exhaustivos de Heinerman, creen escondido en el sur de Francia.

   La adoración al demonio, a quien consideran segundo Hijo de Dios, el "portallama", así como a sus ángeles: Baal, Satán, la Serpiente-Saber, etc., nos desvela su inquietante finalidad. El hecho de que, según se nos afirme, algunos sacerdotes católicos (?) hubieran establecido contacto con una secta que, infiltrada en la Iglesia del Medioevo, preconizó la supresión del culto a la Santísima Virgen, desaparición de las imágenes y del canto gregoriano y de la Eucaristía, propició el onanísmo y hasta la canción como medio propagandístico, dota a la secta de una extraña actualidad al mismo tiempo que nos plantea el interrogante de si nos encontraremos con el sueño de Saínt-Yves de los "sacerdotes andando por los caminos del cristianismo sinárquico" [2].

   D) ENLACE CON SOCIEDADES DE SUPERIOR JERARQUÍA. Analízar este aspecto en cada una de las conocidas, rebasaría los límites de este ensayo. Baste decír que FUDOSI ("Federation Uní verselle des Ordres et Sociétés Initiatiques"), con sede en Bruselas, agrupaba en 1934 a 14 de las autodefinídas como "auténtícas hermandades". Las relacíonadas por el ocultista E. R. Dalmor en 1970 alcanzan el centenar y las fichas que poseo, de las existentes entre esa fecha y 1974, rozan las trescientas. Escogeremos una de las más característícas: La "Sociedad y Hermandad del Pleroma".

   Como todas las sociedades de este rango, no vacila en ofrecer su iniciación por un curso por correspondencia, que cuesta sólo dos dólares. Su local social pocas veces se oculta en las ciudades. El de Hollywood, por ejemplo, fácilmente se distingue en las cercanías del único restaurante chileno de la población, en la calle de Melrose, y a su frente se encuentra un emigrado húngaro, Stephen Hoellner, antiguo aspirante ,al sacerdocio católico en un seminario austriaco. Rechoncho, rizoso, muy centroeuropeo, el Sr. Hoellner proporciona una intranquilizadora impresión. No obstante, según sus manifestaciones, la sociedad forma parte del movimiento neognóstico. Este fue impulsado a comienzos de siglo por el Dr. Fugairon y por Jean Bricaud, los cuales lo estructura ron como sociedad secreta filomasónica, en la que sus siete grados de iniciación se calcaron del adoptado por las logias escocesas. A ella perteneció, en el supremo grado de "sacerdote de la Serpiente", el infanticida y homosexual ALEISTER CROWLEV, y los rituales dic tados por éste para dos sociedades secretas regidas por él, la Orde Templis Orientis y la Astrum Argenteum, fueron adoptadas por la secta: "Eclesiae Gnosticae Catholicae Canon Missae" que renueva la práctica del sacerdocio femenino y la orgía ritual, como en los tiempos de San Epifanio (v. "Panarion", XXV, 4-5).

   ¿Procede de este ceremonial el descrito por el Rvdo. H. Lind say, en que el altar lo constituía un tanque de vídrio, lleno de formol, en el que flotaba el cuerpecito de un niño recién nacido? No lo podemos afirmar, pero sí que la palabra "Pleroma", que ampara la sociedad, es la denominación de la Serpiente-demonio, representada por una serpiente domesticada, simbolizando a Lucifer, adorada repitiendo sus doce nombres, y que consagra con su contacto las ofrendas colocadas sobre el altar.

   Es sintomático que su denominación primitiva fuera la de "Orden de los Iluminados", sociedad secreta superior a la que se le atribuye en lo religioso el incremento del demonismo en la Masonería y en lo político la Revolución francesa y hasta la comunista alemana de la postguerra primera, y que su fundador sea un misterioso Mr. Richard Duc de la Palatines, que la lanza desde Austra lia, en la que se anidan los últimos vestigios de las sociedades crowlianas, y que la sede central se encuentre en Londres donde irradió el veneno de la "Golden Dawn" a comienzos de este siglo, y con la que coincide la "Hermandad del Pleroma" en el empleo de elementos opuestos como los ritos orgiásticos y de purificación, la iluminación teosófica y la concentración chamánica, la Alquimia y la Magia Negra, en un enloquecedor intento de "coincidentia oppositorum". Se encuentra extendida en casi todos los puntos del ex-imperio británico y se iniciaron gestiones para crear una filial en Gibraltar. [3]

