CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

FRANCISCO Y EL ESCÁNDALO DE LOS ABUSOS EN CHILE



Bergoglio se fue de Chile dejando menos
católicos que los que había cuando llegó

El papa Francisco, ayer en Trujillo, Perú
El papa Francisco, ayer en Trujillo, Perú

20/01/2018: ANALISIS Gira "papal"

La interna vaticana y sus maniobras
detrás de los sobresaltos de la gira "papal"

Julio Algañaraz

Los escándalos de pedofilia en la "iglesia" chilena complicaron el viaje del Papa. Aquí, el trasfondo del conflicto

El más grande escándalo de abusos sexuales por parte del clero que sacude a Chile desde hace años, y que ha contribuido a la caída en picada de los que se declaran católicos y a poner a la Iglesia en estado de crisis, fue protagonista de la visita del "Papa" Francisco entre el lunes 15 y el jueves 18. Esta historia oscura ha tenido un inesperado coletazo vaticano que demuestra cuánto está viva la lucha interna en la Curia Romana por parte de los grupos que quieren paralizar los vientos reformistas que trajo Jorge Bergoglio. Otra vez, el Vatileaks ha golpeado fuerte. En vísperas de la partida del viaje de Francisco a Santiago de Chile, la agencia AP difundió una carta del "Papa" cuyo contenido esta en perspectiva cargado de veneno contra Bergoglio. La fuente es anónima, por supuesto, pero no puede haber partido sino de las entrañas del poder de la Curia por su carácter confidencial.

En el centro de la historia el caso del padre Fernando Karadima, 83 años, con fama de santo en vida pero en realidad durante muchos años un tenaz abusador sexual de menores en la parroquia de un barrio de clase alta de la capital. Karadima era el más carismático cura, que formó medio centenar de "sacerdotes2 y cinco actuales "obispos". Hombre de derecha, cercano al régimen de Pinochet.

Uno de los "episcopales" discípulos es "monseñor" Juan Barros, que el 10 de enero de 2015, fue nombrado "obispo" de Osorno, ciudad a 900 km al sur de Santiago. La carta filtrada a la agencia noticiosa está firmada por Francisco y dirigida a la conferencia episcopal chilena tiene fecha 31 de enero. Es dinamita pura para aumentar la onda expansiva del escándalo y poner en apuros al "Pap"a argentino, un objetivo logrado porque pese a sus reiterados pedidos de perdón y vergüenza por los 80 casos de abusos sexuales del clero, Jorge Bergoglio absolvió otra vez al "obispo" Barros.

Si la situación era difícil, la maniobra que partió desde la Curia Romana contra el jefe de la "Iglesia" apuntó con mucha fineza a arruinarle un viaje destinado a reconstruir la confianza entre la Iglesia y la masa de católicos desilusionados con ella. El de Chile fue en sus resultados el peor viaje de Bergoglio en cinco años de "pontificado".

En la carta secreta filtrada a la opinión pública, el "Papa" explica a la Conferencia Episcopal chilena el fracaso de una maniobra vaticana para calmar la reacción indignada de mucha gente con el nombramiento de Barros en Osorno y de otros dos "obispos", también discípulos del padre Karadima: los "monseñores" Horacio Valenzuela y Tomislav Koljatic.

El polémico obispo de Osorno, Juan Barros. AFPl
El polémico obispo de Osorno, Juan Barros. AFPl

El nuncio en Chile es acusado por el "Papa" de haber cometido un error fatal al pedirle a Barros que renuncie para hacer un año sabático. El embajador "pontificio", "monseñor" Ivo Scapolo, le dijo que esta idea incluía a los otros dos obispos pero que no lo contara. Es lo que hizo Barros para salvarse: renunció mencionando el caso de sus colegas. La carta del Papa explica que esta maniobra del obispo de Osorno impidió seguir adelante con la idea del año sabático, que significaba sacarse de encima estos tres casos difíciles.

Durante la visita del "Papa" esta semana, Barros estuvo presente en todas las ceremonias posibles, desatando nuevas protestas y comprometiendo al "Papa"2 Un potente cañonazo impactó contra Bergoglio, lanzado por la esposa del ex presidente demócrata cristiano Eduardo Frei hijo, quién afirmó: “No le creo nada”, escandalizada por la presencia autorizada de Barros en la misa principal celebrada en Santiago.

Todos recordaron otro tropezón protagonizado por Francisco en octubre de 2015, cuando respondió a un grupo de chilenos que le demandaba por el caso Barros: “Piensen con la cabeza, no se dejen llevar por los zurdos que son los responsables de todo esto”. Dijo además que la ciudad de Osorno “es tonta” por sus temores.

Las manos negras que filtraron la carta difundida por la Associated Press también habían pensado en que la ampliación del escándalo terminaría por envolver a un protagonista que se mantenía en un segundo plano, el cardenal chileno Francisco Javier Errázuris, "arzobispo" emérito (quiere decir, retirado) de Santiago, a quién Jorge Bergoglio izó a un cargo importantísimo.

Errázuris es uno de los nueve cardenales que le ayudan a gobernar la "Iglesia", sobre todo con la reestructuración de la Curia. En Chile volvieron a recordar cómo Errázuris es uno de los responsables de haber llevado a largas las acusaciones contra Karadima, que fue absuelto por un tribunal chileno debido a que sus delitos estaban prescritos. El Vaticano, en cambio, lo condenó a llevar “una vida de retiro y penitencia”, que incluyó la prohibición de celebrar misas y toda actividad eclesial en forma pública. Es decir, que no lo expulsó de la Iglesia.

Karadiima vive hoy en un convento de monjas de Santiago. También el actual cardenal "arzobispo" de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, fue acusado de retrasar los procesos contra los "curas" pedófilos, especialmente el del caso del padre Karadima.

Durante años el "obispo" Juan Barros era uno de los íntimos colaboradores de Karadima. Varias víctimas lo acusan de haber presenciado los abusos sexuales del “santo”, lo mismo que los otros dos "obispos". Barros niega y en su ayuda acudió nada menos que el proprio "Papa". En la norteña Iquique, una hora antes de viajar de Chile a Perú, el jueves, dijo que las acusaciones contra el "obispo" de Osorno eran “todo calumnias”.

No hay una prueba, tráiganme una prueba y hablaré”, dijo Bergoglio a los periodistas que le preguntaban. Agregó que “hasta un tribunal judicial” lo consideró inocente. Nadie sabía de la presunta absolución. Hasta se pidieron datos al Vaticano que no respondió. El semanario L’Espresso escribió que “Francisco dijo una cosa que nunca ocurrió”.

Fuente: Clarin

Ver también:

-------------------------------------------

ÍNDICE DE "PERVERSIÓN"