CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

BENEDICTO XVI NO SE PRIVA
DE SEGUIR CON SUS DICHOS


¿Pueden deletear la palabra:
HE-RÉ-TI-CO?

embajador de España

DISCURSO DE BENEDICTO XVI AL SEÑOR
FRANCISCO VÁZQUEZ VÁZQUEZ NUEVO
EMBAJADOR DE ESPAÑA ANTE LA SANTA SEDE

Sábado 20 de mayo de 2006

DIJO:

"... La Iglesia insiste también en el derecho inalienable
de las personas a profesar sin obstáculos, tanto pública
como privadamente, la propia fe religiosa, así como
el derecho de los padres a que sus hijos reciban una
educación acorde con sus propios valores y creencias, sin
discriminación o exclusión explícita o encubierta".

DISCURSO COMPLETO: PULSE AQUÍ

   ¿En serio? Quizás sea esto lo que su iglesia insiste en afirmar, pero ciertamente NO lo que dice la Iglesia Católica, que enseña exactamente lo contrario:

   "En efecto, os es perfectamente conocido, Venerables Hermanos, que hoy no faltan hombres que, aplicando a la sociedad civil el impío y absurdo principio llamado del naturalismo, se atreven a enseñar que el mejor orden de la sociedad pública y el progreso civil demandan imperiosamente que la sociedad humana se constituya y se gobierne sin que tenga en cuenta la Religión, como si esta no existiera, o, por lo menos, sin hacer distinción alguna entre la verdadera Religión y las falsas. Además, contradiciendo la doctrina de la Sagrada Escritura, de la Iglesia y de los Santos Padres, no dudan en afirmar que el mejor gobierno es aquel en el que no se reconoce al poder civil la obligación de castigar, mediante determinadas penas, a los violadores de la religión católica, sino en cuanto la paz pública lo exija; y como consecuencia de esta idea absolutamente falsa, no dudan en consagrar aquella opinión errónea, en extremo perniciosa a la Iglesia Católica y a la salvación de las almas, llamada por Gregorio XVI, Nuestro Predecesor, de feliz memoria, delirio a saber: que la libertad de conciencias y de cultos es un derecho propio de cada hombre, que todo Estado bien constituido debe proclamar y garantizar como ley fundamental, y que los ciudadanos tienen derecho a la plena libertad de manifestar sus ideas con la máxima publicidad, ya de palabra, ya por escrito, ya en otro modo cualquiera, sin que autoridad civil ni eclesiástica alguna puedan reprimirla en ninguna forma."  (Pío IX, Encíclica "Quanta Cura")