CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

HIMNO ACATÍSTICO
(En honor de la Sma. Virgen, Madre de Dios)


HIMNO ACATÍSTICO (En honor de la Sma. Virgen, Madre de Dios)

   El Himno Acatisto a la Santísima Virgen es el más antiguo, el más bello el más popular de los Himnos marianos cantados en la liturgia oriental.

Consta de 24 estrofas cuyas iniciales corresponden a las letras del alfabeto griego. Relatan los episodios más importantes de la vida de Nuestra Señora, van seguidos de estrofas líricas y de 12 letanías a manera de invocaciones. Estas invocaciones terminan siempre con la exclamación ¡SALVE, ESPOSA SIEMPRE VIRGEN!


EN HONOR DE LA SANTÍSIMA
VIRGEN MADRE DE DIOS

 Oh Madre de Dios, oh Generala victoriosa, os cantamos un himno de triunfo. A Vos, que nos salvasteis de nuestras tribulaciones, os ofrecemos nuestra gratitud. Sois invencible; libradnos de todo peligro y exclamaremos:

   Salve, Esposa siempre Virgen

   Asombrado ante la hermosura de vuestra virginidad y el sublime resplandor de vuestra pureza, oh Madre de Dios, Gabriel exclamó: ¿Qué elogio digno os dirigiré? ¿Con qué nombre os llamaré? Como se me ordenó, os saludo:

   Salve llena de gracia

A la Madre de Dios llegó un príncipe de los ángeles y la saludó: Salve, María.

Y cuando os vio, oh Señor, encarnaros, quedó maravillado y con voz celestial exclamó:

                       Salve, brillo de la alegría
                       Salve, redentora de la maldición
                       Salve, restauración de Adán caído .
                       Salve, consolación de las lágrimas de Eva
                       Salve, altura inaccesible a la razón humana
                       Salve, profundidad insondable aún a los ojos de los ángeles
                       Salve, cátedra del Rey
                       Salve, portadora de Quien lo lleva todo
                       Salve, estrella que anuncia al Sol
                       Salve, seno de la divina Encarnación
                       Salve, renovadora de la creación
                       Salve, Madre del Creador

                       Salve, Esposa siempre Virgen

   Bajo la mirada de Dios, considerando su castidad, la Santísima dijo con franqueza a Gabriel: Algo de vuestras palabras me parece increíble pues habláis de un Nacimiento que coronará una concepción virginal y exclamáis:

                                  Aleluya

   ¿Cómo comprender este misterio impenetrable?, se preguntó la Virgen e interrogó al enviado: ¿Cómo es posible que nazca un hijo de mis castas entrañas? Decídmelo. Y él respondió, con temor y veneración:

                       Salve, reveladora del designio inefable
                       Salve, testimonio del silencioso plan divino
                       Salve, preludio de los misterios de Cristo
                       Salve, suma de los dogmas cristianos
                       Salve, escala celeste por la que bajó Dios
                       Salve, puente que une el cielo a la tierra
                       Salve, maravilla de los ángeles
                       Salve, azote de los demonios
                       Salve, Madre inefable de la luz
                       Salve, maestra de discreción
                       Salve, ciencia mayor que la de los sabio~
                       Salve, iluminación del espíritu de los creyentes

               Salve, Esposa siempre Virgen

   Delicioso campo fue el seno de la Virgen fecundado por la virtud del Altísimo.
   Quienes quieren cosechar la salvación, cantan:

                                   Aleluya

   En su seno llevando a Dios, la Virgen visitó a su prima Isabel cuyo hijo, oyendo la salutación de María, exclamó con el estremecimiento de su júbilo:

                       Salve, sarmiento de cepa incorruptible
                       Salve, huerto de frutos imperecederos
                       Salve, Madre del Jardinero de la gracia
                       Salve, matriz del Sembrador de nuestra vida
                       Salve, tierra fértil en misericordias
                       Salve, altar colmado de ofrendas
                       Salve, floración del paraíso
                       Salve, refugio de las almas
                       Salve, grato incienso de la plegaria
                       Salve, expiación de todo el universo
                       Salve, amor de Dios a los hombres
                       Salve, resguardo de los mortales, cerca de Dios

               Salve, Esposa siempre Virgen

   Fue turbado el discreto José con un torbellino de pensamientos contradictorios. Vaciló su alma viéndoos concebir misteriosamente a Vos, doncella irreprochable. Pero, conociendo la obra del Espíritu Santo, exclamó:

                                    Aleluya

   Gozo indecible sintieron los pastores oyendo cantar a los ángeles la presencia de Cristo encarnado y corriendo hacia El le contemplaron como a un cordero inmaculado, alimentado por el seno de María, a la que entonaron este himno:

                      Salve, Madre del Cordero y del Pastor  
                     Salve, redil de las místicas ovejas
                     Salve, asilo contra las fieras invisibles
                     Salve, llave de las puertas del paraíso
                     Salve, causa del regocijo del cielo con la tierra
                     Salve, armonía de las voces terrenas con los coros celestiales   
                     Salve, boca elocuente de los apóstoles
                     Salve, fuerza invencible de los mártires
                     Salve, puntal inconmovible de la Fe
                     Salve, serial resplandeciente de la gracia
                     Salve, vencedora del infierno
                     Salve, medianera de la gloria

                     Salve, Esposa siempre Virgen

   Hacia la estrella de la ruta divina caminaron los Magos y gracias a ella encontraron al Rey todopoderoso, alcanzaron lo Inaccesible y, llenos de alegría, exclamaron:

                                    Aleluya

   Ilumináronse los hijos de Caldea viendo en manos de la Virgen a Aquél que con propias manos hizo al hombre; le reconocieron como su Señor, aunque hubiese tomado la forma de un esclavo, y le rindieron el homenaje de sus dones, cantando a su Madre:

                      Salve, Madre del Astro ,sin ocaso
                      Salve, amanecer del día místico
                      Salve, extinción de la hoguera del error
                      Salve, antorcha del misterio de la Trinidad
                      Salve, rendición del déspota inhumano
                      Salve, ostensorio de Cristo, el Señor amigo de los  hombres Salve,                            clausura de los ritos paganos                      
                      Salve, triunfadora del lodo y de las tinieblas
                      Salve, consumación del culto del fuego
                      Salve, bálsamo de las pasiones
                      Salve, guía de los fieles hacia la sabiduría
                      Salve, alegría de todas las generaciones

                Salve, Esposa siempre Virgen

   Juntos, como humildes teóforos, los Magos volvieron a Babilonia y, obedeciendo la orden divina, anunciaron a Cristo. Sólo Herodes, insensato, fue incapaz de cantar:

                                   Aleluya

   Luz de Verdad entendisteis en Egipto y disipasteis las tinieblas del error; sus ídolos, oh Salvador, no soportaron vuestra presencia y se derrumbaron; y quienes se libraron de ellos clamaron a la Madre de Dios:

                      Salve, purificación de los hombres
                      Salve, pavor de los demonios
                      Salve, humillación del error
                      Salve, demostración del fraude de los ídolos
                      Salve, mar que sumergió al faraón espiritual
                      Salve, roca que sació a las almas sedientas de vida
                      Salve, columna de fuego que orienta en las tinieblas
                      Salve, refugio más vasto que el firmamento
                      Salve, maná celestial
                      Salve, dueña del festín sagrado
                      Salve, patria de promisión
                      Salve, fuente de leche y de miel

               Salve, Esposa siempre Virgen

   Mirando al Niño, Simeón, pronto a dejar este mundo engañador, le reconoció como verdadero Dios y exclamó:

                                   Aleluya

   Nos mostró el Creador una nueva creación, naciendo del seno de una Virgen y conservándola íntegra e inmaculada para que al considerar tal maravilla cantemos este himno:

                      Salve, flor incorruptible
                      Salve, corona de pureza
                      Salve, rostro fulgente de la resurrección
                      Salve, espejo de la vida angélica
                      Salve, árbol de frutos deliciosos, alimento de los fieles
                      Salve, ramaje frondoso bajo el que se refugian las muchedumbres
                      Salve, Madre del Guía de los perdidos 
                      Salve, Madre del Redentor de los cautivos
                      Salve, tranquilidad del justo
                      Salve, perdón de los que caen
                      Salve, túnica de gracia para quienes están desnudos
                      Salve, ternura que apaga todas las pasiones

               Salve, Esposa siempre Virgen 

   Os contemplamos con nuestro espíritu y, al ver este maravilloso Nacimiento, nos convertimos en extranjeros de este mundo pues por tal medio apareció el Altísimo en la tierra como una humilde criatura humana que se esfuerza en llevar hacia sí a quienes exclaman:
                                   Aleluya

   Por condescendencia divina, el Verbo se hizo presente a los de la tierra sin alejarse del cielo y sin transferirse de un lugar a otro. Nació de una Virgen; elegida de Dios, a la que así saludamos:

                      Salve, casa inmensa de Dios  
                      Salve, umbral del misterio sagrado 
                      Salve, doctrina incomprensible para los infieles                  
                      Salve, gloria de los creyentes   
                      Salve, carro santísimo de Aquél que reposa sobre los querubines 
                      Salve, palacio que Quien está por encima de los serafines.
                      Salve, conciliación de los contrarios
                      Salve, concierto de la virginidad y la maternidad
                      Salve, indulgencia de la trasgresión
                      Salve, mano celeste que abrió el paraíso
                      Salve, clave del reino de Cristo
                      Salve, esperanza de los bienes eternos

                Salve, Esposa siempre Virgen

   Qué estupefacción la de los ángeles al considerar el misterio de vuestra Encarnación. Vieron al Inaccesible hecho hombre, viviendo entre nosotros, accesible a todos y oyendo de todos:
                                    Aleluya