ESTRUCTURAS: GRUPOS AISLADOS Y SECTAS

   En el campo neo-pagano podemos incluir el "Temple of the Pagan Way" de Chicago, presidido, en 1972, por el "Sumo Sa cerdote", Herman Enderle, y la "Suma Sacerdotisa", Donna Cole, en el que, semanalmente, practican la hechicería ejecutivos, nurses, asistentes sociales y farmacéuticos. Las invocaciones a la serpiente y al Hades, a Perséfona y al Hombre, el empleo de alimañas y de accesorios de simbolismos fálico, recuerdan al "paladismo" ATRIBUIDO A LA ALTA MASONERIA RITUAL por un tratadista despreciado y, quizá, despreciable, Leo Taxil, mezcla de tonante de erotología, paganismo y demonolatría, aun cultivada en el París de los años treinta (35).

   La inspiración satánica se mezcla con la política en la llamada "Logia del Vril", que alude a la fuerza utilizada por los at lantes, según la fundadora del teosofismo y el francmasón y demonolotra, Lord Bulwer Lytton. Esta sociedad fue creada el 23 de enero de 1969 por Jean Claude Monet, que se hace llamar Phosphoros-Lucífero, 22 Avatar, segunda manifestación del cocodrilo incomunicable, Soberano Gran Maestre de Shamballah, alias 999, alias Pan", etc., en un amasijo de alusiones al mundo subterráneo del mal, a la pesudo iglesia Crowliana, atc. Publican una hoja "Le Vril", y sus colaboradores son los mismos del boletín "Le Viking", portavoz de la "Organisation des Vikings de France", sucesora, a su vez, de "La Religión des Druides". Está integrada por hombres jóvenes e inteligentes, entre los veintiocho y los treinta y ocho años, muy influenciados por la cosmogonía fantástica del nazismo, como Alain Berniel (Von Keiler), Chris tiam Adam (Raguer) y Jean Guéré (Andrik). Creen, o fingen creer, en la existencia de los "Superiores Desconocidos" (ver este mito en el génesis de las sociedades secretas demoníacas), de los que afirman ser sus representantes y aliados para la conquista de la Tierra. Lucifer, al que también llaman Odin, es el jefe de estos superhombres y su cuartel general está en la subterránea ciudad de "Shamballah", la capital del Mal. Sus poemas riman así: "Escuchad, celtas del Acuario -la voz del viejo Menhir- anunciando la Renovación" (36). 

2. ESTRUCTURAS 

   El satanismo, repetimos, presenta algo más que una ideología. Es una trabazón de círculos dotados de una flexibilidad poco frecuente, pero actuando dentro de una eficaz planificación, que podríamos dividir en grupos aislados, sectas y sociedades secretas.

A. GRUPOS AISLADOS 

   Incluimos en este sector cuantos se apiñan -normalmente por breve tiempo- en torno al supuesto prestigio taumatúrgico de un visionario. Un ejemplo característico fue el "Carmelo de Elías", creado en Tilly-sur-Seulles, a fines del XIX, por el extraño ex- sacerdote Boullen, retratado por Huysmans en "La Bas". 

