CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

REPORTAJE AL RECTOR DE LA
UNIVERSIDAD "CATÓLICA" DE CÓROBA


Este individuo, que se dice "cura católico", evidentemente no es ni lo uno ni lo otro. Ya desparramó su veneno en la Universidad y ahora va a desparramarlo en una parroquia de la secta conciliar.


El periodista Mariano Saravia especialista en “Derechos Humanos”, entre otras cosas, le realizó un reportaje (publicado entre el 12 y 23-08-2013) al jesuita Rafael Velasco, rector de la Universidad Católica de Córdoba.

Las afirmaciones de Velasco en esta entrevista, son totalmente contrarias al más básico catecismo, por lo tanto, podemos afirmar que este hombre no es católico, y que desgraciadamente está al frente de una Universidad –supuestamente- católica.

REPORTAJE AL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD "CATÓLICA" DE CÓROBA

Primera parte:

Estoy por la comunión para
gays y el sacerdocio femenino
”.


Rafael Velasco es varias cosas, pero principalmente es uno de esos pocos curas que se animan a sacarse el cassette y a decir algunas cosas. Sobre todo desde un puesto tan importante como el rectorado de la Universidad Católica de Córdoba (UCC). 

En una entrevista exclusiva con Veintitrés se despachó con definiciones contundentes y jugadas: “Hay reformas importantísimas que hacer en la Iglesia, por ejemplo que los divorciados puedan ser admitidos en la comunión; por ejemplo que si un homosexual vive establemente con su pareja pueda comulgar... Decimos que no debe haber diferencias entre el hombre y la mujer, decimos que la mujer es importante, pero la excluimos del ministerio del sacerdocio. Eso tiene que cambiar”. 

La entrevista fue acordada para hablar de dos cuestiones principales: su alejamiento del rectorado y el reciente viaje del Papa Francisco a Brasil. 

-Sorprendió tu decisión de dejar el rectorado de la universidad. 

-Sorprendió pero yo lo había hablado a fines del año pasado con nuestro provincial y acá en la universidad ya lo había dicho en marzo. Creo que lo que más sorprendió fue que dijera que me quiero ir a trabajar en una parroquia. 

-¿Las parroquias no son diocesanas, o sea que dependen de los obispados? 

-Si, pero nosotros los jesuitas en Argentina tenemos algunas parroquias, acá en Córdoba por ejemplo tenemos la Sagrada Familia, en Buchardo y Deheza, en barrio Pueyrredón. Yo he pedido ir a una parroquia de algún barrio pobre de otra provincia. 

-¿Siempre tuviste esa vocación pastoral? 

-Si, es lo que siempre me ha gustado más. Lo que pasa es que hasta ahora me han mandado a lugares de gestión en instituciones educativas, pero siempre he hecho al mismo tiempo estas tareas pastorales. Cuando vine a Córdoba los primeros años iba con los voluntarios de la universidad al norte de la provincia, la zona de Agua de las Piedras, Ongamira. Cuando no pude más por los tiempos y las tareas de la gestión; luego empecé a ir a Villa Anelelli, y voy hace mucho, todos los sábados desde la mañana hasta la tardecita. Vamos un grupo grande de la universidad, hacemos apoyo escolar, catequesis, los abogados dan asesoramiento gratis a la gente en los problemas que pueden tener, temas de tenencia de tierras, etc. Eso es lo que me gusta, me gusta ser cura, me gusta trabajar con los pobres. Me gusta ser jesuita, eso es ser jesuita, porque los jesuitas decimos que trabajamos por el servicio de la fe inseparablemente unida a la promoción de la justicia. Yo intento vivirlo desde la academia, pero también de la inserción en la realidad. 

-El Papa Francisco es un pastor como vos a diferencia de Benedicto que es un intelectual, y se mete más en la cuestión terrenal. Ha marcado que la corrupción, los lobbys, la pedofilia, entre otros, son los grandes problemas de la Iglesia. ¿Creés que en la Iglesia de Argentina, en la Iglesia de Córdoba, existen estos mismos problemas? 

