CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

BOLCHEVISMO JUDÍO


¿Por qué una minoría que malamente se siente compatriota tiene una posición hegemónica en un gobierno?


Este documento no pretende crear opiniones ni manipular la realidad, es sencillamente un compendio de datos objetivos y fácilmente contrastables por el lector. Antes de leerlo debería hacerse la siguiente pregunta: ¿Si en España la comunidad gitana que es un grupo étnico diferenciable y con sus propias leyes, ritos, costumbres... asumiera mas del 80% de los puestos en los ministerios, congreso de los diputados, C.N.I (centro nacional de inteligencia), así como del resto de instituciones gubernamentales y militares, no sería algo extraño? ¿nadie se preguntaría por qué una minoría que malamente se siente compatriota tiene una posición hegemónica en el gobierno?. Aquí os dejo con unos documentos que, repito, podéis contrastar:

Documentos franceses: «Sección 1: En febrero de 1916, supone por vez primera, que una revolución estaba siendo fomentada en Rusia. Se descubrió que las personas y establecimientos bancarios que a continuación se mencionan estaban implicadas en esta obra de destrucción; Jacob Schiff, Max Breitung, Felix Warburg. Otto H. Kahn, Mortimer Schiff, Jerome H. Hanauer, Banco Kuhn, Loeb & Co. Todas estas personas son judías. La firma bancaria mencionada está dirigida por los señores Schiff, Kahn, Warburg Hanauer y Loeb.

En efecto, en abril de 1917, Jacob Schiff, en unas manifestaciones públicas, declaró que gracias a su ayuda financiera, la revolución rusa había podido triunfar. Relación de dirigentes comunistas en el primer gobierno bolchevique tras la revolución de 1917:

Bolchevismo judio

Hay que tener presente que muchos de estos cabecillas, así como muchos otros que seguiremos citando, ni siquiera eran de Rusia ni de zonas próximas. Varios de ellos eran neoyorkinos, alemanes, franceses y de países del resto de Europa y América. Igualmente hay que tener presente que personajes teóricamente de ascendencia mongola, georgiana, kazaja... estaban, o bien casados con judías, tal es el caso de Lenin o Stalin, o eran mestizos, también a Lenin y Stalin numerosos escritores y periodistas les atribuyen esta ascendencia por vía materna. 

Víctor Marsden, uno de los periodistas de mayor renombre en Gran Bretaña y corresponsal del London Post en Moscú durante diez años, escribió una documentadísima obra sobre la Revolución bolchevique. Mr. Marsden hizo notar el elevado porcentaje de judíos que integraron el aparato gubernamental soviético; así, por ejemplo, la participación judía en la alta burocracia bolchevique, en 1918:

BOLCHEVISMO JUDÍO

Según el informe de este periodista británico la proporción de judíos dentro del primer gobierno formado tras la revolución ¿rusa? sería superior al 80%. 

Si estos datos los atribuyen a una conspiración de los medios de comunicación ingleses, veamos lo que se deduce de los datos aportados por el mismísimo Henry Ford. El patriarca de la Ford de la época se pronunció así: «Cuando Rusia se hundió» -dice Ford (11)- «inmediatamente surgió el hebreo Kerensky (Adler). Pero como los planes de Kerensky no eran lo suficientemente radicales, le sucedió el judío Trotsky. Hoy (1919) cada comisario es un judío. De sus escondrijos salen los judíos rusos como un bien organizado ejército... » 

«Ni uno sólo de los banqueros judíos de Rusia fue molestado, mientras que los banqueros no judíos fueron fusilados sin excepción. EL COMUNISMO SOLO ES ANTICAPITALISTA CONTRA LA PROPIEDAD NO JUDIA..» 

Y también nos ofrece esta tabla estadística: 

BOLCHEVISMO JUDÍO

El número de tablas estadísticas que han sido de dominio público prosigue, sin embargo todas ofrecen similares porcentajes. Las declaraciones de primeros ministros, grandes empresarios, escritores... acerca de la sorprendente hegemonía de una minoría “discriminada” como es la judía, se extiende lo suficiente para abarcar una enciclopedia. No pretende este post crear una idea en la mente de nadie, sino generar reflexión acerca de temas tan importantes en la historia del siglo XX. 

Reflexionar libremente sin condicionamientos marcados por pueblos elegidos, pueblos eternamente victimistas o doctrinas religiosas que nos impidan pensar es un derecho que muchas veces no podemos ejercer. También es curioso que cualquiera que de datos como estos, rápidamente recibe críticas y es tildado de antisemita, incluso los judíos que hacen hincapié en todo esto y se muestran críticos con la política israelí o cualquier otro tema también son considerados antisemitas. Pensemos, pues, sin estar a merced de estas manipulaciones. 

Fuente: "España Libre"

ÍNDICE DE "LA CUESTIÓN JUDÍA"