CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

HOLOCAUSTO, UNA RELIGIÓN


Fraude de Dachau
Fascinación del gas: famosa propaganda US de 1945. Titulo oficial:
"... los nazis utilizaron estas cámaras para matar detenidos en el campo de concentración de Dachau."
Hoy este mismo lugar está presentado como lo que era verdaderamente: un cubículo de despiojamiento de ropa para evitar epidemias...

El termino 'Holocausto' tiene su origen en una telenovela de Hollywood de los años 70. Aunque el término es inadecuado, el fenómeno mal definido y los hechos sin comprobar, se ha vuelto en la religión de nuestro tiempo ateísta, sustituyendo al cristianismo al menos en los países del occidente.

Sin expresar ritualmente su fe en el 'holocausto', ningún líder de ningún partido 'democrático' del occidente, osaría alcanzar cualquier responsabilidad política, ningún periodista pretenderá a una columna local ni a un miserable talk show de televisión. Sin dar abundantemente a las limosneras de los pontífices del 'holocausto', ni peliculeros ni empresarios soñarían al puesto de gobernador de su estado. Sin postrarse regularmente delante del tabernáculo del 'holocausto' y pronunciar las palabras mágicas ningún presidente se mantendrá al mando de su país.

Estas palabras mágicas prescritas por el ritual afirman los dogmas de la religión:

  • que todo era un plan de exterminio sistemático de los judíos pergeñado por las autoridades alemanas
  • que son 6 millones las victimas judías
  • que la mayoría murió en cámaras de gas
  • que no hay crimen más atroz jamás cometido en la historia de la humanidad

Teología sin fundamento

Sin embargo, el tabernáculo del 'holocausto' está vacío y ninguno de los postulados básicos enunciados diariamente resiste un examen crítico:

  • No existe ninguna orden de Hitler ni se ha encontrado jamás ningún documento alemán en que basarse para deducir la existencia de un plan de exterminio. Para afirmar tal plan, la leyenda está obligada leer otra cosa que la escrita en los documentos, transformando, por ejemplo, «Endlösung», la famosa «Solución Final», en programa de matanzas.

  • Los seis millones se decretaron en Nuremberg basándose - como todo el fraude - en declaraciones juradas (Höttl, Höss). El tribunal de los vencedores no hizo el menor esfuerzo de comprobar esta cifra alucinante, ni tenia la menor posibilidad de hacerlo aunque lo hubiese intentado.

  • Después de la guerra había en casi todos los campos de concentración testigos que afirmaban haber presenciado gaseamientos de detenidos en cámaras de gas. Sin embargo, se ha podido verificar que en ningún campo al oeste había tales gaseamientos humanos: todos los testigos eran mentirosos y perjuros. Sospechosamente, los comunistas continuaban afirmando su existencia en los campos al este, pero nunca permitieron exámenes independientes. Hasta hoy, los únicos peritajes son los de los revisionistas y concluyen a la imposibilidad de funcionamiento.

  • En cuanto al concurso de genocidios y matanzas, extraña la desfachatez de los aliados: se conocían los genocidios de Stalin de los años treinta (en Ucrania, en particular) y solo días antes que empezara el tribunal de Nuremberg los genocidas de los piel rojas soltaron sus bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.

Mentiras oficiales de la leyenda

Mientras nunca había pruebas ni de un plan de exterminio, ni de cámaras de gas, ni de la cifra de 6 millones, lo que sí se comprobó son varios fraudes de la leyenda. Hablemos sólo de algunos fraudes oficialmente admitidos, no de los otros, que quedan por admitir.

  • 4 millones asesinados en Auschwitz : mentiras
Placa conmemorativa

Durante 45 años se afirmó con tenacidad que se mataron 4 millones en un solo lugar: Auschwitz-Birkenau. Esta cifra se esculpió en 19 placas conmemorativas en todas las lenguas del mundo delante de las cuales se arrodillaron los grandes de este mundo. En el 1990 las autoridades polacas desmontaron sigilosamente las placas: la cifra - dos terceros de los 6 millones - se reveló pura propaganda comunista (y sionista).