-Si, yo creo que sí. Bueno, la corrupción está más clara en El Vaticano. La curia romana es una corte, la última corte medieval activa y viva en pleno siglo XXI. Eso tiene que desaparecer. Cuando Francisco no fue al concierto y dijo que no era un príncipe renacentista empezó a avisar que va contra eso, y contra la oscuridad que genera eso. Aquí en Argentina y en Córdoba también lo que tiene que pasar es que se transparente todo mucho más, porque hay un secretismo que no corresponde. Por ejemplo, cuando se va a nombrar un obispo, debería ser más público y participar más la comunidad. ¿Vos sabés cómo se nombra un obispo, tus lectores saben cómo se nombra un obispo? No, porque es secreto, porque viene el nuncio apostólico, pide informes secretos, todo muy oscuro y restringido. 

-¿Pero vos estás pidiendo democratizar la Iglesia? 

-No, no digo democratizar al punto de que la gente vote, pero por lo menos que opine, que tenga una mayor participación. Que se la escuche. A mí me tocó hace unos años responder un pedido de informes del nuncio preguntándome sobre una persona que iban a promover para obispo. Y me resaltaban que era muy secreto y que tenía que guardar y devolver la hoja que me mandaban. Yo le respondí al nuncio diciéndole que le preguntaran a la gente de la parroquia a ver qué opinan del postulante, ya que lo conocen mejor que nadie, a ver qué tal es como párroco. No me preguntaron nunca más (risas). 

-Pero la Iglesia es una monarquía absoluta donde gobierna el Papa… 

-Yo lo que pido es que se cumpla con una mayor colegialidad en la Iglesia, que era lo que planteaba el Concilio Vaticano II. Que no gobierne sólo el Papa. Que sea el Papa y los obispos. Que las conferencias episcopales no tengan que estar pidiendo permiso a Roma. Y el propio Francisco ha sufrido esto. Porque cuando se sacó el documento de Aparecida en 2007 con el pensamiento de los obispos sudamericanos, El Vaticano no permitió que se publicara. El documento fue a Roma y le sacaron partes, sobre todo partes referidas a las comunidades eclesiales de base. Los obispos habían reflexionado, habían orado, habían discutido, se habían puesto de acuerdo y luego ese documento fue a Roma y le cortaron partes. Eso es una falta de respeto. Es como si los obispos de Latinoamérica fueran unos discapacitados que les tienen que decir qué hacer. 

-¿Y creés realmente que Francisco quiere y puede terminar con ese gobierno absolutista tan retrógrado? 

-Viendo algunos de los signos, creo que Francisco va en esa dirección. Él siempre se ha nombrado como el obispo de Roma, no como hasta ahora que se ha considerado al Papa como un súper obispo que está por encima de los otros obispos. El Papa en realidad es el obispo de Roma, que es el primado y tiene poder de intervenir en las controversias y de guiar a la Iglesia universal. Pero es un obispo más. Por ejemplo el obispo de Córdoba o los obispos argentinos reunidos en la Conferencia Episcopal deberían tener una voz propia que reflejara la realidad de acá, y no seguir siendo sólo un altavoz de lo que dicen en Roma. 

-Y para poder cambiar esto, ¿Francisco tiene o está armando una fuerza de choque como para enfrentar a la curia romana? 

-La curia romana sabe bien cómo resistir a los cambios, han pasado papas y papas y no han logrado doblegar a la curia romana. Lo que sé es que está armando un grupo de ocho cardenales, que le van a ayudar a reformar la curia. Uno por Estados Unidos, uno por Latinoamérica, uno por Europa, uno por Asia, uno por África, uno por Australia, uno de la propia curia y el secretario que es el guatemalteco Rodríguez Maradiaga. Se están reuniendo y en octubre van a anunciar cómo se va a hacer la reestrucutración y el cambio del gobierno central de la Iglesia. Si esto se hace bien va a ser una buena cosa. Estos ocho estuvieron con él en la Jornada Mundial de la Juventud, fue otro gesto muy bueno. 

-Hasta ahora son muchos gestos pero pocas concreciones. ¿No ves el peligro de que se pase de la esperanza a la desilusión? 

