CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

DESDE LA SINAGOGA HASTA ECÔN,
BENEDICTO XVI ALABADO Y LAMENTADO


Rompecabezas ecuménico
Tapa de la Recista Sodalitium N° 63

Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, ni le saludéis. Porque quien le saluda participa en sus malas obras. (II Jn., 10-11)


1. Los judíos, pueblo deicida, le expresan su profundo agradecimiento

Durante su "pontificado" Benedicto XVI Durante su "pontificado" Benedicto XVI llevó a cabo el mejoramiento de relaciones entre el cristianismo y el judaísmo, consiguiendo "una diminución de actos antisemitas en el mundo", declaró el lunes el gran rabino ashkenazi de Israel, Yona Metzger. "Bajo su autoridad, las relaciones entre el Gran Rabinato y la Iglesia, el judaísmo y el cristianismo, se hicieron mucho más estrechas, lo que condujo a una disminución de actos de atisemitismo en el mundo", declaró a AFP un portavoz del gran rabino, citándolo en relación al anuncio de la dimisión de Benedicto XVI.

"Estamos agradecidos al papa Benedicto por todo lo que hizo por reforzar los lazos entre las religiones y promover la paz interconfesional", agregó el rabino por medio de su portavoz. "Le deseo buena salud a lo largo de los años, y espero y ruego que su herencia prosiga y que la orientación tomada por el Vaticano durante su pontificado y el de su predecesor (Juan Pablo II) continúe" agregó

Para la comunidad judía, una de las medidas más importantes de Benedicto XVI, fue la exoneración del pueblo judío de la responsabilidad de la muerte de Jesús. En un libro publicado en 2011, el "papa" escribió que en Jerusalén, "la aristocracia del templo " y "las masas" -y no "el pueblo judío en su conjunto"- fueron responsables de la crucifixión de Cristo. El Primer Ministro Israelí, Benjamín Netanyahou, en ese momento alabó el "coraje" del papa de y muchos otros responsables religiosos judíos estimaron que se trató de una etapa esencial dentro de la lucha contra el antisemitismo en el seno de la Iglesia.

El lunes, el Congreso Judío Mundial, declaró mediante un comunicado, que Benedicto XVI "elevó las relaciones judío-católicas a un nivel sin precedentes. No solo mantuvo los logros de su predecesor, Juan Pablo II, y le dio a la relación un sustento teológico, sino que, más importante, lo llenó de significado y vida”. “Ningún Papa, antes que él, visitó tantas sinagogas. Él se encontró con representantes de la comunidad judía local cada vez que visitaba naciones extranjeras. Ningún Papa hizo más avances para mejorar la relación con los judíos en tantos niveles. Desde el comienzo al final, el papa Benedicto XVI ha mostrado un liderazgo habilidoso. Él se dio cuenta de que la negación pública del Holocausto por líderes de la iglesia no podía pasar desapercibido y habló contra esto”, agregó.
Fuente: Le Point

Como recordatorio, he aquí lo que escribió Santo Tomás de Aquino, doctor universal de la Iglesia: "El pecado de los judíos es un pecado de tentativa de deicidio", (In Symb. Ap., a. 4, n° 912, Opuscula theologica; De re spirituali, Marietti, Torino 1954)

2. Los protestantes aprueban la decisión de Benedicto XVI

Unánimes, celebran ante todo el coraje y humildad de Benedicto XVI, tan de acuerdo a la imagen de doctor de la fe que muchos tienen de él: parco en gestos y discursos. El pastor Claude Baty, presidente de la Federación de Protestantes de Francia (FPF), por ejemplo, estime «muy razonable y valiente» la decisión de Benedicto XVI de renunciar a su cargo de pontífice.

Gilles Bernheim, Gran Rabino de Francia, cuyo ensayo sobre "El matrimonio homosexual", "la homoparentalidad y la adopción" fue citado por Benedicto XVI en su mensaje de Navidad a los miembros de la Curia el 21 de diciembre de 2012, la califica esta decisión "digna y muy valiente".

La palabra «respeto» es repetida con frecuencia. «Hemos observado con profundo respeto la forma en que Benedicto XVI asumió la responsabilidad y las cargas de su ministerio a pesar de su avanzada edad, en tiempos muy exigentes para la Iglesia», declaró el pastor Olav Fykse Tveit, secretario general del Consejo Ecuménico de Iglesias (COE).