   Restan mudos los oradores más elocuentes cuando se trata de Vos, oh Madre de Dios, porque no saben explicar cómo pueden conciliarse la virginidad y la concepción. Nosotros, admirando el misterio, clamamos con fe:

                      Salve, cofre de la ,sabiduría de Dios
                      Salve, joyero de la divina Providencia
                      Salve, victoria sobre el desvarío de los filósofos vanos
                      Salve, silencio impuesto a los sabios
                      Salve, extravío de los investigadores imprudentes
                      Salve, confusión de los mentirosos
                      Salve, solución de los enigmas de los atenienses
                      Salve, abundancia en las redes de los pescadores
                      Salve, liberadora de los abismos de la ignorancia
                      Salve, fanal de las inteligencias
                      Salve, barca de quienes se quieren salvar
                      Salve, puerto favorable para los navegantes de esta vida Salve, 

                Esposa siempre Virgen

   Salvador del mundo, su Creador vino a él, conforme lo prometió. Dios, nuestro Pastor, se hizo Cordero por nosotros y atrajo a la naturaleza con su propia naturaleza. Puesto que es Dios, nos oye cantar:

                                    Aleluya

   Todos cuantos se refugian en Vos encuentran protección y ayuda pues el Autor del cielo y de la tierra os cubrió con su sombra, oh Inmaculada, habitó en vuestro seno ya todos enseñó a decir:

                      Salve, columna de la virginidad
                      Salve, atrio de la salvación
                      Salve, principio de una nueva creación
                      Salve, administradora de la bondad divina
                      Salve. regeneración de los concebidos en el pecado
                      Salve, cordura de los espíritus confundidos
                      Salve, sujeción del corruptor de las almas
                      Salve, Madre del Cultivador de pureza
                      Salve, templo de las bodas virginales
                      Salve, unión de los fieles a su Señor
                      Salve, mentora de las vírgenes
                      Salve, atavío nupcial del alma de los santos

                 Salve, Esposa siempre Virgen

   Una magnitud infinita tiene vuestra misericordia y todo himno es impotente para describirla. Oh Rey santo, aunque nuestros cantos fuesen tan numerosos como los granos de arena no haríamos nada digno del don que reciben los que claman:

                                     Aleluya

   Vemos a la Virgen santísima como una llama que ilumina a quienes están en las tinieblas. Su claridad inmaterial conduce a todos los hombres al conocimiento divino. La celebramos con este canto:

                      Salve, rayo del Sol espiritual
                      Salve, luz inextinguible
                      Salve, relámpago que ilumina las almas
                      Salve, trueno que asusta a los enemigos
                      Salve, nacimiento de un Astro esplendoroso
                      Salve, surgente de un Río inagotable
                      Salve. imagen viva del agua sagrada del bautismo
                      Salve, ablución de la mancha del pecado original
                      Salve, fuente en la que se lava la conciencia
                      Salve. pozo que mana alegría 
                      Salve, perfume de Cristo
                      Salve, alma del banquete místico

                 Salve, Esposa siempre Virgen

   Xaurados deudores, alejados de su gracia, vieron acercarse a Quien salda todas las deudas de los hombres. Vino a ellos, rompió el documento de su obligación y oyó que le aclamaron, así:

                                     Aleluya

   Y nosotros que exaltamos vuestra Maternidad, oh Madre de Dios, os dirigimos nuestras preces, como a un templo vivo, pues Aquél que habitó en vuestro seno, el Señor que tiene en ,su mano todas las cosas, os santificó y os glorificó y nos enseñó a decir:

                      Salve, tabernáculo del Verbo de Dios
                      Salve, santa mayor que todos los santos
                      Salve, arca dorada por el Espíritu Santo
                      Salve, tesoro inagotable de vida
                      Salve, diadema preciosa de los santos reyes
                      Salve, honor de los piadosos sacerdotes
                      Salve, torre inabatible de la Iglesia
                      Salve, fortaleza indestructible del reino
                      Salve, dispensadora de victorias y trofeos
                      Salve, derrota de nuestros enemigos
                      Salve, medicina de nuestros cuerpos
                      Salve, salvación de nuestras almas
                      Salve, Esposa siempre Virgen

     Zarza mística que sin quemarse arde, Madre digna de ser loada eternamente, Vos que concebisteis el Verbo más santo que todos los santos, recibid hoy nuestra ofrenda y libradnos de toda desgracia y preservad del castigo futuro a quienes cantan

                                     Aleluya

Oh Madre de Dios, oh Generala victoriosa, os cantamos un himno de triunfo. A Vos, que nos salvasteis de nuestras tribu laciones, os ofrecemos nuestra gratitud. Sois invencible; li bradnos de todo peligro y exclamaremos:

Salve, Esposa siempre Virgen

   Asombrado ante la hermosura de vuestra virginidad y el sublime resplandor de vuestra pureza, oh Madre de Dios, Gabriel exclamó: ¿Qué elogio digno os dirigiré? ¿Con qué nombre os llamaré? Como se me ordenó, os saludo:

Salve, llena de gracia

DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
SANTORAL