CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

ASÍ HABLAN LOS HIJOS DE ISRAEL
AMIGOS DILECTOS DE FRANCISBERG

Juan Pampero


COMO LOS CALAMARES:
COCINADOS EN SU PROPIA TINTA

(Juro que yo no tengo la culpa de esto)

JUAN PAMPERO, Diálogos conmigo, pp. 31 y 32

Porque la Patria es como una bella mujer, esbelta, primorosa. Pero ella, por su constitución, por los tenues mensajes que envía, por el estado de indefensión en que la han sumido, es de tal fragilidad que no puede soportar dos amores. Entonces compañeros digámoslo con toda claridad: o es el amor nuestro o es el amor de ellos. En el medio no hay nada. No busquen porque será en vano. ¡No lejos has de llegar camarada si detienes tu camino para escuchar el ladrido de los perros! Que por alguna razón, siendo personas, Dios los volvió a perros y por eso perros son. (Juan Pampero)


1. Uno de los hechos más exquisitos que la plebe haya podido realizar, fue la crucifixión de Jesucristo. Desde el punto de vista espiritual fue una gesta brillante. Pero hay que reconocer que la masa actúa sin capacidad suficiente. Si yo hubiese sido encargado de la crucifixión de Cristo, habría actuado de otra manera. Lo habría enviado a Roma y lo hubiese echado como despojos a los leones. Del cuerpo en carne picada nunca se hubiera podido hacer un redentor (Ben Hecht, A jew in Love, publicado en la revista St. Benedict, de Oregon, EE. UU., 1959).


17. Vosotros, los israelitas, no debéis ser sensibles al dar muerte a vuestros enemigos (musulmanes y cristianos), ni debéis sentir piedad de ellos. Tenemos que destruir la llamada civilización árabe para sustituirla por la nuestra, encima de sus escombros (Alocución de Menhamem Beigin, Jefe del Partido Sionista Revisionista Heruth, pronunciada el 28 de agosto de 1956).


Para leer más pensamientos de los "elegidos del Señor"
PULSE AQUÍ

TODO SOBRE EL HOLOCUENTO
ÍNDICE DE "LA CUESTIÓN JUDÍA"