CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿EMBRIAGUEZ RESPETABLE?
Patricio Shaw


   «Estará borracho, pero no por eso deja de ser mi padre».Así justifican algunos católicos desorientados su adhesión a los recientes jefes vaticanos. Como el mal hijo de Noé se burló de su embriaguez involuntaria y sus buenos hijos la disimularon, así un buen católico debería disimular la conducta desordenada de los recientes jefes vaticanos y permanecerles leal y no exponer sus vergüenzas. Pero la «embriaguez» de los recientes jefes vaticanos no es meramente personal, accidental y pasajera: es gubernamental, fundamental, y permanente, y efectúa el envenenamiento de los intelectos y la muerte de las almas. Proteger y respetar ese alcoholismo crea problemas de conciencia. Además, los sujetos de ese alcoholismo están privados de la paternidad espiritual con que se pretende justificar esa discreción disimuladora.

I. Los nuevos jefes vaticanos carecen ciertamente de lo que los constituiría en Padres de los católicos.

   La paternidad biológica es irreversible; pero no puede decírselo mismo de la paternidad espiritual ni de una potestad administrativa dada por Dios, pues se fundan en un parentesco espiritual y en una transmisión y protección de vida espiritual que puede faltar y hasta puede constatarse categóricamente que falta. Esto puede comprenderse del otro lado de la relación. Un hombre que tiene la Fe Católica por mucho que peque es hijo de la Iglesia, aunque precario, malo o muerto. Pero un hombre que no tiene la Fe Católica, no puede ser hijo de la Iglesia de ninguna manera. ¡Menos todavía puede ser Cabeza de la Iglesia y Padre de los creyentes!

   El Doctor Angélico nos señala en su tratado sobre el Decálogo anota que los apóstoles y los maestros de Fe son verdaderos padres y dadores de vida en sentido espiritual, y se apoya en dos pasajes escriturísticos:

   yo soy el que os he engendrado en Jesucristo por medio del Evangelio. [1]

   Alabemos a los varones ilustres, a nuestros mayores, a quienes debemos el ser. [2]

   La razón de ser del Orden Sagrado es que la Iglesia tenga multiplicación y gobierno. [3] Del Orden Sagrado dependen por lo pronto los importantísimos sacramentos de la Eucaristía y la Confesión; también la preservación y propagación ordenada, ordinaria, e idónea, de la Doctrina Católica, y todo lo mucho que de ella depende en lo político, cultural, y familiar. Pero en la cumbre del Orden Sagrado está el Papa. Por ende el Papa concentra, al menos de manera funcional, pero no por cierto superflua, toda la paternidad espiritual del sacerdocio. Un Papa es nada menos que un personaje público en quien Cristo encabeza todo lo que ocurre visiblemente en su Iglesia: jerarquía, legislación, magisterio.

   Si un hombre niega y ataca la Fe Católica y la Iglesia Católica en su propia constitución, ¿cómo podría tener el encargo divino de hacer de «Padre de los católicos»? ¿A quién o a qué da la vida? ¿A quién o a qué mantiene?

   El padre espiritual y doctrinario de los católicos en la tierra jamás puede malearse en su encargo divino de sostener la constitución visible y la Fe invisible de toda la Iglesia, ni puede jamás transmitir a sus hijos vida mala, y menos aún muerte, ni sostener su disgregación.

   El Papa coincide nada menos que con Dios en paternidad espiritual sobre la Iglesia. Por lo que respecta a la vida de la Iglesia, tratándose de la invisible, Dios es su Padre en sí mismo, y tratándose de la visible, Dios es su Padre en el Papa.

   Por ende, cada jefe vaticano que fomente el anticatolicismo, no es un mal padre, sino un padre falso de los católicos, y el padre de una familia anticatólica.

II. Los nuevos jefes vaticanos son diabólicos y enemigos de la Iglesia.

   El profeta Daniel[4] predijo que el diablo, en figura de macho cabrío, quitaría el sacrificio perenne y abatiría el lugar de su santificación. Esto fue cumplido por P6, JP1, JP2 y ahora B16.

   Los católicos nunca pueden ser hijos de un macho cabrío ni del diablo. Lo son los judíos malos: «Vosotros tenéis por padre al diablo, y así queréis satisfacer los deseos de vuestro padre». [5]

   Mal seríamos seguidores de Cristo y de la Iglesia si tuviéramos por padre propio a un jefe vaticano ecumenista, independientemente de que queramos o no satisfacer sus deseos. Porque ellos quitan el sacrificio perenne y abaten el lugar de la santificación, y así, pues, ejecutan obras extremadamente diabólicas contra la vida de los católicos y hasta contra su existencia como tales.

   El Padre eclesiástico dado por Dios a los católicos no puede impedir y menos destruir la transmisión principal de vida a los católicos, que es la Doctrina y la Misa.

   La cuestión papal se comprende mejor a partir de la esencia de la Iglesia y a partir de la función hacia la Iglesia, en la Iglesia y sobre la Iglesia que Dios dio a un Papa.

III. Bajo los nuevos jefes vaticanos las almas se ven en dificultades para hacerse católicas o seguir siéndolo

   San Juan dice [6] que la cabeza invisible de la Iglesia dio poder de llegar a ser hijos de Dios a todos los que creen en su nombre.

   Pero nadie puede creer en el nombre de Jesús sino a partir de la Iglesia, a través de la Iglesia, y adentro de la Iglesia.

   Por un lado, la Cabeza invisible de la Iglesia dio a una determinada persona un poder que corresponde a aquel universal y condicional. En efecto, Cristo dio al Papa el poder de apacentar su Iglesia, y no cualquier medida de ese poder, sino su plenitud, como lo enseñan los concilios florentino y vaticano primero y único. Si un jefe de estado vaticano emplea, y por lo tanto tiene, un poder contrario a ese, su poder de apacentar la Iglesia no puede ser pleno y estaría al menos recortado. Pero el poder de un Papa de apacentar la Iglesia no puede ser menos que pleno, puesto que un tal poder no puede tener otra medida que la que Cristo le adjuntó para la firmeza de la Iglesia. Faltando el poder de apacentar la Iglesia en cuanto pleno, falta en absoluto, y falta así un Papa o Santo Padre.

   Quien cree en Jesús —no de cualquier modo, sino como Dios lo ha requerido, es decir, según Su Iglesia— recibe el poder de llegar a ser hijo de Dios. ¿Cómo podría esto ocurrir bajo un jefe de estado vaticano que, al contrario de transmitir los medios visibles de la vida divina, los destruye, y obstruye al máximo la vida visible de la Iglesia que sigue a Dios?

>   No, es tan imposible que sean nuestros padres, como lo es que Dios pueda engendrar o fundamentar maldad, falsedad, y extravío.

SOBRE EL PONTIFICADO

LOS "PAPAS" DEL CONCILIO

La Sede estuvo y está vacante

________________________________________________