   Hace ocho años se encuadraría aquí el conventículo suizo agrupado en torno a Magdalena Kohler, desvelado por el asesinato de la pobre niña Bernadette Hassler, muerta al recibir más de cien bastonazos el 15 de mayo de 1966, en el curso de una ceremonia demencial, o el que siguió en 1958 a Maurice Gerard. en Marsal. Gerard, muy influenciado por el tantrísmo hindú, según su titulo oficial, "Sri Swami Matkormano Maha Mandaleswar", jefe de "l'Ordre de la Confrerie Universal le des Swamis et Shissaha- yas chretiens", fue acusado del asesinato de sus propios hijos, Gabriel y Pascual, de tres y de seis años, respectivamente, en un lúgubre templo subterráneo, de paredes pintadas por Michel Dib, y que mostraban lo mismo el pentaclo satánico que un Cristo blasfemo de tres cabezas y tres pares de brazos, o una "Lilith", con "slip" blanco y medias negras, muy parecida a Josiane Nain, o "sacerdotisa Alféola", amante del acusado. En la misma línea personalista pueden contarse centenares y aún millares de casos como el de Luisa Huebner, cuyas seguidoras norteamericanas sólo se preocupan de aumentar su potencial sexual y conquistar a los hombres por intervención diabólica, o el de Sybil Leek, que vive lujosamente en Florida y admite ser "prácticamente millonaria" o Raymond Buckland, ex-alumno del King's College londinen se y director del único museo de brujería existente en los Estados Unidos.

   Estos grupos, normalmente, presentan características comunes, tales como adoración a Satán, actos sexuales colectivos, maleficios, etc. Ya el autor norteamericano William Seabrook, afirmaba haber participado en "Misas Negras" en París. Londres y Lyon entre 1920 y 1930. En 1963 la princesa Irene de Grecia escribía en una revista inglesa que había asistido a una de éstas en un suburbio parisiense, donde se sacrificó un gallo negro. El número de grupos ingleses es tal que ha llegado a editarse la "Guía Acuario del Londres ocultista". Al parecer, en 1973 existían 60.000 hechiceros en Francia y 20.000 en Inglaterra; otros elevan este último número a 30.000, dirigiendo cada uno un "co ven", lo que representan unos 390.000 seguidores, que actúan en pequeña escala, como aquel modesto almacenista francés, que refiere Pierre Barney, que completaba sus ingresos oficiando mi sas negras para esposas que impetraban del diablo la muerte de su marido (37).

B. SECTAS

   Siguiendo al P. H. Ch. Chéry, de la "Ligue catholique de l'Evangile", encuadrariamos como tales los movimientos impulsores de grupos esotéricos que repudian el orden social y religioso de la colectividad. Las sectas satánicas no son más que un aspecto de la generalizada ofensiva que propugna el relevo de las religiones tradicionales y que fue denunciada por la Asamblea de Cardena les y Prelados franceses de 1954, comentada por Daniel-Rops, diciendo: "no se debe responder a los problemas que plantea su presencia con la sola virtud de un conformismo tranquilizador" (38).

   En París, en 1970, funcionaban hasta siete centros dedicados a la adoración del diablo, practicando la magia negra como una variante del culto, según Marianne Monestier, cuya "Societé de Satán", fundada en 1960, contaba cincuenta adeptos reunidos, regularmente, en una mansión de las proximidades de la Plaza de la Estrella donde, en total desnudez, adoran, según el léxico de Lovecraft, "en el lugar de la impiedad, a la abominación de las abominaciones, al macho cabrío del millar de crías". Uno de ellos es la denominada "Iglesia de los adoradores del Príncipe de este Mundo", que según el Dr. Kurt Koch, tiene filiales en BASILEA y BERNA Y otra inaugurada, hacia 1971, en ROMA.

   La proliferación de sectas es fenómeno tan frecuente en los países anglosajones, que la demonolatría ha encontrado en ellos un terreno abonado. En la Gran Bretaña, donde ya existieron los "Clubs de Fuego Ardiente" en el que participan hasta algún que otro Primer Ministro, funcionan los importantes "covens" de Cockmouth, en Cumberland, y de Londres, dirigidos por una an tigua enfermera, Eleanor Bone, que publica la revista "The Private Eve", y que sin más ropa que un collar de cuentas coloreadas y una espada herrumbrosa, encabeza los mitos del aquelarre y otorga entrevistas a las primeras figuras del periodismo europeo.

   La enumeración de estas sectas en los Estados Unidos llenaría un grueso volumen. Algunas de vida efímera como las de "Black Sbbath" o "Black Widow", no son más que variantes de un "sex Club", por estilo de las "Compagnes de "Introít" francesas, pudiéndose repetir aquí con Senius: "Salvo contadísimas excepciones, todas las sociedades secretas que tientan el vulgo con el pretexto de la iniciación diabólica, no son más que burdas y bajas agrupaciones eróticas".

