CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

Revista Roma N° 1 - Septiembre de 1967
¿POR QUÉ ROMA?


En la actualidad los fieles quiere la paz en las filas católicas. Hay un cansancio general de tanta revuelta, innovación y desorden. Existe un sentimiento, cada vez más generalizado que es necesario poner las cosas en su quicio.

La paz no es sólo un callar de las discusiones; es la tranquilidad dentro del orden. ROMA sale a luz para servir a este orden; al fecundo orden cristiano.

Hay necesidad de una revista de cultura que llene el vacío en el campo de la inteligencia; uno de los más atacados por aquel difuso espíritu progresista, no católico ni cristiano.

Llamarse ROMA es toda una definición. Queremos seguir fieles al Magisterio ininterrumpido de la Iglesia de todos los Papas y de todos los Concilios y nos resistimos a reducir la Doctrina católica a un programa de cambios de estructuras sociales, no sólo porque tales reformas serían nefastas para el bienestar popular, sino principalmente porque está escrito "no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". (Mt. 4-4).

Para servir a la Fe y a la Civilización católica ROMA halla necesario:

 
  1. Difundir la doctrina tradicional de la Iglesia.
  2. Promover el culto de la Santísima Virgen, el rezo del Rosario, el culto de los ángeles y los santos.
  3. Defender claramente el primado del Romano Pontífice y la jurisdicción de la Iglesia en el orden temporal.
  4. Sostener la gravitación de la fe católica en las instituciones temporales.
  5. Promover la catequisis tradicional, sin disimulación de las verdades fundamentales por escrúpulos de modernismo pedagógico.
  6. Sembrar en las familias el amor por la oración, la vida interior y la estima por las virtudes cristianas.
  7. Promover al Laicado en orden de una instauración da todas las cosas en Cristo.
  8. Promover el estudio del Tomismo auténtico, sin deformaciones historicistas o evolucionistas y de una Teología capaz de promover la vida de la Fe,
  9. Combatir toda subestimación de la Iglesia —explícita o velada— (burocrática, "del ghetto", cerrada, triunfalista, etc.
  10. Rechazar toda adaptación equívoca e indulgente con el espíritu mundano.

Para difundir estos altísimos ideales abrimos las páginas de ROMA a todos los católicos que, en el orden de la inteligencia, a veces han sido tan postergados, Es necesario, reconocer y valorizar su contribución a la cultura y darles la posibilidad que difundan su mensaje por la prensa.

Ponemos nuestra publicación a los pies de Nuestra Señora. Pedimos a la Reina de los cielos y tierra, a la Omnipotencia Suplicante, que nos consiga la gracia de servir a la Causa Católica y nos permita aportar nuestro esfuerzo para que en la Argentina y el mundo resuene triunfal:

Christus vincit
Christus regnat
Christus, Christus imperat.

Fuente: Revista "Roma" N° 1, Pg. 1

ÍNDICE DEL N° 1