CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA DAIA PRETENDE QUE UNA
PERSONA CAMBIE SU APELLIDO


¿Hasta qué punto se sienten dueños de la Argentina (y del mundo) los judíos? ¡Ahora quieren que una persona cambie su apellido!


Aunque parezca increíble es así. El apellido de un ciudadano colombiano residente en la Argentina es Matajudíos y los judíos lo obligaron a cambiárselo.

“Matajudíos” aparecía en el ticket de un súper. Ayer se supo que es el nombre real de un cajero colombiano.

25/03/2014

Un cliente descubrió que en el ticket de su compra en el local de una cadena de carnicerías y verdulerías de San Isidro, Buenos Aires, el nombre del cajero aparecía como “Matajudíos “. Pensó que era un “mensaje antisemita” e hizo la denuncia ante la DAIA.

Evidentemente no se trata de un acto de antisemitismo”, dijo el vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff. “Entendemos que las características del apellido no son siquiera discriminatorias, es la apología de un delito. La DAIA no ve esto con buenos ojos este apellido, en un país con una larga tradición de defensa de valores con los que se identifica, uno de los cuales es la lucha contra la discriminación y el antisemitismo”, agregó. Y aseguró que hoy pedirán una reunión en el Ministerio del Interior. Voceros de la cartera que conduce Florencio Randazzo dijeron a Clarín que aún no recibieron ninguna queja o reclamo al respecto. De todos modos, subrayaron que en el caso aparecen “cuestiones de soberanía, de derecho internacional y de derecho de la identidad”. Y explicaron: “Si ese apellido figura en su documento y en su pasaporte colombiano, el Estado argentino no le puede cambiar el nombre, tiene la obligación de respetar su identidad de origen. Ahora, si la persona quiere cambiar su apellido lo puede hacer, pero en Colombia. Y luego, en la Argentina, se anotará con el nuevo nombre”.

En un principio, Adrián Margulis, el cliente que denunció el caso, se sorprendió al descubrir lo que en ese momento creyó que se trataba de una leyenda antisemita. “Me empecé a preguntar a mí mismo si era en realidad un nombre raro. Por eso busqué la guía telefónica, pero allí no figuraba nadie que se llamara de ese modo”.

Ayer, Wolff afirmó que este es un “caso testigo, que en primera instancia, en función de nuestra legislación, antecedentes y usos y costumbres, hace una ‘apología del delito’. Entendemos que el Registro Civil debe respetar los nombres de origen pero tampoco debe aceptar nombres que digan ‘matajudíos’. Esto no es una caza de brujas. Buscamos reunirnos con las autoridades para encontrar un escenario superador que permita que este caso no se vuelva a repetir”, aseguró.

El apellido del cajero del local perteneciente a la firma “Expoalimentos S.A.” llama la atención, Iván Darío Matajaudíos Galindo y no es común en Argentina. De todos modos, en la provincia de Burgos, en España, existe una pequeña localidad que se llama Castrillo Matajudíos.

Los dueños del establecimiento tuvieron una buena predisposición; lamentamos que hayan pasado por esta exposición, que es producto de cuestiones que debieran funcionar y no lo hicieron”, dijo Wolff. En adelante, en los tickets del negocio, por presión de la judería el apellido de este cajero aparecerá como “Galindo”.

Por su parte, el titular de la DAIA, Julio Schlosser, se expresó en la misma línea que Wolff al afirmar que "estos apellidos más que discriminatorios parecen ser una incitación al delito". En diálogo con América 24, explicó que el dueño del supermercado exhibió el documento del joven colombiano "y pidió disculpas por esto, aunque no debería haberlo hecho".

No cabe duda que la colectividad judía seguirá con su cacería de brujas y obligará a todos los que tengan ese apellido a cambiarlo, de lo contrario serán considerados “antisemitas”, “nazis”, “racistas” y discriminadores. Empezando por Iván Darío Matajudíos y siguiendo por todos los apellidados así en el mundo.

Los judíos ya se consideran los dueños de la Argentina y del mundo. Con estas actitudes demuestran su intolerancia hacia todos los goim (les dicen cerdos a todos los no judíos). Si el colombiano se hubiera apellidado Matapalestinos, no hubieran protestado porque es el deporte nacional de Israel. No existe pueblo sobre la tierra que sea más discriminador que el judío.

Lo que tiene que hacer el colombiano Iván Matajudíos es buscarse un buen abogado e iniciarle una querella a la DAIA y denunciarla por discriminación hacia su apellido, el apellido tiene historia, ancestros, recuerdos. No debe cambiarse por capricho de un judío. Es un atropello que no debe permitirse. La identidad de una persona es única.

¿Dónde están los organismos de Derechos Humanos para defender a este hombre que está siendo discriminado por los judíos que le quieren prohibir usar su propio apellido? En este caso los que están discriminando y son intolerantes son los judíos.

¿Desde cuándo los judíos deciden como tenemos que llamarnos? Basta de creerse que son “El pueblo elegido”.

TODO SOBRE EL HOLOCUENTO
ÍNDICE DE "LA CUESTIÓN JUDÍA"