CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

AMIA: ¿QUE TENÍAN
GUARDADO ADENTRO?

Juan Pampero


AMIA

    Mis queridos amigos y amigas:

  Hace un par de días me llamó por teléfono un viejo amigo y camarada como ustedes. Diría que una conversación, medio larga, sí, pero muy interesante. Estaba yo en esto cuando va este hombre y me pregunta: ¿qué es lo que había dentro de la AMIA que ha hecho que los judíos se llegaran a olvidar de la demolida Embajada israelí la que, después de todo, es tierra de Israel conforme a los tratados internacionales, a tal punto que parecería que este atentado no hubiese existido resultando que fue una insignificancia? La verdad que no sé. Pero tal aparentaría ser así: de cada 100 veces que nombran a la AMIA, puede ser que en una  de ellas distingan a la Embajada, cuando en realidad tendría que ser al revés, si es que empleamos la forma de razonar judía, o bien nuestro recto criterio y la sana proporcionalidad.

   Inquieto como siempre llamé de inmediato al doctor Ruiz Moreno, viejo amigo, para hacerle la misma pregunta. Para mi sorpresa me respondió diciendo que esto es peor aún: lo de la Embajada es cuantiosamente más grave que lo de la AMIA, aunque la mayoría de los muertos de aquella no hayan sido judíos. ¿Entonces, por qué se la echa al olvido?, lo interrogué. Entonces pasa –me respondió- que con la AMIA se pretende esconder lo de la Embajada que es considerablemente más importante, y es donde se tienen las mejores pruebas y pistas de que tal estropicio no fue un atentado. Ahora bien, como pueden ver son preguntas y opiniones que agrego sin adjetivar.

   De acuerdo con lo denunciado por Jacques Zoilo Scyzoryk, que era un judío puro, por nacimiento, familia y religión (El Imperio Judeo-Sionista y la desintegración argentina, Cap. XIII, pág. 87), lo que me exonera de ser tildado de racista y nazi, dentro de la AMIA funcionaban ciertas organizaciones sionistas manejadas por el gobierno de Tel-Aviv para la captación de jóvenes, su formación ideológica y militar, el mantenimiento y funcionamiento de campamentos para comandos terroristas (los Palmaj-Najal, que el autor cita y describe en las pp. 221, 222 y 223), los que habrían de ser empleados en distintas partes del mundo, incluida la Argentina si fuere menester. Ellas eran o son 29 organizaciones a saber:

  • Federación Sionista Liberal Argentina

  • Igud Hanoar Hatzioni Dati

  • Mapam-Haschomer Hatzair

  • Movimiento Sionista Apartidario

  • Movimiento sionista Renovador

  • Tnuat Haavodá Hatzionit

  • Unión Sionista Revisionista “Heruth”

  • Movimiento Sionista MAPAI

  • Movimiento Sionista “Independiente”

  • Bloque Socialista Democrático Judío

  • Frente Nacional Renovador

  • Bloque Nacional Religioso Unido

  • Bloque Centro Europeo

  • Bloque Religioso Unido Agudath Israel

  • Centro Sionista Israelita del Oeste

  • Centro Sionista de Villa Crespo

  • Centro Social y Cultural “Barón M. de Hirsch”

  • Centro “Teodoro Herzl”

  • Confederación Juvenil Judeo Argentina

  • Congregación Israelita de la República Argentina

  • Federación Argentina “Macabi”

  • Fomento Agrario Israelita Argentino

  • Nueva Comunidad Israelita

  • Organización Hebrea Argentina “Macabi”

  • Organización Hebrea Religiosa Argentina “Mizraji H. Mizraji”

  • Sociedad Hebraica Argentina

  • Sociedad Israelita de Quilmas

  • Sociedad Israelita “Kadima”

  • Sociedad Unión Israelita de Lanas

   Una buena cantidad, ¿no les parece? Estas organizaciones habrían producido, a lo largo de los años, gran cantidad de documentación, formándose entonces un archivo voluminoso, de tales proporciones que llegaron a comprometer seriamente parte de la estructura del edificio de Pasteur 633, lo que habría sido denunciado por la misma AMIA con mucha anterioridad al luctuoso siniestro. A este fenomenal archivo los hebreos los habrían llamado la biblioteca que, como queda dicho, sólo era un fichero cronológico.

