CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL PAPA DEL CONCILIO
R. P. Ricossa


El "papa# del Concilio

DOCUMENTO EN FORMATO PDF:

PRIMERA PARTE: PULSE AQUÍ
SEGUNDA PARTE: PULSE AQUÍ

NOTA DEL TRADUCTOR

Mi biblioteca contiene un poco más de 8 metros de libros relativos al Concilio y al pos-concilio. En cincuenta años, los he leído a todos. Según mi entender, cuatro libros son principales: El Rhin desemboca en el Tiber de Ralph Wiltgen, Pedro, ¿tú Me amas? Del padre Leroux, La Iglesia eclipsada de Amis du Christ-Roi y Iota Unum de Romano Amerio

El estudio del padre Ricossa es de la misma importancia. Representa un muy grande trabajo. No debe sorprender que haya invertido diez años (1990 – 1999) para escribir estos 23 capítulos. En cambio, es de lamentar que no haya continuado desde entonces pues ¡se esperaba su conclusión!

El Concilio Vaticano II, es ciertamente uno de los acontecimientos más graves de toda la Historia, más importante que la Revolución llamada Francesa. Tuvo por efecto cuestionar la Verdad, y en consecuencia transmitir, al mundo contemporáneo, luego a un poder oculto, la cátedra de Verdad confiada a la Santa Iglesia Católica. Siguió la puesta en marcha de una sociedad multirracial y religiosa que camina hacia la República Universal y la Religión Universal de la cual comienzan a descubrirse los perjuicios. Cuando Dios no reina por los beneficios de Su presencia, reina por los perjuicios de su ausencia (Cardenal Pie).

Volvamos a los principios. Es necesario volver siempre a ellos. Ellos nos permiten no errar sobre lo verdadero, sobre lo falso, sobre el bien, sobre el mal, sobre el amigo, sobre el enemigo.

  • - El primero: la santa Iglesia Católica es divina y no puede equivocarse ni equivocarnos. Ella es UNA, no puede cambiar.

  • - Un segundo: “Aquel que aun sobre UN solo punto, rehúsa su asentimiento a las verdades divinamente reveladas, ABDICA A TODA LA FE, porque rehúsa someterse a Dios en tanto que Él es la soberana verdad y el motivo propio de la Fe”. León XIII, Satis Cognitum.

  • Un tercero: San Pablo, Gálatas I, 8: “aun cuando nosotros mismos, cuando un ángel venido del cielo anunciara a vosotros un evangelio distinto del que nosotros os hemos anunciado, que sea anatema”

  • - Y de nuevo San Pablo, II Timoteo, IV, 1-4: “Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, el cual juzgará a vivos y a muertos, tanto en su aparición como en su reino: predica la Palabra a tiempo y a destiempo, reprende, censura, exhorta con toda longanimidad y doctrina. Porque vendrá el tiempo en que no soportarán más la sana doctrina, antes bien con prurito de oír se amontonarán maestros con arreglo a sus concupiscencias. Apartarán de la verdad el oído pero se volverán a las fábulas”.

  • - Y para finalizar: La fe católica es de una naturaleza tal que nada se puede agregarle ni suprimirle: se la posee entera o no se la posee. Tal es la fe católica: quienquiera no adhiera a ella con FIRMEZA no podrá ser salvado. Símbolo de San Atanasio. ...

Subrayemos (pesando cada uno de los términos) uno de los tres JURAMENTOS hechos por los papas (uno de ellos Juan XXIII) durante su coronamiento:

Yo prometo nada disminuir ni cambiar de lo que me ha sido transmitido por mis venerables predecesores. Como su fiel discípulo y sucesor, yo me comprometo a no admitir ninguna novedad, sino, al contrario, a venerar con fervor y a conservar con todas mis fuerzas el depósito que me ha sido confiado. En consecuencia, se trate de Nos o de otro, Nos sometemos al más severo anatema a cualquiera que tuviera la presunción de introducir una novedad cualquiera que fuera opuesta a esta tradición evangélica o a la integridad de la Fe y de la Religión Católica”. Así vivió la Iglesia durante 1958 años.

