CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

BERGOGLIO ENREDADO EN OTRO ENCUBRIMIENTO
Atila Sinke Guimarães


01 de julio de 2018 - Este es el compromiso de Bergoglio: habla en contra de los casos de pedofilia en la Iglesia, pero usa la hipocresía, la mentira y la complicidad para cubrirlos. A él no le importan ni Dios ni la sociedad. Es hora de que los fieles tomen conciencia de lo que realmente son los procedimientos "honestos, puros, misericordiosos y humildes" de este hipócrita que usurpa el título de Papa.


El 26 de mayo de 2018, el periodista Marco Tosatti de La Stampa en Turín, Italia, publicó un artículo en su página web Stilum Curiae informando la participación del "Papa" Francisco en el encubrimiento de un sacerdote pedófilo en Buenos Aires cuando era arzobispo de esa ciudad . El artículo actualizó algunos datos antiguos poco conocidos publicados por el blog español Publico . Poco después, sin embargo, el artículo de Tossatti fue eliminado de ese sitio, probablemente debido a la presión del Vaticano. No obstante, su artículo completo había sido transcrito por otro sitio web italiano: Acta Apostolicae Sedis . El lector puede encontrar una instantánea aquí; la segunda parte de la publicación es el artículo de Tossati. El blog brasileño Fratres in Unum hizo accesible la pieza en portugués, donde la encontré, con sus diversos enlaces en español e italiano. Agradezco al blog por este importante servicio público. Transfiero los datos al inglés y paso la información a mis lectores. 

La historia del caso y el encubrimiento 

En mayo de 2013, el Tribunal de Apelaciones de Quilmes, Buenos Aires, Argentina, confirmó una sentencia del Tribunal Municipal condenando a la Diócesis a pagar US $ 27,000 (115,600 ptas.) A una víctima de pedofilia para compensar sus daños psicológicos. tratamiento y el daño moral que sufrió. 

Poco después, en ese mismo mes de mayo de 2013, el blog español Publicodestacó el caso de un argentino de 15 años, Gabriel Ferrini, quien había sido abusado por el padre. Rubén Pardo en 2002. Inmediatamente después de haber sido violado sexualmente, el joven denunció el crimen a su madre, Beatriz. Fue al obispo de Quilmes, Luis Teodorico Stöckler. 

La Diócesis de Quilmes está subordinada a la Provincia de Buenos Aires, cuyo Arzobispo en ese momento no era otro que Jorge Bergoglio. El obispo Stöckler llamó al sacerdote para confrontarlo con la acusación. Pardo reconoció el abuso ante el Obispo 96 horas después de que el abuso tuvo lugar.

Como el obispo demoró en castigar al sacerdote, Beatriz Varela trató de comunicarse con el arzobispo Jorge Bergoglio. Sin embargo, se negó a recibirla y ordenó a sus guardaespaldas que evitaran que ella entrara en su residencia. Sintomáticamente, al mismo tiempo, el Arzobispo de Buenos Aires recibía al sacerdote pedófilo en una cómoda residencia bajo su jurisdicción. 

El abuso tuvo lugar el 15 de agosto de 2002. Beatriz Varela era trabajadora en una escuela diocesana de Quilmes. Ella le había preguntado al vicario de la parroquia local, el p. Rubén Pardo, para instruir a sus dos hijos en las verdades de la Iglesia Católica. El sacerdote fue a su casa y, después de dar algunas clases allí, le dijo a Beatriz que continuaría las instrucciones en la iglesia siempre que Gabriel pasara la noche allí. También le dijo a la madre que de esta manera el joven podía servir en la misa de la mañana temprano.

Con el consentimiento de su madre, el joven fue a la rectoría de la clase. Esa noche, Pardo invitó a Gabriel a dormir con él en su cama. El joven primero interpretó el gesto como una invitación paterna, hasta el momento en que el sacerdote lo violó sexualmente. Gabriel informó: "Sabía que me estaba violando pero no podía pensar en cómo evitarlo, porque estaba en estado de shock y tenía mucho miedo". 

Cuando el sacerdote terminó el abuso y se durmió, Gabriel se escabulló y corrió de regreso a su casa e informó lo que le había sucedido a su madre. Beatriz fue directamente al Obispo Luis Stöcker. Ella declaró: "Inicialmente, mostró consternación, pero, a medida que pasaba el tiempo, no tomó ninguna medida". En cambio, continuó, el Obispo "trató de minimizar el caso, diciendo que tenía que ser misericordioso con las personas que eligieron el celibato como una vocación porque tienen momentos de debilidad." 

