CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CONSIDERACIONES SOBRE LA MASONERÍA ¿LA MASONERÍA DE HOY, ES LA MISMA DE 1810?
Coronel Valentín Andrade


Algo sobre el papel de la Masonería
en el destino de las naciones

Estimado amigo:

   Ayer he leído su última quedándome conteste con sus opiniones de cabo a rabo. Y comprendo su indignación. Lo que pasa en el mundo es así de sencillo, y lo que habría que adicionar es sólo parafernalia para hermosear su horrible contexto. Poca es la gente que cree que esto es así imaginándose un mundo sumamente complicado. Nosotros por formación sabemos que solamente lo sencillo promete éxito.

   Dicho esto, que me sirve de proemio, no sabría concluir hoy por hoy, cuál es el papel de la Masonería en el destino de las naciones. Solamente sabemos de ella algunas cosas. Por ejemplo, que no es la misma que operaba hasta 1917, casualmente el año en que la Masonería Especulativa o Científica cumplía los 200 años de su creación y de que el Pastor Protestante Andersen dictase su primera Constitución. En otras palabras, caro fratello: festejaron el bicentenario cambiando para adecuarse a los nuevos tiempos y circunstancias. ¿Acaso un ejemplo? No sé. Pero a algunos no les vendría mal esto de aprovechar un bicentenario para cambiar. Más en su contenido, que en su continente, y no para mal de nadie sino para el bien de todos, comenzando por el de la Patria.

   Sin embargo esta idea, de extrema sencillez, no es comprendida por la masa de los que han estudiado el tema y dicen saberlo con aire doctoral. Asegurar que la Masonería de hoy es la misma de 1810 es una barrabasada digna de un energúmeno: que déstos haylos. Es como suponer que en la guerra moderna se podría hacer una carga de caballería con el Regimiento de Granaderos a Caballo. Durarían cinco minutos, incluido el tiempo para recoger los cadáveres. Y a eso vamos. Don Ricardo Rojas (y no nosotros, tenidos de pulguientos), dice en El Santo de la Espada que la Logia Lautaro (en rigor L.A.U.T.A.R. – O, que se lee Lautaro), tenía dos elementos para sus trabajos: el esotérico, dado en la Logia, y el exotérico dado en el Regimiento de Granaderos, cuyo uniforme y hasta el último botón serían emblemas de la Masonería. Yo me he roto la testa buscándolos sin encontrarlos. Pero como don Ricardo fue Hermano Grado 33° y lo dice, es porque lo averiguó o se lo dijeron, y no me atrevo a contradecirlo, por aquello de zapatero a tus zapatos, que no soy tan leído ni escribido.

   Y el Regimiento de Granaderos a Caballo tiene sus méritos. Seamos justos. Ha sido la custodia de todos los Presidentes a los que terminó traicionando. ¡¿Cómo?! Sí. A algunos (caso Isabel Perón) los entregó atados con alambre, como chanchos para la feria. En este sentido se puede decir que el Regimiento de Granaderos es un Traidor Serial.

   Como usted puede apreciar, mio degno amico e parente amichevole, estas cosas estaban adecuadas a su tiempo. Hoy, todas ellas, están completamente superadas. ¿Entonces la Masonería ha cambiado? Como dice mi amigo el Tuerto Sánchez cuando se enoja: “¡Jamás de los jamasejes!” Siendo esta parte la que no se entiende. Decía Deschamps, que fue Gran Maestre, que todas las masonerías son iguales y sus Grandes Objetivos los mismos e inalterables, siendo sólo sus formas las diferentes. De manera que citando un masón del 1850 uno dice lo que otro asegura pero en el 2005, y una Logia de 1810 difiere de otra de la actual calle Cangallo al 1200 en que el Gran Maestre y los Venerables de la secta usan teléfonos celulares y tienen calefacción y aire acondicionado según convenga. A no engañarse pues.

