CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

BARUCH EFRATI, UN RABINO ORTODOXO, EN CONTRA DEL CRISTIANISMO


BARUCH EFRATI, UN RABINO ORTODOXO, EN CONTRA DEL CRISTIANISMO

El religioso exalta el aumento del islamismo en Europa
Michelangelo Nasca - Roma

Efrati considera que el proceso de islamización que vive Europa y la consecuente pérdida de la identidad religiosa es un motivo que el mundo judío debe celebrar. «Los judíos –afirma con poca cautela Rabbi Baruch Efrati en el periódico israelí “Yedioth Aharonot”– deberían alegrarse de que la Europa cristiana esté perdiendo su identidad, un castigo por lo que han hecho durante cientos de años [...] No podremos perdonar nunca a los cristianos de Europa por el homicidio de millones de nuestros niños, mujeres y ancianos [...] no solo durante el Holocausto reciente, sino durante generaciones de hipocresía cristiana».

Fuente: http://vaticaninsider.lastampa.it/es/en-el-mundo/dettagliospain/articolo/rabbino-israele-islam-cristianesimo-19687/

Semblanza histórica de la invasión a la Península Ibérica:

El Arzobispo Rodrigo de Toledo y el Obispo Lucas de Tuy, en sus crónicas ya citadas, narran cómo el gobierno de Witiza mandó derrumbar los muros de las ciudades, destruir las fortificaciones y convertir las armas en arados [1].

El célebre historiador español del siglo pasado, Marcelino Menéndez Pelayo, al hacer mención de la traición de los judíos, dice:

“La población indígena hubiera podido resistir al puñado de árabes que pasó el estrecho; pero Witiza les había desarmado, las torres estaban por tierra y las lanzas convertidas en rastrillos” [2].

Mientras el Imperio Visigodo, bajo la influencia de los judíos consejeros y amigos de Witiza, se desarmaba, destruía sus defensas y anulaba su poderío bélico, los hebreos alentaban a los musulmanes a realizar la invasión y destrucción del cristiano imperio, para lo cual hacían grandes preparativos en el norte de África.

   ÍNDICE DE "LA CUESTIÓN JUDÍA"

____________________________________________

[1] Marcelino Menéndez y Pelayo, obra citada, tomo I, Cap. III, p. 373.
[2] Reinhart Dozy, obra citada, pp. 267 y ss.