-Sí, veo ese peligro. Coincido en que hay una necesidad de pasar de los gestos a los hechos. Creo que la Iglesia tiene una agenda muy importante que está pendiente, sobre todo consigo misma. Gustavo Gutiérrez (el fundador de la Teología de la Liberación) dice que la Iglesia tiene que ser signo del Reino de Dios en la historia. Y el signo tiene que ser comprensible, no tiene que ser tan opaco que la gente no lo entienda. Entonces si la Iglesia quiere ser signo de que Dios se acerca a todos, lo primero que tiene que hacer es no ser excluyente. Hay reformas importantísimas que hacer, por ejemplo que los divorciados puedan ser admitidos en la comunión; por ejemplo que si un homosexual vive establemente con su pareja pueda comulgar. Esos serían signos más comprensibles. Decimos que no debe haber diferencias entre el hombre y la mujer, decimos que la mujer es importante, pero la excluimos del ministerio del sacerdocio

-Francisco dijo que eso de las mujeres sacerdotisas es imposible, que está absolutamente cerrado. 

-Si, porque Juan Pablo II lo cerró de manera definitiva 

-¿Pero podría venir un Papa y abrir este tema? 

-Y, si, lo podría abrir. No hay nada que no pueda abrir un Papa. Un Papa o un Concilio. 

-Bueno, si Francisco quiere verdaderamente lío en la Iglesia, ¿convocar a un concilio no sería la mejor forma de hacer un verdadero lío? 

-Sí, claro, porque además de esa forma abrís la voz dentro de la Iglesia y generás una discusión grande en temas importantes. La magnitud de las transformaciones que estamos necesitando dentro de la Iglesia, sobre todo en temas culturales, algunos podría hacerlos el Papa y para otros muchos sería bárbaro un concilio. 

-Mencionaste lo de los homosexuales. El otro día el Papa dijo que no es quién para juzgarlos. Ahora bien, si no los juzga, no los condena, y si no los condena, ¿no debería hacer algo para que dejen de sufrir discriminación? Dentro y fuera de la Iglesia. 

-Sí, si uno sigue esa línea lógica, sí. Habría que seguir hasta el final. En cuanto a la cuestión del matrimonio igualitario él tuvo una actuación activa en contra durante el año 2010. Uno podría decir que bueno, es una posición política y siempre está la discusión de si la Iglesia se debe meter o no. Ahora bien, hacia adentro de la Iglesia, si el Papa es el líder espiritual, y me dice que no los juzgamos y por ende no los condenamos, bueno, habría que preguntarle qué rol van a tener de ahora en más los gays dentro de la comunidad eclesial. ¿Qué tenemos para decirles a los homosexuales, sólo que no los juzgamos y no los condenamos, pero que tienen que ser célibes y que no pueden vivir su amor y su sexualidad en toda la vida? Yo creo que no, no es lo mejor que tenemos para decirles. Yo creo que si sacamos conclusiones lógicas, a una persona que es homosexual y vive en las mismas normas de amor y fidelidad que les pedimos a los heterosexuales, deberíamos rehabilitarlo totalmente para los sacramentos, empezando por la comunión

-El Papa dice que le duele que un cura tenga un auto cero kilómetro. Está bárbaro, pero nadie le da bolilla. ¿No se podría hacer algo para obligar a que le hagan un poco de caso? 

-Y, dictar un decreto ley, que tenga peso. Hay que ver qué hace. Pero para que no haya curas que no respeten los votos de pobreza y castidad, también se tiene que encarar un proceso a largo plazo, porque deberemos cambiar enormemente la forma de selección de los obispos, para que los obispos también cambien la forma de selección de los curas. Esto es muy largo, lo tiene que iniciar un Papa pero lo tiene que continuar el siguiente. Por ejemplo, algo bueno de Francisco fue que juntó a los nuncios y les dijo que dejen de elegir candidatos a obispos a los que quieren ser obispos. Que elijan a pastores que no están detrás de la carrera eclesiástica y de los cargos. Pero hay que ver cómo se aplica esto. O sea, que lo haya dicho está bárbaro, hay que ser cómo esto se concreta después, que cuando le lleven una terna al Vaticano, rechacen realmente a los ambiciosos y si tienen que mandar otra terna que lo hagan. 

-Lo que pasa es que para garantizar una política de cambio a largo plazo, tendrá que apurarse un poco, porque la elección del nuevo papa dependerá también de los cardenales que designe Francisco. 

-Si, es cierto. 

-Y no tiene mucho tiempo, porque Francisco es grande. 

-Si, es un hombre grande, no va a tener un papado de 20 años. Pero bueno, hay que ver, yo quiero ver ahora en octubre a ver qué hace y si se anima a reformar la curia romana. Por ahora es bueno que haya generado un colchón de popularidad que le da también una autoridad moral muy grande en el mundo y en la Iglesia misma. 