Y cómo omitir la bula a perpetuidad, tan actual de acuerdo a los acontecimientos, hecha por Pulo IV, que animo a l lector a releer:

http://wwwa-c-r-f.com/documents/PAUL_IV-Cum_ex_Apostolatus.pdf

http://www.magisterioiglesia.com.ar/pontificado/pablo04-cum-ex-apostolatus.html

Fortalecidos con estas referencias nos es imposible con la lectura de este estudio del padre Ricossa, no ver que con Juan XXIII, nuestros enemigos han tenido éxito en imponer un papa de ellos, como lo escribe el padre Ricossa en la página 70: “el sueño de la revolución: TENER UN PAPA DE LOS SUYOS; era el sueño de los masones Nubius y Volpe en el siglo pasado; era el de los modernistas, expresado por el “Santo” de Fogazzaro. Este sueño se realizó con Juan XXIII

¿Cómo se arribó a esto? El padre Ricossa, a lo largo de su trabajo, cita en la biografía del futuro Juan XXIII, los acontecimientos, las elecciones del padre (bajo san Pío X), después del Monseñor (bajo Pío XI) y en fin del Cardenal Roncalli (bajo Pío XII). El hombre vive como piensa; y observando: ¿dime a quién maltratas? Yo te diré quién eres, se termina por saber el fondo del verdadero pensamiento de un personaje incluso astuto: Roncalli se opondrá siempre a aquéllos que, como San Pío X y Pío XII, defendieron la verdad. Será siempre amigo de los enemigos de San Pío X y de Pío XII. Reenvío al lector directamente a los textos del padre Ricossa, (los he señalado en negrita roja), todas las traiciones en pensamientos y en actos de Roncalli. Es indiscutible, este antipapa no tendrá más que un fin: elegir e imponer a quienes fueron condenados por sus predecesores con el fin de imponer lo que había sido proscripto y destruir la Santa iglesia.

Como lo repite muchas veces el padre Ricossa, sus actos no eran los de un católico, sino los de un masón. Roncalli no era más católico.

Ahora bien, para ser el Vicario de Nuestro Señor Jesucristo, el Papa de la SANTA Iglesia , existen dos condiciones: a) ser un hombre; b) ser católico.

Al no ser respetada la segunda condición JUAN XXIII ES UN ANTIPAPA Y SU CONCILIO, UN CONCILIÁBULO. Este conciliábulo ha lanzado una nueva iglesia, la iglesia conciliar, que tiene sus papas, los papas conciliares: Paulo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI, todos falsos papas, antipapas.

Toda nuestra fe lo grita, todo lo prueba desde hace cincuenta años: Roma ha perdido la fe [1], la Santa Iglesia está eclipsada [2]. Y TODO lo que viene de Roma desde hace 50 años debe rechazarse, aún las reformas litúrgicas (como las siguen la Fraternidad San Pío X, el padre Belmont, etc. ¡!): la sórdida, la infecta, la repugnante iglesia conciliar no puede confundirse con la Santa Iglesia Católica. ¡Esa es la única conclusión católica!

¿Por qué el padre Ricossa espera diez años para concluir? ¿Tendrá otra conclusión? Es cierto que todavía hay mucho, mucho para escribir aunque sólo fuera sobre el problema esencial del nuevo ritual inválido de consagraciones que permite la destrucción casi completa del sacerdocio [3]

No hay más que una verdad. Temamos faltar a LA VERDAD. ROGUEMOS POR NUESTROS SACERDOTES

ÍNDICE DE RONCALLI-JUAN XXIII

__________________________________________________

[1] La Iglesia Católica murió el primer día del Concilio Vaticano II. Dejó el lugar a la iglesia ecuménica. No debería llamarse más Católica sino ecuménica” Confidencia de Jean Guitton, experto en la materia, a su secretaria, la señorita Michelle Reboul
[2] http://wwwa-c-r-f.com/documents/LHR-EgliseESTeclipsee.pdf et http://wwwa-c-r-f.com/documents/LHRdatedel.eclipse.pdf 
[3] Un amigo, el alma del trabajo de Rore sanctifica (http://www.rore-sanctifica.org/), demuestra que el combate de la misa permite al enemigo ocultar el que debería ser el verdadero combate.
Hay una excelente imagen: mientras que se luchaba por salvarla manzana (la Santa Misa), el enemigo abatía el manzano (el sacerdocio). Han sido necesarios más de treinta y cinco años para descubrir los estragos, estragos lamentablemente irreversibles. Pero mientras tanto, si hubo buenos combatientes para defender la Santa Misa, se educa una generación de sin-nervios y no hay más combatientes para salvar el sacerdocio, aún entre quienes lo detentan.