  • Jabón judío, piel, cabezas reducidas,...: mentiras

La perfidia vengativa judía no conoce limites: culparon a los alemanes en Nuremberg de haber utilizado cadáveres (judíos) para fabricar jabón, piel (de judíos) para pantallas de lámparas, preparado cabezas reducidas con no se sabe que fin y otras truculencias por el estilo. Todo esto documentado, claro está, por el tribunal de Nuremberg que nunca se perdió una ocasión de hacer el ridículo frente a la historia. Incluso se sepultaron pedazos de jabón en varios cementerios.

En el 1990 el Instituto israelí Yad Vashem confirmó oficialmente que esas historias eran inventadas y sin fundamento.

  • Gaseamientos en Dachau, Buchenwald, Mauthausen, Ravensbrück, ...: mentiras

Después de la guerra a los medios ávidos se les presentaron cámaras de gas en todas partes. 'Testigos' que supuestamente presenciaron gaseamientos se pirraban por contar todos los detalles.

En el 1960 la leyenda oficialmente declaró que no había ninguna cámara de gas en ninguna parte de Alemania (solo detrás de la 'cortina de hierro', en Polonia comunista) [Bro-Zei].

  • 'Cámara de gas' para turistas en Auschwitz ... un fraude

Se les enseña a los turistas en el museo de Auschwitz una 'cámara de gas'. Hasta hace poco se presentaba como original y se les ocultaba a los visitantes el hecho de que es 'reconstruida'. Reconstruida en un edificio que no fue destruido y donde según muchos historiadores de la leyenda nunca había cámara de gas. Aun así, en esta reconstrucción "todo esta falso" como se admitió en un articulo y ni siquiera podría funcionar pero se mantiene el fraude porque ... es demasiado complicado a explicar a los visitantes. [Web-Maj].

Genocidio basado en declaraciones juradas

Resulta difícil creer que las afirmaciones del 'holocausto' no estén respaldadas por hechos. Sin embargo, el que espera que

  • el 'mayor crimen de todos los tiempos'

haya sido objeto de

  • las 'investigaciones forenses más escrupulosas de todos los tiempos'

tiene un razonamiento jurídico, no teológico. En efecto, como cada religión, el 'holocausto' se basa en testimonios recogidos para quienes ya tenían la fe (los jueces militares de los vencedores y los historiadores judíos).

Hay que detenerse en este punto:

6 millones asesinados (población de un país como Suiza), sin dejar rastro:

  • sin arma del crimen,
  • sin millones de cadáveres ni toneladas de cenizas ni huesos,
  • sin encontrar ordenes en los kilómetros de documentos capturados de la dictadura mas disciplinada del mundo ...
  • solo declaraciones incongruentes de detenidos rencorosos y de unos SS torturados.
  • Millones de gaseados y ninguna autopsia diagnosticando 'muerte por gas'? Ni una sola.

¿Que dicen que pasó con los cadáveres? Dicen que fueron quemados en crematorios.

Pero ¿los aliados encontraron cientos de cadáveres liberando los campos? Si, pero ninguno gaseado, como afirmaron los médicos de los propios aliados. Murieron de inanición, en bombardeos y sobre todo de epidemias (tifus) en las condiciones caóticas en que se debatía Alemania hacia el final de la guerra.

Génesis de una leyenda

En la Primera Guerra Mundial los aliados manejaron el arma de la propaganda contra Alemania con extrema habilidad. La propaganda sobre atrocidades alemanes era tan absurda, que el ministro de asuntos exteriores inglés presentó públicamente excusas por todos los ataques al honor de Alemania. Ya en 1919 surgió la cifra de los 6 millones de victimas [Gly-Cru].

En la Segunda Guerra Mundial aparecieron los mismos cuentos de atrocidades alemanas y otras más, la mayoría originandas en círculos judíos y de la resistencia polaca y hoy abandonados. En cambio, los exterminios en Auschwitz aparecieron muy tarde en estos cuentos y los servicios secretos anglosajones no les hicieron caso, aunqueestaban muy bien informados sobre Auschwitz, ya que era un gigantesco complejo industrial. Solo a fines de 1944, cuando según la leyenda ya habían terminado los gaseamientos, los EEUU escribieron sobre exterminios en Auschwitz, basándose en cuentos de refugiados no identificados.

Los rusos entraron en Auschwitz en enero 1945 y unos meses después decretaron 4 millones de victimas en ese campo, sin permitir inspecciones ni dar pruebas ni detalles de esta gigantesca matanza.