-Cuando él piden que recen por él porque tiene límites y es pecador, ¿abre una puerta a discutir la infalibilidad? 

-Yo creo que ni los papas saben cómo sacarse de encima el dogma de la infalibilidad. Esto surge en un momento histórico muy particular en la segunda mitad del siglo XIX, cuando la Iglesia se siente amenazada por la ciencia y también por los Estados en la cuestión política. Entonces la Iglesia dice: “Bueno, pero nosotros tenemos la verdad espiritual” y desde ahí surge la posibilidad de que el Papa diga qué es verdadero y qué no lo es. De todos modos, esto es sólo para cuestiones de fe. Igualmente yo creo que debería ser la Iglesia y no el Papa quien tuviera esta potestad. Se debería democratizar la infalibilidad en temas de fe. Sería bueno discutirlo, pero no creo que Francisco lo vaya a discutir. 

-Vos sos jesuita. ¿Cómo toman los jesuitas a este Papa? Digo por lo de la ruptura del cuarto voto. 

-Depende qué jesuita sea. Nosotros tenemos un cuarto voto especial, que es de obediencia al Papa acerca de las misiones. Como consecuencia directa de este cuarto voto, los jesuitas tenemos que rechazar los cargos eclesiásticos. Porque justamente lo que San Ignacio de Loyola, nuestro fundador, quería era evitar el carrerismo, que un cura esté trabajando con el objetivo de ocupar tal o cual cargo. Se opuso terminantemente a que cualquier jesuita fuera obispo, cardenal y menos que menos Papa. Es un mandato claro dentro de la Compañía de Jesús. Entonces, el que acepta es porque quiere. 

-¿Entonces técnicamente el Papa Francisco no es más jesuita? 

-Y, de hecho los que rompen con el cuarto voto siguen siendo porque no se los expulsa, pero ya no deben obediencia al Provincial ni al General, así que pasan a ser autónomos. Podrá tener una pertenencia afectiva, como dice Francisco que tiene, pero no está en obediencia a los superiores legítimos de la orden.

Segunda Parte:

 “Adhiero a la Teología de la Liberación”

La semana pasada presentamos la primera parte de una larga entrevista con Rafael Velasco, el cura jesuita que a fin de año deja el rectorado de la Universidad Católica de Córdoba. En aquella primera parte, decía cosas tan importantes como que la Iglesia tiene que reivindicar y rehabilitar totalmente a divorciados y homosexuales, o como que las mujeres deberían acceder igual que los hombres al ministerio del sacerdocio

En esta segunda parte, abordamos cuestiones más políticas y Velasco no duda en admitir: “Adhiero a la Teología de la Liberación, a ese modo de pensar la fe, desde la realidad, leyendo la Palabra de Dios desde los pobres”. 

También habló de la “teología peronista” del Papa Francisco. En cuanto al año electoral que vivimos, Velasco evitó hablar de partidos pero fue muy claro: “Veo grandes virtudes en este momento histórico porque creo que tiene que ver con el avance de las grandes mayorías”. Y por si hacía falta más claridad: “Estoy con el compromiso social, con la consecución de derechos para los más desfavorecidos, con la vigencia de los Derechos Humanos. No votaría a alguien que no vaya por ese lado”. 

-Usted deja el rectorado de la Universidad Católica de Córdoba. Luego del cambio que produjo, ¿se mantendrá esa nueva impronta? 

-Sí, porque lo que hemos logrado es que esos cambios se incorporen como un perfil institucionalizado, más allá del perfil mío. Por ejemplo, los proyectos de proyección social y los programas sociales, tienen una resolución rectoral, el Consejo Académico lo ha discutido y aprobado, hay una secretaría que se encarga de eso y hay un presupuesto para eso. Es decir que eso no está librado al humor de cada año, sino que eso ya está y seguirá. 

-Es un cambio grande porque recuerdo que hace unos años la universidad le dio el Doctorado Honoris Causa a Estela de Carlotto y se armó un lío bárbaro. Ahora se lo dieron a Gustavo Gutiérrez (fundador de la Teología de la Liberación) y no pasó nada. 

