CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA PATRIA ES VISITADA POR UN PROFETA


EN FORMATO PDF: PULSE AQUÍ

24 de marzo de 1976: Día de la Visita del Profeta Olvidado (o prueba manifiesta de que a la Memoria le falta memoria).

El 22 de marzo próximo pasado el doctor Gil Lavedra dictó una conferencia versada sobre el 24 de marzo de 1976 en el Aula Magna de la Facultad de Derecho, nada menos pero tampoco nada más. Otros oradores, todos ellos judíos, también hicieron uso de la palabra. Es decir, con toda razón y justicia, por cuanto el magnífico acto recordatorio estaba patrocinado por la D.A.I.A. y la A.M.I.A., que tantas injusticias y persecuciones sufrieran durante la Dictadura Militar.

Todos los discursos estuvieron maravillosos, aunque muchos de sus dueños no dieron las fuentes y fundamentos de los dichos que aseveraban lo que, si bien es importante, es harina de otro costal y un lastre que al final es siempre molesto para un auditorio tan selecto como el que allí había.

Mas he ahí que, fallando en esta parte, se les olvidó citar las recomendaciones que el Rabino Gordon de Nueva York les hiciera a los judíos sionistas de la Argentina en un acto celebrado en el Luna Park. Esto fue denunciado públicamente por Jacques Zoilo Scyzoryk, judío de nacimiento y de religión,  en su libro El Imperio Judeo-sionista y la desintegración argentina, el 5 de septiembre de 1972, pp. 56 y 57 y  anteriormente en  Invasión sionista, pp. 50 y 51.

Para reivindicar dentro de la Memoria, la memoria por el Rabino Gordon, que fue Profeta como buen Hijo del Señor de Israel y hombre del Pueblo de Dios, es que transcribimos parte de su mensaje que dice así:

Os diré que no habrá oportunidad más propicia que la actual y solamente todo depende de la habilidad judía para estas emergencias, y por eso os recomiendo mucha atención al considerar sus detalles. Veamos en este momento que ese motivo determinante no existe y para crearlo, la situación nos favorece (recordamos al lector que, en ese momento, el Presidente de la Nación era el Virrey Lanusse, ya completamente enmarañado con el dueto Cámpora-Solano Lima y el Peronismo Revolucionario), sólo nos queda en principio –sigue diciendo don Gordon-, profundizar el caos existente: fomentar la confusión y la corrupción, llevándolas hasta las últimas consecuencias.

En el campo político, cultural, administrativo y social debe acelerarse el mismo proceso. Económicamente, acrecentar la corrupción administrativa e ilegal, fomentar y profundizar el agio y la especulación; elevar la miseria y la injusticia a sus últimos extremos, especialmente en los pueblos comprendidos dentro de la conformación de Andinia.

Llevar desde la Capital Federal el arrasamiento de los derechos federales de las provincias, reprimir con violencia todo acto que signifique reacción e intentos de defensa por parte del pueblo.

En estas violentas represiones de fuerza, es de primerísima necesidad que sean utilizadas tropas de las Fuerzas Armadas y especialmente del Ejército, porque se producirá el enfrentamiento con el pueblo, lo que llevará al desprestigio para siempre a las Fuerzas Armadas, y en consecuencia, producirá el debilitamiento moral de sus integrantes, agregando a ello un profundo proceso de desintegración, a los que serán sometidos y juzgados por la vía oficial.

Por estos juicios todos dudarán de sus jefes y, como nadie sabrá si la orden que han dado es legal o ilegal, justa o injusta, estarán siempre en estado de asamblea cada vez que haya que cumplirla. De esta manera el pueblo que cree tener una Fuerza Armada, en verdad la tendrá, pero armada por fuera y desarmada por dentro, que es lo que nos interesa supremamente. Y para evitar que en el Ejército ingresen los mejores, habrá que desalentarlos llevando sus salarios a niveles básicos de un obrero, o más abajo si fuera posible, con el pretexto de que los hombres de las Fuerzas Armadas son del pueblo.

Con ello se logrará la caotización de sus cuadros y la corrupción de la disciplina, aparecerá la desconfianza mutua porque se acusarán entre ellos minando el espíritu de cuerpo, logrando disminuir al mínimo nivel de su rendimiento y eficiencia, hasta llegar a interesar a nadie que existan o dejen de existir, porque a todos deberá parecer, finalmente, que son entes parasitarios (…)

“La opinión pública mundial con la prensa en nuestro poder; el apoyo y la colaboración de los Organismos Internacionales, manejados por nuestros mejores   hombres; y las grandes potencias, gobernadas por nuestra banca y finanzas, ya están en marcha, y su conducción será de incumbencia exclusiva de la Central de Inteligencia Sionista Mundial.

Como es sabido, la corrupción, la miseria y la represión violenta engendran el odio, y la reacción engendra la desesperación; y la desesperación engendra la determinación de luchar, de venganza que deberá ser acicateada por los nuestros y, sobre todo, de acción, sin reparar en quien, ni en las consecuencias. De esta manera la nación entera estará llena de jueces que juzgan y fiscales que acusan y, acabados éstos,  más tarde se acusarán entre ellos, hasta que no quede una sola piedra que no haya recibido su condena oficial o popular.

Entonces todos vuestros trabajos deben converger a este objetivo, regulando paulatinamente con el tiempo, hasta que la injusticia, el hambre, la corrupción, las persecuciones, las violencias y las cárceles, determinen el arrasamiento de los derechos federales de las provincias involucradas, con derivación en todo el país.

Entonces queridos hermanos míos: aquí están los motivos determinantes para que esos pueblos y esas provincias, cansadas de tantas indignidades y de tantas miserias y llevadas al más alto nivel de desesperación y odio, tomarán en conjunto la más tremenda determinación: romper todo el vínculo con el Gobierno Federal, proclamar su Independencia como una nación libre y soberana, y de ipso facto solicitar a las Organizaciones Mundiales, es decir a nosotros, y a las Grandes Potencias, donde siempre habrá uno o varios de nosotros, el reconocimiento como tal, el que les será concedido, luego de un breve formulismo, en manera casi inmediata.”

Diga el lector si las palabras del Rabino Gordon denunciadas por uno de su misma sangre y religión en 1972, y dichas antes de aquello que debió pasar y lamentablemente pasó, fueron o no proféticas. Sí: las dijo antes que nadie y se ha cumplido todo, con excepción del último punto que se encuentra concretado a medias, porque las provincias y sus pueblos sufrientes ya han sido llevadas a la desesperación, la miseria y a la indignidad. Faltarían entonces tomar “la tremenda determinación”, que sería el último paso que, dicho sea al pasar, ya, y antes de que suceda, cuenta con la aprobación de la superestructura mundial.

Por ello nos pareció injusto que el doctor Gil Lavedra, toda la D.A.I.A. y la A.M.I.A. se hayan olvidado de este Profeta que pasó por nuestra patria. A ellos que no se les cae de la boca la palabra Memoria, en este caso no tuvieron memoria. Pero los perdonamos porque los sabemos argentinos valientes y decididos.

Ahora bien y entre nosotros: ¿Cómo habrá hecho don Gordon para saber tanto viniendo de una patria esplendorosa, amada, justa y eterna amiga de la Argentina, como son los Estados Unidos de América? Comprenda ahora por qué don Gordon merece esta Enfermérides ( y como catorce más de ellas si se descuidan).

   LOS JUDÍOS Y LA ARGENTINA