Acerca de esto, ciertos responsables religiosos agregan una nota más spiritual. Justin Welby, nuevo arzobispo de Cantorbery y primado de la Comunión anglicana – haciendo referencia a la visita de Benedicto XVI al Reino Unido en septiembre de 2010 – afirma por ejemplo: «El papa Benedicto XVI nos mostró a todos una parte de lo que significa la votación de la Sede de Rome en la práctica: dar testimonio del alcance universal del Evangelio y ser un ser un mensajero portador de esperanza en un momento en que la fe cristiana es puesta en entredicho». 
Source : La Croix

3. Los cismáticos griegos llamados "ortodoxos"

 Agradecimiento de los ortodoxos 

 Algunos van más allá y no dudan en emitir algunas frases bastante poco protocolares que denotan su grado de relación con Benedicto XVI. Este es el caso evidente de Mons. Hilarion de Volokolamsk, responsable de relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, que después de expresar largamente su «reconocimiento» por la comprensión que Benedicto XVI tuvo «de los problemas que impiden la normalización de las relaciones ortodoxo-católicas», evoca los encuentros personales «memorables» que tuvo con el papa.

« Siempre me asombró su reacción calma y reflexiva, su sensibilidad para las cuestiones que nos planteábamos, su deseo de resolver juntos los problemas que surgían en nuestras relaciones», confía el joven número dos del Patriarcado de Moscú, que comparte con Benedicto XVI el amor a la música, la pasión por la teología y por escribir. Por su parte, el patriarca ecuménico Mons. Bartholomeos 1er, presente en Roma para la apertura del Año de la Fe, saluda a un «amigo» de la Iglesia Oriental y subraya «la buena cooperación» que tuvo con el papa en el cuadro de los esfuerzos de aproximación de las Iglesias de Oriente y Occidente.
Source : La Croix

4. La Fraternidad San Pío X agradece a Benedicto XVI 

> (nuestros comentarios están en azul)

"La Fraternidad San Pío X se enteró de la repentina noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI, que se hará efectiva la noche del 28 de febrero de 2013. Pese a las divergencias doctrinales manifestadas nuevamente con ocasión de las discusiones teológicas mantenidas entre los años 2009 y 2011, la Fraternidad San Pío X no olvida que el Santo Padre tuvo el valor de recordar que la misa tradicional nunca había sido abrogada  ["Justamente", Benedicto XVI explicó que la nueva "misa" es la norma mientras que la santa misa debe ser una excepción pudiendo ser tolerada según las circunstancias y autorizaciones] y de suprimir los efectos de las sanciones canónicas aplicadas a sus obispos  [sanciones sin ningún valor ],después de las consagraciones de 1988. Ella no ignora la oposición que estas decisiones suscitaron, obligando al Papa a justificarse ante los obispos del mundo entero. Le expresa su gratitud por la fortaleza y la constancia que manifestó a su respecto en medio de circunstancias tan difíciles y le asegura sus oraciones por el tiempo que él desea a partir de ahora dedicar al recogimiento.

Siguiendo a su fundador, Mons. Marcel Lefebvre, la Fraternidad San Pío X reafirma su apego a la Roma eterna, Madre y Maestra de Verdad [entonces, ¿por qué resiste a Roma?], y a la Sede de Pedro [¿por qué se rehusa a obedecer y a someterse a los mandatos de la supuestaSanta Sedede?]. Reafirma su deseo de aportar su contribución, en la medida de sus medios, para resolver la grave crisis que sacude a la Iglesia. Eleva sus oraciones para que bajo la inspiración del Espíritu Santo los cardenales del próximo cónclave elijan al Papa que, según la voluntad de Dios, lleve a cabo la restauración de todas las cosas en Cristo (Ef. 1, 10).
Fuente:  Comunicado de la FSSPX (Menzingen, 11 de febrero de 2013, en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes)

 Como escribió un sacerdote de la FSSPX, "¿es oportuno, es decente, «expresar gratitud» a un papa [citamos... ¡como! ese sacerdote todavía no ha comprendido que un Papano podría desviarse de la fe] que ha visitado tantas sinagogas, mezquitas y templos? a un papa que ha «beatificado» a su predecesor de triste memoria, y renovado la abominación de Asís (pero sabemos que el superior general, delante de los superiores reunidos en Flavigny en febrero de 2012, relativizó la gravedad de esos dos hechos )? a un papa que estos últimos años ha maniobrado tan hábilmente, que hoy nuestra Fraternidad atraviesa la crisis más grave que haya tenido desde su fundación, y que uno se pregunta cómo podrá salir de ella? Cualesquiera sean sus intenciones, objetivamente podemos considerar a Benedicto XVI como nuestro enemigo número uno [si este es el caso, ¿cómo puede ser considerado como ser la regla de la fe (en tanto que Papa)?]: conociéndonos desde hace mucho tiempo, supo explotar la ingenuidad e imprudencia de los superiores «con fuerza y constancia»."

Par Clément LECUYER Publicado en: actualité de l'eglise conciliaire