-(Risas). Es cierto, ahora estaban todos contentos. Bueno, sí, ha habido un proceso de cambio en la comunidad universitaria que me tocó liderarlo a mí pero hay un montón de gente que acompañó. Ahora ya todo eso trasciende a que esté o no esté yo. 

-¿Ha tocado fondo la Iglesia y de ahora en adelante tendrá que resurgir? 

-Creo que puede descender todavía más en fieles y en vocaciones. No es que la Iglesia se esté quedando sin fieles, sino que los fieles se van quedando sin Iglesia. Fieles hay, pero se van a otros lados. Por ejemplo nosotros los jesuitas estamos en un proceso de unificación. Brasil era cinco provincias, ahora va a ser una sola, España era cuatro provincias y ahora será una sola. Hay menos jesuitas porque hay menos vocaciones, hoy somos unos 16 mil en el mundo y calculamos que vamos a bajar hasta 14 mil y ahí se va a estabilizar. Pero llegamos a ser 36 mil jesuitas a mitad de la década de los ’60 con el Concilio Vaticano Segundo. 

-¿Éste es un problema de los jesuitas o de toda la Iglesia? 

-En general de toda la Iglesia. En los grupos de derecha las vocaciones crecen más, pero luego tienen muchas.

-¿Por ejemplo? 

-El Verbo Encarnado, los lefebvristas. 

-Benedicto XVI rehabilitó a los lefebvristas… 

-Intentó traerlos de nuevo. Lo que hizo fue levantarles la excomunión a los cuatro obispos ordenados por monseñor Lefebvre. Luego hubo negociaciones para ver si formaban una prelatura. La Iglesia cedió mucho pero ellos no cedieron. 

-Acá en Córdoba están los hermanos Espina… 

-Esos se llaman sedevacantistas, declaran que la sede del Papa está vacante desde Pio XII está vacante. Que desde el Concilio Vaticano II todos los papas son unos impostores. Estos sedevacantistas creo que incluso están a la derecha de los lefebvristas. 

-En la Iglesia, siempre hay algo más a la derecha… 

-Si (risas). Siempre hay algo más, uno se puede sorprender muchísimo. 

-Volviendo al Papa Francisco. En su reciente viaje a Brasil, les pidió a los jóvenes, a los viejos y a los pobres que no se dejen excluir. Me suena un poco injusto, casi como responsabilizándolos de la exclusión que sufren. 

-Si, no lo había pensado así, pero es cierto. Quizá lo dice dentro de la Iglesia, pero también ahí sería bueno que se lo dijera a los obispos, que escuchen a los jóvenes, que abran más el juego. En la sociedad es lo mismo, el problema no es de los pobres, el problema es de los que los excluyen, los que los dejan sin posibilidades de vivienda, de acceso a la tierra, a la educación, a la justicia. A ellos hay que hablarles y decirles claramente que son injustos. 

-La Iglesia debería hablar menos de los pobres y empezar a hablar de los ricos para explicar por qué hay pobres… 

- Helder Cámara (obispo brasileño de la Teología de la Liberación) decía: “Si yo ayudo a los pobres la gente dice que soy un santo, pero si quiero explicar por qué hay pobres dicen que yo soy un comunista”. Si, totalmente, hay que hablar de las causas de la pobreza, la exclusión y la inequidad, con argumentos fundados y serios. 

-Ahí uno se mete inevitablemente en la política. Pero en la Iglesia todo el tiempo se hace política, y los únicos castigados son los Ernesto Cardenal o los Fernando Lugo… 

-Si, cuando te dicen que estás politizado es porque sos de izquierda, porque la derecha nunca está politizada. Ellos te acusan de que estás ideologizado, como si no hubiera ideología del otro lado. La Teología de la Liberación plantea que la teología se basa en valores concretos y nunca abstractos y que la salvación, en un contexto de opresión en Latinoamérica, deberá inevitablemente entenderse desde la liberación, una liberación política, social y económica de los pueblos en Latinoamérica. Y a partir de esa liberación vendrá la liberación religiosa. Entonces no hay neutralidad, no hay ninguna posibilidad de neutralidad. Cuando yo digo esto, me dicen que estoy ideologizado. Ahora bien, en una situación de enfrentamiento entre un poderoso y un débil, si no tomo partido, ya estoy tomando partido, siempre a favor del poderoso. Entonces no hay ninguna posibilidad de neutralidad. El engaño teológico en gran parte de la Iglesia es creer que es posible la apoliticidad. Por ejemplo, yo puedo ser crítico de ciertas realizaciones políticas, pero tengo una orientación política. Eso de que la Iglesia debe ser apolítica es una gran mentira. 

