CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

TIRANÍA DE LAS MINORÍAS
Osvaldo Héctor Rolleri


Al no poder eliminar el matrimonio, se dispuso pudrirlo o ‘empiojarlo’ poniéndole cosas adentro, el matrimonio gay; y para el remate además, que puedan adoptar.

La homosexualidad ha llegado al poder, por lo tanto, se aplacaron las voces que decían que es una minoría, que tanto en Cuba como en otros países son reprimidos, y a veces en forma definitiva. Inclusive, muchos miembros del gobierno, que se enorgullecen de haber pertenecido a Montoneros o el ERP, han olvidado que los homosexuales dentro de esas organizaciones, podían correr una suerte variada, pero no buena. Pero ahora, con el poder de dominar los medios de comunicación parecen mayoría y se han propuesto destruir la institución del matrimonio, célula básica del desarrollo social humano. Tal vez, en su imaginario tratan de igualarse en todo, y como sabemos una elección de cualquier tipo, hace que dejemos de lado otras posibilidades. Entonces entramos en un absolutismo ideológico donde ‘todo se puede’; y en realidad, es una ilusión.

Según mi opinión, esta orientación (homosexual) ha crecido, en forma significativa en los últimos años en base a lo que define Berger y Luckmann como ‘socialización secundaria’, apoyada por la drogadicción, el narcotráfico y una ideología de destrucción social, cuya vía operacional se basa en los medios de comunicación masivos.

Se sabe que la motivación sexual está relacionada con la transgresión, y esto a su vez, tiene que ver con la noticia, el rating, el comentario social, la inquietud del ‘qué será’, ‘yo me quedé afuera’. Y al mostrarse en los medios, como ‘triunfadores’ a homosexuales (o drogadictos), surge el autocuestionamiento ¿Esa es la vía de éxito, o de ascenso social? Si las otras fracasaron, probemos estas, después de todo, el hombre es un animal de costumbre y se adapta a todo.

Es así que lograron la unión civil, para lograr beneficios de pensión entre convivientes, y algunas cosas más, aunque lo demás se podía establecer por vía contractual, como los contratos prematrimoniales. 

Pero eso no alcanzaba, el objetivo propuesto es destruir la institución familia. Entonces, al no poder eliminar el matrimonio, se dispuso pudrirlo o ‘empiojarlo’ poniéndole cosas adentro, el matrimonio gay; y para el remate además, que puedan adoptar.

Está probado que hay alteraciones en el menor que crece en ausencia de uno de sus progenitores, hecho creciente en el país desde hace varias décadas, pero aunque todavía no hay estudios que verifiquen el perjuicio de menores creciendo en medio de un matrimonio homosexual, en base a un análisis hipotético deductivo, es difícil concluir que no tendrá serias alteraciones.

De ahí que la unión civil, con amplitud de criterio, permite la protección de derechos y asimilar circunstancias de convivencia. 

Pero frente al intento de tal avasallamiento de una institución básica de la sociedad, debería hacerse un plebiscito, con previa información de estas posturas y los problemas, que en países o estados que aprobaron la ley, están empezando a surgir en las escuelas con los menores; y así ver, cuál es la decisión del país en su conjunto y no aceptar la tiranía de una minoría, con poder, que siente, en lo profundo, que jamás podrá tener una familia ‘bien constituida’.

Osvaldo Héctor Rolleri
Ing. Civil, Master en Economía, Dr. en Ciencia Política
Profesor Universidad de Belgrano. Investigador Fundación Atlas. 
osvaldo.rolleri@comunidad.ub.edu.ar http://osvaldorolleri.blogspot.com

De: La Voz de la Libertad

-------------------------------------------

ÍNDICE DE "PERVERSIÓN"