   Al haberse producido el presunto atentado, esta documentación, que posiblemente haya sido muy comprometedora, voló por los aires de la Jeringoza del Valle, poniéndose a la luz del día. ¿Acaso este recinto era una versión de la terrible visión de Ezequiel (Ez. 8, 1-18)? ¿O se estaban cumpliendo las palabras proféticas de Cristo (Lc. 12, 1-3; Mt. 16, 6-12; Mc. 8, 15 y de nuevo Lc. 8, 17). Es lo que no sé. Pero aquí les dejo la AMIA demolida, al Profeta Ezequiel y al mismísimo Cristo para que ustedes den el veredicto.

   Y esta documentación habría siso lo que tan afanosamente buscarían entre aquellos escombros los agentes del Mossad judío (no buscaban muertos, heridos o pamplinas semejantes), venidos especialmente de Israel, con ayuda de la CIA y del FBI norteamericanos. Porque, de no ser así, aquella documentación habría ido a parar a manos del juez, por lo que la AMIA entraba a terapia intensiva con respiración asistida.

   En la voluminosa causa, hay deposiciones de testigos oculares que vieron a camiones y camionetas cargando carpetas, cuadernos, libros y fajos de hojas sueltas escritas a máquina que desaparecieron misteriosamente. Por otra parte en ningún cuerpo de la causa se habla o se han agregado documentos hallados durante la remoción de escombros. No. Nada de esto. En la AMIA nadie sabía escribir. Sin embargo hubo alguien que salvó un papelito, en verdad una bellecita y que es el que sigue:

AMIA ¿QUE TENÍAN GUARDADO ADENTRO?

   También se tuvo la suerte de encontrar el emblema del Gobierno Judeo-Sionista en Argentina, que tiene fecha 9 de abril de 1972 y editado con motivo de la celebración de una “manifestación judía” en Homenaje al 29° aniversario del Levantamiento del Ghetto de Varsovia. Este distintivo es el usado en los uniformes de los que se entrenan en los campamentos de la Provincia de Buenos Aires.

Este distintivo es el usado en los uniformes de los que se entrenan en los campamentos de la Provincia de Buenos Aires

Traducción

   La leyenda está compuesta de dos palabras: Palmaj y Najal.

   Palmaj: es la abreviatura de Plugot Majatz, que en hebreo expresa Destacamento de Choque de la Haganá.

   Haganá: representa la Organización Clandestina de “autodefensa”, o sea el Ejército Clandestino Judeo-Sionista en la tarea de subversión, penetración y ocupación de nuestro territorio.

   Najal: es la abreviatura de Noar Jalutziana Lojem, cuya acepción en hebreo es, Juventud de Pioneros Combatientes.

   Entonces y muy seriamente nos interesa saber, como dueños de una patria supuestamente soberana, qué es lo que se llevaron a Israel los servicios secretos de ese estado; con la visa de quién lo hicieron, y perpetrado ante los ojos de millones de personas distraídas ante semejante horror, mientras ellos revolviendo cascotes buscaban lo que ni nosotros, ni el fiscal, ni los jueces deberíamos saber.

   Claro está que me horrorizo por las muertes, crueles, injustas en su gran mayoría y merece que se busquen y encuentren a los responsables. Pero esta causa debería ser paralela a la del atentado mismo para que todos podamos repetir las palabras de Nuestro Salvador Jesucristo: “No se enciende una lámpara para cubrirla con un recipiente o para ponerla debajo de la cama, sino que se la coloca sobre un candelero, para los que entren vean la luz. Porque no hay nada oculto que no se descubra algún día, ni nada secreto que no deba ser conocido y divulgado”, y más adelante hace una advertencia contra la hipocresía: “Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día; y lo que han hablado al oído, en las habitaciones más ocultas, será proclamado desde lo alto de las casas.”

   Entonces decimos las palabras de Cristo: “Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc. 22, 42; Mt. 26, 1-5 y 14, 16; Mc. 14, 1-2 y 10, 11).

   Un abrazo y saludo a nuestro estilo, siempre en Cristo y el manto celeste y blanco de María.

                                                                          JUAN
                                                                 Milico ex-Comunista
                       (según algunos personeros del Proceso de Reorganización Nacional)

Ver:

LO DE LA A.M.I.A. ¿ES UNA INFA.M.I.A.?

---------------------------------------

LOS JUDÍOS Y LA ARGENTINA