CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LOS PEDERASTAS DE LAS FARC: DE ESTO NO SE HABLA


De esto, nadie habla, ningún medio lo da a publicidad. ¿Por Qué?


Colombia: pederastas de doble vía
Doctor Juan Alfonso Zaplana Ramírez - Perú

El país está conmocionado por la violación, la tortura y el asesinato de Yuliana Samboni, de 7 años de edad. El pasado domingo fue raptada mientras jugaba junto a su casa en Bosque Calderón, un barrio humilde al norte de Bogotá. A las siete y media de la tarde fue hallada muerta, con signos de haber sido torturada y violada. [BBC Mundo]

La policía ha detenido a Rafael Uribe Noguera, de 38 años, un arquitecto perteneciente a una conocida familia de constructores. Todos los indicios lo señalan como principal sospechoso, y se investiga si actuó solo o con otros. 

El presidente Juan Manuel Santos manifestó su repulsa y pidió “la más severa justicia” para los autores de este horrendo crimen que tiene al país consternado. [Panamá Today]

El señor Santos expresó lo que sienten todos los colombianos: duelo e indignación. Su diligencia en este caso contrasta con el silencio ante la pederastia practicada por las FARC durante cincuenta años

Violadores en serie de niños, psicópatas que han estado robado a menores a sus familias, han abusado sexualmente de ellos y, entre las niñas, las han sometido a abortos sin anestesia, en plena selva, en condiciones infrahumanas, por manos sanguinarias de curanderos como Héctor Albeidis Arboleda el conocido como Mengele de las FARC, un carnicero de niñas y bebés que acaba de ser entregado por España a las autoridades colombianas entre protestas de sus abogados porque, según alegan, su cliente es homosexual y lo discriminan por serlo. [Efe]

El caso de la pequeña Yuliana Samboni es atroz. Repugna a la conciencia. Sus autores merecen la mayor condena que las leyes contemplen para un crimen así. Pero, algunos medios de comunicación colombianos lo están enfocando de un modo sensacionalista  y torticero, al presentarlo –lamenta Ricardo Puentes Melo– como un crimen “de la clase alta contra la clase pobre, un resultado de la dialéctica de la lucha de clases”. [Periodismo sin Fronteras]

La doble vara de medir del presidente Santos y el desenfoque de algunos medios de comunicación son un síntoma del relativismo moral que bifurca el juicio en conclusiones distintas, según quiénes cometan los crímenes. No es un mal que aqueje solo a Colombia. Es una rémora de las democracias occidentales. 

Aun así, en Colombia se está manifestando dramáticamente durante el llamado “proceso de paz”, al igual que ha ocurrido antes en España con los acuerdos con ETA. 

Una vez que una clase política y una sociedad ponen el listón de lo que es aceptable a la altura del terrorismo, la referencia parte en dos la mirada, y empieza a haber víctimas de primera y de segunda, criminales buenos y asesinos de clase, pederastas y pederastas. Una muestra de las consecuencias de esa moral de la impunidad la describe el director de cine Iñaki Arteta en esta entrevista con Javier Torres, de Actuall, sobre la invisibilidad de las víctimas de ETA en España.

Uno de los jefes de las FARC, Carlos Antonio Lozada, alias Julián Gallo, acaba de conceder una entrevista a Noticias Caracol sobre el acuerdo de paz con el Gobierno del señor Santos. Puedes ver la entrevista completa en este vídeo [14 minutos].  Su testimonio es escalofriante, por la claridad desacomplejada con la que explica las consecuencias de ese acuerdo. [Noticias Caracol, El Nodo]

El señor Lozada anuncia que la justicia especial para la paz, ese apaño de tribunales de sastrería para los terroristas, servirá también para procesar penalmente a periodistas, entidades de la sociedad civil, partidos políticos y a cualquiera que se haya opuesto al “proceso de paz”. Se les acusará de “atizar odios”.  Se perfila con claridad, así, cuál es “el objetivo de esa justicia: que nadie pueda oponerse a los dictados de esa banda”, señala Eduardo Mackenzie. [Periódico Debate]

De: Actuall.

-------------------------------------------