CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL EX SECRETARIO DE ESTADO
DE EE.UU. ASESORA EN POLÍTICA
EXTERIOR A RATZINGER


Kissinger, consultor del Papa

Primavera de 2007 - Cuenta Isis Barajas en "La Razón" que Henry Kissinger ya forma parte del nutrido grupo de consultores ilustres de la Santa Sede. Benedicto XVI ha pedido al premio Nobel de la Paz y ex secretario de Estado de EE UU que entre a formar parte de un consejo consultivo sobre temas de política exterior del Vaticano, según informó el diario italiano «La Stampa». 

La noticia la ha revelado el propio Kissinger, quien, en una conversación con un miembro del Gobierno italiano, aseguró que había aceptado la petición del Santo Padre. De hecho, Benedicto XVI podría haber solicitado la colaboración del político el pasado 28 de septiembre, cuando Kissinger fue recibido en audiencia privada por el Papa en su residencia veraniega de Castel Gandolfo.

Aunque la entrevista fue anunciada por la Santa Sede, no se ha hecho público el contenido de la misma y el Vaticano no ha confirmado ni desmentido la elección de Kissinger como consultor del Papa. Eso sí, fuentes diplomáticas de la Santa Sede han señalado que entre el Papa y Kissinger «está en proceso un diálogo importante», señala el diario. En cualquier caso, este hecho no es ni mucho menos aislado. El Papa cuenta con un amplio abanico de asesores, procedentes de todo el mundo, que le aconsejan sobre distintos aspectos de la vida política, social y económica.

Entre ellos, se encuentran figuras tan destacadas como, por ejemplo, el Nobel de Economía, Gary Becker, o la Nobel de Medicina, Rita Levi-Montalcini, el ex director del Fondo Monetario Internacional, Michel Camdessus, o el ex presidente de Bundesbank, Hans Tietmeyer.

La opinión de todos éstos y otros muchos expertos tiene su eco, entre otros foros, en las cinco academias pontificias de las que dispone la Santa Sede. La de las Ciencias es la más conocida y, con sus 80 miembros, es actualmente la única de este tipo con carácter supranacional en todo el mundo. El resto son la Academia Pontificia para la Vida, la Cultorum Martyrum, la Eclesiástica y la de las Ciencias Sociales.

Ésta última fue fundada por Juan Pablo II en 1994 con el fin de «promover el estudio y el progreso de las ciencias sociales, económicas, políticas y jurídicas a la luz de la doctrina social de la Iglesia» y actualmente tiene 31 académicos de 24 países de todo el mundo, con independencia de sus creencias religiosas.

Fuente: ÚLTIMO REDUCTO

JODEPH RATZINGER