-¿Y cuál es su orientación política en este año electoral? 

-Bueno, no quiero hablar de partidos, pero sí te puedo decir que estoy con el compromiso social, con la consecución de derechos para los más desfavorecidos, con la vigencia de los Derechos Humanos. No votaría a alguien que no vaya por ese lado. Veo grandes virtudes en este momento histórico porque creo que tiene que ver con el avance de las grandes mayorías. Lo que critico es que falta una agenda importante, pero eso es responsabilidad tanto del gobierno como de la oposición. Concretamente habría que discutir qué vamos a hacer con la educación y con la cultura del trabajo en los próximos 10 años. Son dos temas fundamentales y no están en la agenda de nadie, eclipsados por las discusiones coyunturales. Yo miro con mucha esperanza estos procesos de cambio en algunos países de Latinoamérica, pero también con mucha crítica por esto de no ir más allá de la coyuntura. 

-¿Le parece que no hay una oposición seria en Argentina? 

-Extraño partidos políticos con mayor firmeza, tenemos un sistema político muy endeble. Tenemos un oficialismo muy bien estructurado y después, una fragmentación de fuerzas que lamentablemente se van detrás de nombres y no de ideas, sin ninguna solidez. Esto no le hace bien a la política y hoy no veo posibilidad real de alternancia en el poder. 

-¿Y en la Iglesia argentina, hay posibilidad de cambio real? 

-Ojalá. Primero habrá que ver si hay cambios reales en la Iglesia mundial. Y luego que esa renovación llegue también a la Iglesia argentina. 

-Que pase este crudo invierno, como dice Leonardo Boff. ¿No? 

-Si, ojalá. 

-En algún momento tuvimos obispos como De Nevares, Novak… 

-Sí, y también Hesayne, Sueldo, Devoto, Ponce de León, Angelelli, etc. Lo que pasa es que son muchos años entre Juan Pablo II y Benedicto XVI. Muchos años en que en el nombramiento de obispos se privilegió a personas que interpretaban lo que decía Roma sin salirse del libreto. Si se empieza a nombrar otro tipo de obispos habrá también un cambio en la Iglesia argentina, con obispos que tengan un peso particular, una voz propia, una autoridad distinta. Pero eso implicará un cambio a largo plazo. Por ahora vemos gestos positivos de Francisco. Hay chicos que me dicen: “Si este Papa sigue así, voy a volver a la Iglesia”. 

-Ya pasaron cuatro meses desde que asumió Francisco. Los gestos están muy bien. Pero la esperanza sin concreciones se puede llegar a convertir en desilusión. 

-Ojalá, ojalá siga con estos signos y transforme los signos en concreciones. 

-Por ejemplo, como decíamos antes, cuando Benedicto quiso rehabilitar a los lefebvristas, directamente lo hizo. Ahora por ejemplo, Leonardo Boff se pasó tirándole centros a Francisco 

-Y no cabeceó ninguno. 

-Boff viene diciendo que Francisco es la esperanza, es la primavera después del invierno, etcétera, etcétera, ¿no hubiera sido una buena ocasión su estadía en Brasil para recibirlo? 

-Sí, eso hubiera sido un hecho concreto, es verdad. 

-Por ejemplo, en la misma semana, usted le dio el doctorado Honoris Causa a Gustavo Gutiérrez. 

-Si, es cierto. Yo creo que como se ha dado esta explosión de la imagen de Francisco, mucha gente proyecta lo que desea en él, y hay que ver quién es realmente Francisco. Hay que ser cauto. Cuando yo veo toda esta efervescencia tomo un poco de distancia y prefiero ser cauto. A pesar de que veo con esperanza las cosas que está haciendo y espero cambios concretos, no hay que perder de vista que Bergoglio nunca vio con simpatía la Teología de la Liberación. Esa es la verdad. Cuando lo eligieron en marzo lo primero que todos pensamos fue que era latinoamericano, y argentino. Pero no eligieron a Gustavo Gutiérrez para Papa. Ahora como Papa puede llegar a tener una mirada un poquito más amplia, tiene la posibilidad de rehabilitar a algunos teóricos, pero tampoco proyectemos en él lo que queremos nosotros. 