   Carlos de la Vega, testimonia la existencia de quinientas capillas dedícadas al culto demoníaco en Nueva York y unas cuatrocientas organizaciones de tal clase. En el norte del Estado de Nueva York tiene su sede la denominada "Witch" que sólo admite mujeres y cuya siglo (Women's International Terrorist Conspiracy from Hell) es toda una línea programática. Dentro del movimien to "Women's Liberation" parece representar el factor satánico, como otras aspiran a personificar el sáfico. Se estructura en "grupos del éxtasis" (rap groups), de ocho a diez mujeres, reunidas una vez a la semana, por la noche, para beber sangre y devorar las entrañas crudas de animales cuyo corazón aún late. Es una secta anárquica, teñida de hippismo, que tiene por biblia la "Revoluntion for the Hell of it", de Abbie Hoffman, y que hace dos o tres años, tuvo un brote esporádico entre extranjeras visi tantes de la costa sur española (39).

   Contrasta con esta secta la de Lilith Sinclair, o Lililh Grolto, como prefiere llamarse, de New Jersey, deliciosa ejecutiva de seguros, de unos 35 años, de largos cabellos castaños encuadran do un rostro prematuramente ajado, que, en su apartamento con paredes cubiertas de lienzos abstractos, preside ceremonias en las que los asistentes, vestidos con mallas negras y enmascara dos de raso escarlata, con el medallón pendiente del cuello, don de se inscribe el rostro bestial del macho cabrío en el pentaclo, aguardan la ritual invocación: "Desnudaos, hermanos míos pues, en verdad os digo, que es así como tenéis que presentaros ante nuestro Dios. Desnudos... como es necesario ir a los grandes vicios. Ofreced a Satán vuestros... y vuestros... impuros, ciento siete mil veces profanados".

   Esta secta enlaza con la "The Based Church of Satan", fundada en San Francísco en 1966 por el ex-pianista y ex-titiritero, franco-húngaro, Anton Szandor La Vey, enfundado en severo "clerchi", portando en el dedo medío ("el dedo fálico"), un anillo don de se esculpe un sexo masculino, conduce el coche fúnebre, ma triculado "Satan 9" y encabeza un histrionismo macabro: el co medor de su casa lo preside un esqueleto deformado, su hija Karla, de 21 años y estudiante de criminología en el City College de San Francisco, se retrata con las uñas lacadas de negro sobre un craneo desdentado. Su doctrina está recogida en la abundante producción de Crowley, y se goza en la degradación de la dígni dad humana. "Como satanistas -pontifica- aprenderás a cometer los siete pecados capitales, ya que todos ellos conducen al placer físico o mental", y aplaude todas las formas aberrantes de la ac tividad sexual. Sus obras, como "The Satanic Bíble" y "The Com plete Witch" le han proporcionado importantes ingresos, incre mentados por las aportaciones de sus 10.000 seguidores, para cuyo ingreso reclama informes confidenciales sobre sus "prefe rencias culinarias", "estilo de decoración de su casa" o "mar ca, año y coste de su automóvil". Su "Iglesia" presidida por un consejo de nueve miembros, cuenta, además de la Srta. Sinclair, ya mencionada, con la de un alto jefe de la Armada yanqui, resi dente en North Carolina y de otro, de elevada graduación en el Ejército que representa la secta de Louisville y que dirige la re vista "The Cloven Hoff" (La pezuña hendida). Sus asociados, que se saludan con un "¡Hell!" (¡Infierno!), en lugar del "Hello", típico, son reclutados entre artistas y directores cinematográficos, profesionales del derecho o la medicina, escritores, etc. Desde 1973 TIENE CORRESPONSALES EN ESPAÑA (40).