En una Alemania bombardeada y indefensa, ingleses y norteamericanos hicieron lo mismo con 'sus campos liberados', presentando a la prensa mundial los montes de muertos del caos del fin de guerra - y a veces los de sus propios bombardeos - como pruebas de la exterminación, y los cubículos de despiojamiento como cámaras de gas homicidas.

Como ya queda dicho, se admitió oficialmente en los años 60 que las 'cámaras de gas' presentadas por ingleses y norteamericanos eran un fraude [JHR-Wie].

Dogmas en tiempos de democracia

Y ¿como se puede mantener una estafa de este tamaño sin que nadie proteste públicamente?

Fácil: los dogmas del 'holocausto' se mantienen comos los otros, con represión, con terror, con dinero y con el control de medios más inexorable que del camarada Stalin.

Hubo voces independientes qie se opusieron a la farsa judicial de Nuremberg, poniendo en duda el mito de Auschwitz, pero la prensa sumisa de posguerra las silenció.

En cuanto aparecieron más historiadores revisionistas, desmitificando la propaganda y pidiendo pruebas de las 'cámaras de gas', los exterminacionistas se percataron de que no las hay y nunca quisieron entrar en un debate abierto.

Y cuando los revisionistas presentaron evidencia de la imposibilidad tanto de la cantidad de victimas como del método de la pretendida exterminación, las organizaciones judías llamaron a los legisladores para prohibir tal sacrilegio.

Hoy en día, países como Francia, Alemania, Canadá, Austria, Suiza, Austria, Bélgica, Polonia y otros ya tienen leyes especiales castigando la menor duda en la leyenda del 'holocausto' con prisión y multas para arruinar a infieles y herejes.

Pero lo que se intentó como golpe duro para silenciar a los 'negacionistas' se reveló como un argumento más para la causa revisionista. Una creencia que necesita la represión y el aparato estatal para mantenerse está condenada frente a la historia.

En efecto, gente que hasta entonces no sospechaba de la versión oficial que se le había endilgado, empezó a mirar de cerca las verdades del 'holocausto', tan 'notorias', que requieren protección policial.

Y los que examinaron la pobre colección de documentos reinterpretados y de origen dudoso, de testimonios confusos y nunca cruzados así como las improbabilidades técnicas en que se basa la leyenda, salieron desconcertados, sintiéndose defraudados por 'sus' historiadores descuidados, políticos serviles y periodistas 'críticos'.

Detalles de la argumentación revisionista

Los revisionistas no niegan el sufrimiento de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto que los judíos sufríeron en esta contienda. No eran los únicos, ni los que más sufrían. Nadie esta negando la realidad cruel de las deportaciones y de la vida en los campos.

Amén de muchas correcciones en la versión de la historia de los vencedores, con respecto al 'holocausto' los revisionistas niegan esencialmente tres cosas: los 6 millones, las cámaras de gas y la intención de exterminar a los judíos.

Aquí no se puede dar, claro está, el detalle de la argumentación revisionista respecto al 'holocausto'. Máxime cuando ésta se destaca por el alto nivel técnico que tanto le hace falta al mundo ante los testimonios lacrimógenos de los historiadores mitófilos.

Resumen de la argumentacion revisionista contra la leyenda del 'holocausto'.

La mayor parte del material está en ingles, francés y alemán. Sin embargo, hay varios textos en español, todos disponibles en el internet.

El lector interesado en los argumentos principales encontrará útil la introducción rápida al estudio del revisionismo del Holocausto, y las 66 preguntas.

Un resumen del estado actual del mito de las 'cámaras de gas' es presentado en

Más detalles se encuentran en:

  • Arthur Butz, La fábula del 'holocausto' [ButzHx].

Una de la obras clave del revisionismo del 'holocausto'.

  • Enrique Aynat, El holocausto a debate [AynaHo].

Muy interesante, porque responde a los argumentos de un 'exterminacionista'.

  • Joaquín Bochaca, El mito de los 6 millones [Boch6M].

Se destaca por poner la leyenda del 'holocausto' y el conflicto judío-alemana en su contexto histórico de las dos guerras

  • Norberto Ceresole, La falsificación de la realidad [Cer-Fal].

El escritor argentino expone el contexto geopolítico actual del 'holocausto'.

Fuente: Vistas Revisionistas

TODO SOBRE EL HOLOCUENTO
ÍNDICE DE "LA CUESTIÓN JUDÍA"