CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

20 de diciembre
SAN MODESTO,
PATRIARCA DE JERUSALÉN
Vidas de los Santos de A. Butler


Martín Bernat y Bartolomé Bermejo, Fernando I de Castilla acoge a Sto. Domingo de Silos. Siglo XV, Museo del Prado
Martín Bernat y Bartolomé Bermejo, Fernando I de Castilla
acoge a Sto. Domingo de Silos. Siglo XV, Museo del Prado

(1073 p. c.) Domingo nació a principios del siglo XI, en Cañas de Navarra, en los Pirineos españoles. Sus padres eran campesinos. El futuro santo vivió algún tiempo como ellos, cuidando el ganado de su padre en los valles. El pastoreo desarrolló en él el gusto por la soledad y la quietud, de suerte que pronto ingresó Domingo en el monasterio de San Millán de la Cogolla, en el que hizo grandes progresos; en efecto, se le confiaron varias obras de reforma y fue elegido superior. En el ejercicio de su cargo, entró en conflicto con su soberano, García III de Navarra, por haberse negado a entregarle ciertas posesiones del monasterio, que él reclamaba. Finalmente García expulsó a Domingo y a otros dos monjes. Fernando I de Castilla los acogió con los brazos abiertos y los envió al monasterio de San Sebastián de Silos, del que Domingo fue elegido abad. Dicho monasterio se hallaba situado en una región remota y estéril de la diócesis de Burgos y estaba en decadencia material y espiritual. Santo Domingo consiguió controlar la decadencia; poco a poco, empezó a progresar el monasterio y llegó a ser uno de los más famosos de España. Santo Domingo obró muchos milagros durante su vida; según se dice, no había enfermedad que sus oraciones no pudiesen curar. El Martirologio Romano repite la leyenda según la cual 300 cristianos esclavizados por los moros consiguieron la libertad invocando a Santo Domingo. Este murió el 20 de diciembre de 1073.

Los dominicos celebran particularmente a Santo Domingo de Silos, porque, según la tradición, noventa y seis años después de su muerte, se apareció a la Beata Juana de Aza, quien había hecho una peregrinación de Calaruega a su santuario, y le prometió que tendría otro hijo, quien fue nada menos que el fundador de la Orden de Predicadores. El niño recibió el nombre de Domingo, en honor del santo abad de Silos. Hasta la guerra civil de 1931, el abad de Silos solía llevar al palacio real el báculo de Santo Domingo cuando la reina iba a dar a luz, y lo dejaba junto al lecho de la soberana hasta después del parto.

Existe una biografía escrita por un monje llamado Crimaldo, quien afirma que fue contemporáneo del sanio. Fue publicada, con algunas omisiones de poca importancia, en Mabillon, vol. VI, pp. 299-320. La biografía en verso de Gonzalo de Berceo (editada por J. D. Fitzgerald en 1904), escrita hacia 1240, añade pocos datos, pero es tal vez la más antigua composición castellana en verso. Los historiadores se han interesado mucho por Santo Domingo desde que se descubrieron los tesoros bibliográficos de la bilbioteca de Silos. Véase, por ejemplo, M. Férotin, Histoire de l'Abbaye de Silos (1897); A. Andrés, en Boletín de la Real Academia Española, vol. IV (1917), pp. 172-194 y 445-458; L. Serrano, El Obispado de Burgos y Castilla Primitiva (1935), vol. II; y la breve biografía de E. Alcocer (1925).

--------------------------------------------

SANTORAL DE DICIEMBRE