Fuente: "Cruzado Español" nº 404-5, 15/1-1/2/1975

ÍNDICE DE SECTAS y SATANISMO

____________________________________________

  • 1] S. Hutln, "Gouvernats invisibles et sociétés secrétes", ed. J'ai lu, Paris, 1971, p. 298; C. de Charnay, "Synarchie: vingt ans d'activités secrétes", ed. Medicis, Paris, 1945; W. Gerson, "Le Nazisme société secréte", ed. NOE, Paris, 1969, p. 7; E. R. Dalmori, "Quién fue y quén es en el Ocultismo", ed. Kier, Buenos Aires, 1970, p. 52'4; A. D. Grad, "Le temps des kabbalistes", ed. La Baconniere, NeuchAtel, 1967, ps. 24 y ss.; N. Freedland, "The Occult Explosion", ed. Mi- chael J. Ud., Londres 1972, ps. 101, 156, 108, 210 Y 32; W. Zimmermann, Ed- gar Cayce, "Sein Leben und seine Werk", Zielbrücke, 1950; F. Ch. Barlet, "Saint- Yves d'Alveydre", ed. Durvllle, Paris 1900.

  • 2] J. M. Angebert, "Hitler et les Cathares", ed. Albin Michel, Parrs 1971, p. 155; Pierre Mariel, "Le Paganisme du XXe siécle", ed. La Palatine, Par's 1965, ps. 56 y ss.; "Monde & Vie", Parrs 1-IV-68, p. 16; atto Rahan, "Kreuzag Gegen de Graal", ed. Günther Verlag, Stuttgart 1964; Sto Loud, "Nouveaux Cathares pour Montsegur", ed. Presses Universitaires, Parrs 1964; Th. Heinemann, "Mythen uns den Ort der Gralsbur", en "Welt als Geschichte", 1942, p. 164; J. Alzog, "Hlst. Universal de la Iglesia", ed. esp. P. Riera, Barcelona 1852, 111, p. 107;E. M. J. Ch. Pichon, "Hist. Univ. des Sectes et des Sociétés secrétes", ed. R. Laffont, París 1969, 1, ps. 42 y ss.; P. Virion, "La Iglesia y la Masonerla" , ed. esp. Acer- vo, Barcelona 1966, p. 63.

  • 3] E. R. Dalmor, ob. cit. p. 416; N. Freedland, ob. cit. ps. 109 y ss.; S. Hutin, "Hist. mondiale des sociétés secrétes" , ed. Les Productions, Paris 1959, ps. 88 y ss.; L. Censillo, "Misterio de Iniquidad en la historia de la Igle- sia", ed. Euramérica, Madrid 1970, ps. 99 y ss.; D. Greenalees, "The gospal of the Gnostics", ed. The Theosophical Publishing House, Adyar 1958; R. Peyrafit- te, "Les Fils de la Lumiere", ed .Flammarion, París 1961, p. 197; R. Durville, "Hist. de la Ciencia Secreta", ed. esp. Laboremus, Barcelona 1932 ?; J. Ch. Pichon, ob. cit. 1, 314; Jean Marqués-Riviére, "Hist. des doctrines ésotéríques", ed. Payot, París 1940, p. 86; P. Pasleau, "Bibliographie des sociétés secrétes iniatiatiques", ed. Meyére, Bruselas 1966; Rvdo. H. Lindsay, "Satan is Alive and Well on Planet Earth", ed. Zondervan Corp., Michigan 1972, p. 8

  • 31 Cfr.  Elizabeth Antebi, "Ave Luciifer",  ed Calman Léy, París 1970, p. 136; Dr. Kurt E. Koch, "Entre Cristo y Satanás", ed. esp. CLIE, Tarrasa, 1971, p. 20; M. F. Unger, "Los demonios y el mundo moderno", ed. esp. LOGOI, Barcelona, 1974, p. 66, 186; Juan de Rabat, "Renacimiento de la brujería", en "Restauración", 1-111-74, p. 14; John P. Newport, "Demonios. Una gula cristiana para la baraunda del ocultismo", ed. argentina, Junta Bautista de Publicaciones, Buenos Aires, 1973, p. 37.

  • (32) M. F. Unger, ob. cit. p. 196; Eliphas Lévi, "Dogme et Rituel de Haute Magie", Parls, 1938, p. 38.

