CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SORPRESA PARA MÉDICOS ABORTISTAS


Ekaterina Batina pasea a su bebé recién nacido
Ekaterina Batina pasea a su bebé recién nacido

Una joven rusa que sufría una grave enfermedad, por lo que toda su vida se había visto 'condenada' a una silla de ruedas, empezó a caminar luego de dar a luz a su hijo.


Ekaterina Batina, una joven rusa de 21 años que sufría una parálisis cerebral, y su esposo Evguéni, que también padece una grave enfermedad, se conocieron en un centro para personas con discapacidad. La pareja inició una relación y, con el tiempo, Ekaterina se quedó embarazada.

"Toda mi vida me he movido en una silla de ruedas, desde la infancia las manos y piernas no me obedecían, pero me sentí muy feliz cuando me enteré de que iba a tener un bebé", ha relatado la joven a los medios rusos en declaraciones recogidas por Russia Today. "Era un bebé muy deseado, y yo como cualquier otra mujer, deseaba mucho ser madre. Lo único que me preocupaba era cómo mi enfermedad afectaría al niño", ha añadido.

Sin embargo, en su primera visita al ginecólogo los doctores le advirtieron de los posibles riesgos durante el parto. "La ginecóloga me dijo que era necesario interrumpir el embarazo por mi bien y por el del bebé", ha relatado la joven.

"La doctora me explicó que su postura se debía a un alto riesgo de patologías. Me dijeron que incluso si el parto era exitoso, no podría cuidar del bebé debido a la grave parálisis que sufría. Que no podría sostenerlo en mis manos, no podría cambiarle la ropa y bañarlo", ha indicado Batina.

Pero la joven decidió seguir adelante con el embarazo y acudió a otro centro de atención prenatal, donde Ekaterina dejó claro que no iba a abortar. "Ella entendía que la gestación de su bebé iba a ser mucho más difícil que para una mujer sana. Ella realmente luchó por ser madre, a pesar de su enfermedad", ha comentado la ginecóloga que la atendió durante su embarazo.

Después de nueve meses, Ekaterina dio a luz a un niño completamente sano, al que han llamado Vanya. Sorprendentemente, tras el parto la joven madre comenzó a caminar. "A veces tras el parto ocurre lo contrario. Debido a que la pelvis se distiende, a las mujeres se les hace difícil andar", han explicado los médicos que atendieron el parto.

"En la medicina también se conocen casos, cuando personas que han estado atadas a una cama después de un fuerte estremecimiento emocional empezaron a caminar", han concluido.

Fuente: RT

NOTICIAS DE 2013