CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

QUEMAN NIÑOS ABORTADOS PARA
CALENTAR HOSPITALES INGLESES


Al menos diez centros
han reconocido la práctica

QUEMAN NIÑOS ABORTADOS PARA CALENTAR HOSPITALES INGLESES

La lógica perversa es despersonalizar a la víctima: son un conjunto de células, es vida, pero no humana... Además, la práctica era habitual en hospitales "ecológicos". ¡¡La diosa Naturaleza exigiendo el sacrificio de seres humanos!! Demoníaco.


La escalofriante noticia la ha revelado este lunes el programa “Dispatches” del canal británico Channel 4, que conduce Amanda Holden: los cuerpos de miles de bebés fallecidos en el útero o abortados están siendo usados como residuo clínico e incinerados para alimentar las instalaciones de calefacción de varios hospitales ingleses. Se estima que la cifra de cuerpos empleados para ese fin alcanza los quince mil entre 2012 y 2013. Se trata de bebés de hasta trece y catorce semanas de gestación. El ministro de Sanidad, Dr. Daniel Poulter, ha declarado que es una práctica “totalmente inaceptable”. - ¡¡Un escándalo!!

Diez clínicas han reconocido que incineran los cuerpos de los bebés abortados junto a otras basuras. Otros dos centros sanitarios añaden explicaciones: utilizan los cadáveres en plantas de reciclaje para generar calefacción. La denuncia alcanza a un total de 27 centros sanitarios. Se trata concretamente de lo que en Gran Bretaña se conoce como NHS trusts: centros que trabajan para el National Health Service (NHS) en diferentes aspectos de la atención sanitaria y que, por consiguiente, pertenecen al sector público. De ahí que el escándalo tenga consecuencias políticas imprevisibles.

El macabro hallazgo de “Dispatches” surgió cuando el programa de Amanda Holden estaba realizando una investigación sobre niños perdidos en las primeras semanas de embarazo. Al preguntar por el destino de los cadáveres, surgió la constatación de que los NHS trusts tratan a las familias sin la menor compasión y “ni siquiera se les pregunta qué quieren que se haga con los restos mortales de sus hijos”. A partir de ahí la pregunta acerca de qué se hacía con los cadáveres venía sola. El resto fue tirar del hilo. Para más detalles, el programa facilita los nombres de los centros clínicos y el número de bebés incinerados como residuos o usados como calefacción.

En Gran Bretaña existe una instancia oficial, la Autoridad de Tejidos Humanos, que teóricamente se encarga de proporcionar a cualquier resto humano un final digno. El Ministerio asegura que la gran mayoría de los hospitales británicos cumplen a rajatabla las prescripciones de esta Autoridad. Lo llamativo es que, al parecer, nadie se había preocupado por dar un final digno a los bebés procedentes de abortos.

El Reino Unido se rige por una ley de aborto que data de 1967 –revisada en 1990- y autoriza la interrupción del embarazo hasta las 24 semanas de gestación; sólo se excede ese plazo si hay riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer. En la práctica, es una legislación de aborto libre. De entre todos los territorios del Reino, sólo Irlanda del Norte mantiene una legislación pro vida. El número anual de abortos en Gran Bretaña ronda los 200.000. Entre 1968 y 2009, la cifra de niños abortados supera los dos millones, según declaración del propio gobierno británico en el Parlamento. 

Fuente: La Gaceta

Para más información:

Lea la información original publicada en el Telegraph (en inglés) (Últimamente es imposible acceder a esta dirección)

ÍNDICE DE NUEVO ORDEN MUNDIAL