Beatriz le dijo al Obispo que ella quería "la verdad, la justicia y la garantía de que algo así no le pasaría a nadie más". El Obispo entonces amenazó con cortar su empleo. "Trabajé para una escuela en la Diócesis", dijo, y explicó su difícil situación.

A continuación, Beatriz recurrió al Tribunal de la Iglesia, cuyo presidente "se negó a aceptar la denuncia". Quince días después, fue entrevistada por cuatro sacerdotes "que me sometieron a un interrogatorio humillante con preguntas lascivas y tendenciosas, como si yo fuera el único quién había inducido el abuso, cuando sabían con certeza que el abusador había admitido el hecho 96 horas después del episodio ante el obispo, que lo reprendió ". 

La madre de la víctima también fue a la Arquidiócesis, la residencia del Arzobispo Jorge Bergoglio. Él se negó a recibirla y envió a sus guardias de seguridad para expulsarla de la propiedad. Poco después, ella supo que el Padre. Rubén Pardo fue invitado a la Casa del Vicario en el barrio de Flores, dependiente directamente del Arzobispo de Buenos Aires. Ella observó: "Bergoglio estaba al tanto de esta situación porque nadie puede ser instalado en la Casa del Vicario sin la autorización del Arzobispo".

Audazmente acusó al "Papa" Francisco: "Este es el compromiso de Bergoglio: habla en contra de los casos de pedofilia en la Iglesia, pero usa la hipocresía, la mentira y la complicidad para cubrirlos. A él no le importan Dios y la sociedad ". 

Entonces, ella hizo una censura más general: "En la Iglesia todos saben y todos callan; por lo tanto, todos son cómplices". 

También mencionó otros casos que conocía: "Hubo sacerdotes que fueron transferidos a la Arquidiócesis de Córdoba después de que hice la denuncia. El viernes pasado una madre desolada me llamó porque su hija de 4 años había sido violada por esos dos sacerdotes, que todavía trabajan en la escuela. ... Otros niños todavía están en riesgo". La madre de la niña maltratada no quería ir a la imprenta, pero sí inició una demanda contra los sacerdotes. 

Con respecto al veredicto final del Tribunal de Apelaciones y el Tribunal de Quilmes, ella también tenía recuerdos amargos: "Cuando el sacerdote que abusó de mi hijo murió [de SIDA en 2005], el proceso desapareció durante dos años. Cuando la demanda cayó en riesgo de expirar [por el estatuto de limitaciones], mi hijo intentó suicidarse. Tuvo que ser internado durante un mes y medio en una clínica psiquiátrica. Ninguna cantidad de dinero puede compensar lo que hemos sufrido". 

El hijo, Gabriel Ferrini, también tuvo una opinión sobre la sentencia: "El veredicto estableció un precedente judicial y puede ayudar a otras víctimas para que no les resulte tan difícil encuentra una solución

"Es necesario actuar porque mucha gente teme o se avergüenza de denunciar y pelear con alguien vestido de clérigo". 

Este es el caso que salió a la luz a fines de mayo, cuando Marco Tossati destacó la sentencia del Tribunal de Apelaciones de Quilmes al declarar a la Diócesis de Quilmes culpable de abuso de pedófilos. 

Este caso resurgió en el momento en que el "Papa" Bergoglio estaba siendo asediado por la indignación pública por su nominación y encubrimiento para el Obispo Barros en la Diócesis de Osorno, Chile. Entonces, siguiendo su viejo patrón de acción, Bergoglio aparentemente envió a sus "guardias de seguridad" para amenazar al periodista italiano que intentaba hacer públicos estos datos. 

Hace años en Buenos Aires usó el mismo sistema de brazo fuerte contra Beatriz Varela; ahora en Roma, parece estar usando un procedimiento idéntico con Marco Tossati. Permítanme ayudar a exponer este argumento, si existe. No me gustan los "guardias de seguridad" utilizados para este propósito. Me recuerdan los métodos de All Capone. Además, creo que es hora de que los católicos tomemos conciencia de lo que realmente son los procedimientos "honestos, puros, misericordiosos y humildes" de nuestro "Santo Padre".

Temas relacionados de interés

De: Tradition in Action

--------------------------------------------

ÍNDICE DE "PERVERSIÓN"