  • (33) J. P. Newport, ob. cit. p. 65; G. J. Demaix, "Les esclaves du diable", ed. Albin Michel, París 1970, p. 219 Y ss.; Roper Elwood, "Historias extrañas de brujería. Satanismo, brujería y Dios", ed. esp. Caribe, Tarrasa 1974, ps. 45, 51; R. Peyrefitte, "Les Fills de la Lumiere", ed. Flammarion, París 1961, p. 194. Puede verse el gesto pseudo-satánico en la ilustración de la ob cit. de E. Lévi, ed. argentina, Kler, Buenos Aires, 1973, p. 26; G. J. Demaix, ob. cit. p. 20.
    (34) El extenso estudio de "Time", publicado en el número del 19-VI-72, bajo el título "The Occult: A Substitute Faith", pp. 38-48, aborda documental mente el tema tratado y ha sido utilizado, sin mencionarlo, por obras italianas y españolas, entre otras por el núm. 2 de "La Magia", J. P. Newport, ob. cit., p. 17; R. Elwood, ob. cit., p. 20 Y ss.; M. F. Unger, ob. cit. p. 57.

  • (34) "Time", 19-VI-72, p. 46; E. Antebi, ob. cit. p. 92; "Time", 6-IX-71; C. de la Vega, "El culto al diablo", en "Restauración", 1-11-74, p. 16; R. Elwood, ob. cit., p. 99; S. Hutin, "Historia Mundial de las Sociedades Secretas", ed. esp. L. de Caralt, Barcelona 1967, p. 285; E. Antebi, ob. cit. p. 217.

  • (35) "Time", 19-VI-72, p. 41; P. Gueyraud, "Les Religions nouvelles de Paris", Parls, 1937, ps. 161 y ss.; S. Hutin, ob. cit. p. 237 Y ss.

  • (36) E. Antebi, ob. cit. ps. 161-2. Compárese con el supuesto esoterismo nazi expuesto por Werner Gerson en "Le nazisme, société secrete" , ed. Flam- marion, Parls 1968.

  • (37) G. J. Demaix, ob. cit. p. 187; E. Antebi, ob. cit. ps. 22, 81 Y 78. Robert Charroux, "Les Maitres du monde", ed. Calman Lévy, Parls, 1968, ps. 85 y ss. El Sacrificio de los hijos del "mago de Marsal" iba unido a la Idea de obtener "la estatua que habla" ("Golem"), grata a los cabalistas judíos y que es el C8uce inspirador de los infanticidios de Reyensburg, Zaragoza, La Guar- dia, etc.; R. Elwood, ob. cit. ps. 63 y ss; C. de la Vega, "El culto al diablo y la Iglesia de Satán", "Restauración", 1-11-74, ps. 15 y ss.; E. Antebl, ob. cit. p. 197.

  • (38) M. Colinon, "El fenómeno de las sectas en el siglo XX, ed. Casal i Vall, Andorra, 1961, p. 6.

  • (39)- E. Antebl-ob:-é¡t~ p. 210 Y 89, compárese los ritos de la "Société du Tres Haute Lunalre" y sus sapos y alimañas con Gueyraud, ob. cit. y con Sol- dan "Geschichte der Hexenprozesse", ed. Heppe, Stuttgart 1880, t. 1, p. 161; K. Koch, ob. cit. p. 64; Una Coletti, "La Strega di Londra", "L'Europeo", 1O-XII-70, ps. 68 y ss.; R. Elwood, ob. cit. p. 93; G. J. Demaix, ob. cit. p. 219 Y ss.; P. Senius, "Dans les pas du Diable", ed. Deux-Sirénes, Parrs, s.s. (1964), p. 205; "The Politics of Sex", en "Time", 31-VIII-70, ps. 15 y 16.

  • (40) "Time", 19-VI-72, p. 46 Y ss.; R. Peyrafitte, "Les Americains", ed. Flammarion, Parls 1968, ps. 338, 340 Y ss.; J. P. Newport, ob. cit. p. 39, nota 5; E. Antebi, ob. cit., p. 198; R. Elwood, ob. cit. p. 55 Y ss.