-Así como la Teología de la Liberación tiene un componente marxista, ¿se podría decir que el Papa Francisco tiene una teología peronista? 

-(Risas). Si, puede ser. Dentro de la Teología de la Liberación hay un grupo que es la Teología de la Cultura (Juan Carlos Scannone, Lucio Gera, entre otros), que toma cosas del peronismo. Tal vez Bergoglio pueda haber sido más afín a ese grupo, pero lo que es claro es que la teología de Bergoglio no es la teología latinoamericana como la conocemos nosotros, ni tampoco la teología europea. Él va a las villas, tiene un contacto directo con el pueblo lo cual es muy saludable, pero no es revolucionario, de ningún modo. 

-No es revolucionario ni afuera ni adentro de la Iglesia 

-No lo es. Por ejemplo, la Teología de la Liberación tiene dos niveles de crítica. Por un lado critica el estado de opresión de la sociedad, pero también critica la participación de la propia Iglesia en ese proceso de opresión de la sociedad. En Francisco puede llegar a haber cierta crítica con los autores de la opresión de las grandes mayorías pero tal vez carece de la necesaria autocrítica de la participación de la Iglesia en este proceso de opresión. La Iglesia ha estado siempre comprometida con este sistema y muchas veces ha bendecido a los que excluían. Entonces tenemos que hacer una autocrítica de cuál fue y cuál debe ser nuestro lugar en todo esto. La Teología de la Liberación tira piedras y por eso no es simpática. Pero no tira piedras para hacer naufragar a la Iglesia, sino para reformarla. Tenemos que revisar nuestra historia para cambiar. 

-Pero el propio Francisco tiene contradicciones 

-Si, es cierto. Creo que con el tiempo, cuando se disipe un poco la espuma, veremos quién es Francisco. Por ejemplo qué quiere decir con lo de una Iglesia pobre para los pobres, porque esa frase puede querer decir muchas cosas distintas. Se puede hablar de empoderar a los pobres para encarar movimientos de liberación y que la Iglesia acompañe, pero se puede hablar también desde un lugar más pastoral entre comillas, con una mirada más religiosa asistencial y no tanto de transformación de la sociedad. 

-Esa no es la Doctrina Social de la Iglesia 

-No tanto. Si uno mira bien la Doctrina Social de la Iglesia, habla de fortalecer las instituciones intermedias como sindicatos y ONGs, que tienen que ser los actores de la transformación de la sociedad y la Iglesia no debe hacer lo que pueden hacer esas instituciones, sino acompañarlas en la transformación. Creo que hay una mala lectura de la Doctrina Social de la Iglesia como que es meramente asistencialista. Lo que se dice es que la Iglesia tiene que fomentar que los cristianos se metan en esas instituciones para intentar transformar la sociedad. 

-No sé si va a coincidir, pero creo que Sudamérica está inmersa en procesos de transformación de la sociedad como ningún lugar del mundo, sobre todo Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador 

-Si. 

-Y sin embargo ese documento de Aparecida de 2007, del cual Bergoglio fue su principal impulsor, le pega duramente a estos gobiernos progresistas. 

-Si, llamándolos neopopulistas 

-Si, autoritarios, etc. 

-Si, es cierto. Hay reparos en los obispos frente a gobiernos que se presentan como movimientos populares y que los obispos los perciben como con cierto autoritarismo. Esa es la mirada de muchos obispos latinoamericanos. Por eso digo que hay que dejar que se disipe la espuma para que uno no proyecte indebidamente sus deseos en la figura de Francisco. Tenemos que ser cautos y realistas y contener el optimismo. 

-Lo último. Durante toda la entrevista estuvo presente el tema de la Teología de la Liberación. ¿Usted se podría inscribir dentro de esa corriente teológica? 

-La verdad es que no me atrevo a considerarme un teólogo. Y menos de la Liberación. Me parecería muy pretensioso ser presentado así como un teólogo de la liberación. Lo que sí puedo afirmar es que adhiero a ese modo de pensar la fe, desde la realidad, leyendo la Palabra de Dios desde los pobres.

Fuente: Stat Veritas

NOTICIAS DE 2013