CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

Revista Roma N° 9 - Mayo de 1969
EL MAOISMO TIRA EL ANTIFAZ


Para cumplir las directrices de los jefes de partido nuestros camaradas deben encontrar el medio de penetrar en el corazón mismo de cada iglesia, ponerse al servicio de la nueva organización de la Policía secreta, desplegar una gran actividad en el seno mismo de todas las actividades eclesiásticas, desencadenando un ataque de gran envergadura, comprometiéndose hasta el fondo y “solicitando incluso la ayuda de Dios”.


Otra vez el viento del Este trae hasta nosotros una orden secreta que lanza el buró número 106 del partido comunista chino, donde se descubren los fines de penetración para subvertir las comunidades católicas de los países occidentales. Como muestra, ofrecemos a nuestros lectores unos extractos de la referida orden editada en varios idiomas y que “Renovación del Orden Cristiano”, de Francia, difunde como prueba irrefutable del peligro que se cierne sobre las confiadas sociedades católicas. El comunismo no duerme y el enemigo está ahí, en las puertas mismas, según denuncia la publicación francesa al final de este documento.

¿De dónde viene la gangrena?

Para cumplir las directrices de los jefes de partido nuestros camaradas deben encontrar el medio de penetrar en el corazón mismo de cada iglesia, ponerse al servicio de la nueva organización de la Policía secreta, desplegar una gran actividad en el seno mismo de todas las actividades eclesiásticas, desencadenando un ataque de gran envergadura, comprometiéndose hasta el fondo y “solicitando incluso la ayuda de Dios”.

En consecuencia, para cumplir este fin, “para dividir la Iglesia por dentro”, y oponer las diversas organizaciones religiosas entre sí, los órganos del partido han dictado las disposiciones siguiente:

I


Los camaradas deben introducirse en las escuelas establecidas por estas iglesias. .. Deben mezclarse con los estudiantes, adaptarse a sus sentimientos, meterse con coraje en sus actividades regionales e insertarse metódicamente en todos los sectores de la acción eclesiástica.


II


Cada camarada debe encontrar el medio de convertirse por el bautismo en un miembro de la Iglesia. .. Todos desplegarán una actividad de gran envergadura. . . Irán más allá todavía y tratarán de dividir radicalmente las diversas categorías de fieles, ya sea los que hacen llamada al “amor de Dios” o los que abrazan la causa de la Paz.


III


Las escuelas fundadas y dirigidas por las iglesias son un campo ideal para nuestra penetración.


Aparentando la más exquisita acogida, las actividades de nuestra organización deben aplicar esta doble regla: conquistarse al enemigo para suprimir al enemigo. Deben mezclarse alegremente con directores, profesores, estudiantes para dominarlos, aplicando este principio: dividir es gobernar.


IV


Además deben tratar de establecer contactos con los cabeza de familia de los estudiantes para reforzar el trabajo básico de la revolución y desplegar todas nuestras actividades secretas.


V


Deben tomar la iniciativa en todas las actividades, penetrar en todas las instituciones de la Iglesia, conquistarse la simpatía de los fieles y, de esta suerte, serán capaces de introducirse en la dirección de la Iglesia misma.


Todos los camaradas que ocupan un puesto de mando deben haber comprendido a fondo que la Iglesia católica, servidora del imperialismo, debe ser abatida y destruida de arriba abajo.


Los puntos mencionados pertenecen al servicio del partido en el extranjero.


Ni los poderes públicos, ni la Jerarquía, ni la gran prensa ponen en guardia a la opinión pública.

El mismo silencio ahogó el documento “Pax” emanado del Vaticano en 1963.

¿Cómo se explica este silencio?

¿IGNORANCIA?, ¿INDOLENCIA?, ¿PUSILANIMIDAD?, ¿O QUE OTRA COSA?

El enemigo está todavía a nuestras puertas.

¿Ha penetrado ya en nuestros recintos más sagrados? Informaros antes de que sea tarde. . . y juzgad.

Revista "Roma" N° 9, Pg. 67

ÍNDICE DEL N° 9