CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿PODEMOS IR A MISA
UNA CUM EN APRIETOS?

Mons. Donald Sanborn


En formato PDF, pulse AQUÍ

Muchos católicos han llegado a comprender que es pecado la participación activa en una misa que es una cum, es decir, en la que está colocado en el canon el nombre del “papa” modernista u “obispo”.

El Padre Cekada escribió el artículo definitivo sobre el tema hace unos años, exponiendo todos los puntos teológicos por los que tal acto es contrario al primer mandamiento.

En última instancia, todo se resume en el principio de ofrecer falso culto a Dios. Para que sea católica una misa, y por ende aceptable a Dios como verdadero culto, debe ofrecerla in persona Ecclesiæ (en la persona de la Iglesia) el sacerdote que la oficia. Esto significa que su acto de ofrecer la misa debe estar en unión con la Iglesia Católica, que es el Cuerpo Místico de Cristo, del cual Cristo es la Cabeza.

Por lo tanto, las misas, por válidas que sean, ofrecidas fuera de la Iglesia, es decir, por los sacerdotes que no están en comunión con la Iglesia Católica Romana, constituyen falso culto. Por esta razón, no somos libres de asistir a las misas de los ortodoxos griegos, no a causa de falta de validez, sino debido a la falta de unión con el Cuerpo Místico, la Iglesia Católica Romana.

Los sedevacantistas sostienen que los “papas” del Vaticano II no son verdaderos papas católicos, debido a que (1) tienen la intención de imponer una nueva religión a la Iglesia Católica Romana; (2) son herejes públicos. Como resultado, son incapaces de actuar en el nombre de Cristo, Cabeza de la Iglesia Católica, y sobre todo no son capaces de ofrecer a Dios un sacrificio aceptable en nombre de Cristo y como representantes sacerdotales de la Iglesia Católica Romana.

Así, pues, son intrínsecamente incapaces de ofrecer la misa en la persona de la Iglesia, por esto: por el hecho mismo de ser falsos papas. De hecho, nadie sería más incapaz de representar a Cristo, Cabeza de la Iglesia que alguien que es una falsa cabeza de la Iglesia. Porque un verdadero Papa es el principio de la unidad de toda la Iglesia Católica. Por lo tanto un falso papa es el principio de que sus súbditos estén separados de la Iglesia Católica Romana y de Cristo como Cabeza de la Iglesia. Adherir a un falso papa, pues, es estar separado de Cristo. Por consiguiente, la misa de un sacerdote que está en unión con un falso papa es una misa que está separada de la unidad de la Iglesia Católica Romana y de Cristo Cabeza de la Iglesia y Sumo Sacerdote, y el Oferente Principal de cada misa.

Así que todo el mundo está de acuerdo en que debemos permanecer lejos de estas misas. ¿Pero qué pasa si estamos en un aprieto? ¿Qué pasa si no hay en nuestra vecindad ninguna misa “libre de Francisco”? ¿Podemos ir a la misa una cum por excepción, ya que estamos necesitados de los sacramentos?

La respuesta es no. La razón es obvia: lo que estropea la misa una cum es algo intrínseco, a saber, el hecho de que la misa se ofrece en unión con un falso papa, lo que torna la misa inaceptable a Dios por las razones expuestas anteriormente.

Cuando cualquier acto es intrínsecamente malo, está prohibido siempre. No admite excepciones. De hecho, tendríamos que aceptar la muerte antes de cometer el acto. Un ejemplo es un aborto.

Cuando algo está mal simplemente por las circunstancias, empero, se admite una excepción por una razón proporcional. Un ejemplo sería lavar el propio auto en domingo. Aunque lavar el propio auto es un acto perfectamente bueno, si tuviera lugar en domingo, cuando está prohibido el trabajo servil innecesario, sería pecaminoso. Si en cambio hay una razón proporcionada para lavarlo en domingo, entonces la ley admite excepción.

Los que permiten una excepción en el caso de la participación activa en la misa una cum están diciendo implícitamente que la misa una cum es mala no intrínsecamente, sino sólo por las circunstancias. Entonces la misa una cum misa es en sí misma intrínsecamente buena. Sabemos, sin embargo, que no es intrínsecamente buena, sino intrínsecamente mala.

En efecto, si la misa una cum es intrínsecamente buena, pero mala sólo por las circunstancias, entonces debemos concluir que Francisco es el verdadero Papa, y de ahí debemos concluir que la Nueva misa, el Vaticano II, y todas sus reformas se ajustan con la fe católica. Porque los verdaderos papas no pueden enseñar doctrinas falsas y prescribir leyes malas para la Iglesia universal. Debemos entonces concluir naturalmente que cualquier misa dicha sin su autorización sería una misa ofrecida fuera de la Iglesia. (Por lo tanto las misas de la FSSPX y Ex-FSSPX serían misas ofrecidas fuera de la Iglesia)

Por otra parte, ¿qué circunstancia tornaría la misa una cum mala? ¿La hora del día? ¿El lugar? Obviamente no hay circunstancia que la torne mala.

En resumen, la misa una cum es intrínsecamente acertada o intrínsecamente desacertada. Si es intrínsecamente acertada, entonces debemos atender únicamente las Misas autorizadas por “el Papa Francisco”. Debemos, pues, evitar la misa de la FSSPX y la misa de la “Resistencia” de la FSSPX, porque no están autorizadas. Si la misa una cum es intrínsecamente mala, debemos evitarla, e incluso aceptar cualquier inconveniente, cualquier privación de sacramentos, hasta la muerte misma, antes de consentir a participar activamente en ella. Por tanto, debemos evitar la misa de la FSSPX y la misa de la “Resistencia” de la FSSPX, porque están en unión con un falso papa.

De manera que, como quiera que se lo mire, hay que evitar la misa de la FSSPX y la misa de la “Resistencia” de la FSSPX.

Fuente: CAN WE GO TO THE UNA CUM MASS IN A PINCH?

Ver también:

LA SANTA MISA