CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

JUAN PABLO II VISITA AL
SUPREMO PATRIARCA DE LOS
BUDISTAS TAILANDESES


10 de mayo de 1984
Con el Patriarca Budista Vasana,

La Humillación del Papado

Con el Patriarca Budista Vasana

   "El venerable anciano de 87 años, con su hábito monástico color azafrán. se hallaba arrodillado en la postura de meditación llamada "de la iluminación», fiel imagen del Buda de oro que tenía a su espalda. La figura inmóvil de quien ha aprendido desde la niñez la técnica de la meditación budista, que consiste en negar cualquier sentimiento, incluso los del propio yo, no se ha movido. Tampoco ha manifestado la más mínima sonrisa al ver entrar a su "colega" vestido de blanco. El clamor, el entusiasmo y la conmoción espiritual que el Pontífice romano suscita en todo el mundo no pudo afectar ese "nirvana", esa paz ultraterrena.

   Juan Pablo II penetró en ese templo real rutilante de luces y tuvo que quitarse los zapatos. Mientras el supremo patriarca parecía no dignarse dedicarle ni una sonrisa, el Pontífice romano hizo una inclinación al bonzo (y al Buda que estaba detrás) para ir a sentarse en una silla colocada delante de él, sobre una plataforma mucho más baja que la de la máxima autoridad budista."

   La dignidad de un cargo es algo muy diferente de la persona que lo ocupa. Un rey, un presidente de la República pueden humillarse a sí mismos, pero no les es lícito humillar la dignidad del propio cargo. Con mayor razón no le es lícito al ¿Papa? humillar su dignidad de Vicario de Cristo, porque ella se basa en la Persona misma de Cristo a la cual representa. 

Non prevalerunt

WOIJTYLA - JUAN PABLO II

La Sede estuvo y está vacante