   Pero no sólo cambiaron los procedimientos sino también los objetivos intermedios. Por ejemplo la Masonería desde 1717 y hasta finales del Siglo XVIII, tenía por objetivos los municipios o parroquias, y a lo sumo lo regional o comarcano. Así desembarcó en la Europa Continental. Consolidados estos objetivos y a partir de la auto denominada Revolución Francesa (o si alguien prefiere de la Americana, hija putativa del Reverendo Penn, que le dio el nombre a Pennsylvania), es que la Masonería se interesa por el gobierno de las naciones. De esta manera se fue deglutiendo de a una y, a cada una, la usó para sus fines inconfesables.

   Siempre he dicho, después de estudiar la secta con detenimiento por más de 10 años, que la Masonería fue un invento inglés para destruir a España. Porque en ningún lugar de la Tierra prendió la Masonería como lo hizo en España y aquélla no ha tenido una víctima más ilustre que ésta: perdió su imperio, sufrió una guerra devastadora, más de media docena de guerras civiles terribles y su corolario 1936 – 1939, quedando al frente de los españoles otro masón, Francisco Franco. ¿Arrepentido? No sé. A España la destruyeron los masones españoles. ¿Y de dónde salió la Musa inspiradora para la invasión inglesa a Buenos Aires de 1806 y 1807? ¡Por favor no nos engañemos más! En el impulso tanático no les alcanzó España: siguieron en América y exportaron masones de a centenares.

   De esta forma la Masonería irreligiosa, mercantilista, perversa y usurera, fue un invento “for export”. Como fue el Liberalismo: el único lugar donde no se aplica es en Incalaperra; es de exportación. Jamás la Masonería inglesa accionó contra la Corona, y al Liberalismo lo aplican cuando les conviene. ¿Acaso Lord Keynes (un fabiano) fue un liberal a lo Adam Smith como lo es el temulento Lavagna o el sinarca Martínez de Hoz?

   Terminada la guerra, Keynes (primero Lord y después Premio Nobel) lo mandó a llamar al doctor Schtat (masón) que había sido Ministro de Economía del IIIer Reich Alemán. A éste lo habían sentado en el banquillo de Nüremberg para ahorcarlo. Enterado de esto Keynes les gritó: “¡No maten la gallina de los huevos de oro!” Y fue así como el doctor Schtat salvó su cuello. ¡Oh, casualidad, fue el único que no fue ahorcado ni puesto en prisión como el Solitario de Spandau! Pero, ¿por qué? Porque Schtat había entregado la economía alemana después de seis años de guerra sin inflación y sin deuda externa ni interna. Entonces los ingleses, con su nación devastada, querían esa receta. ¿Luego, quien salvó a Incalaperra fue la teoría económica del NacionalSocialismo? Escuetamente, sí. Y también salvó a los EE. UU. que al frente tenía a un hebrero: Truman (en la tapa de la Revista Life aparece en 1946 con todos los atributos de la Masonería). ¡Qué ironía Santo Cielo!

   En síntesis: para salvar a su patria los ingleses y los yanquis no dudaron un segundo en aplicar las recetas económicas del Führer, su enemigo feroz. A esto no lo dice nadie. Como no dicen que Schtat ejerció su profesión, tranquilamente, en Berlín hasta su muerte. Jamás fue molestado, porque era el jagüel donde todos iban a abrevar. Y los judíos iracundos que andaban persiguiendo nazis, ¿a dónde estaban? ¡Toda una mentira!

   ¿Y por qué no se aplican las teorías NacionalSocialistas a las naciones? Porque éste parte de las teorías de Feder (si queréis os las mando)  que anula completamente el interés y la usura. Más aún: dice cómo hacerlo. En la Alemania del IIIer Reich el cobro de interés tenía pena de muerte. De 1933 a 1939 Alemania pasó a ser primera potencia mundial. En 1934 la Comunidad Judía Internacional le declaró la guerra a Alemania. Esto tampoco se dice.

   Pero sobre esto de los nazis hay un hecho cómico. Ahí se está por estrenar la onceava película que vincula a Perón con los nazis. Se les ha olvidado que por expresas directivas de Truman, el general Eisenhower (hijo y nieto de alemanes) importó a los EE. UU. a Werner von Braun, 290 ingenieros de Penemünde y más de 2500 técnicos, obreros y operarios que habían trabajado en las bombas voladoras. Von Braun nacido en 1912 perteneció a las juventudes hitlerianas, fue condecorado por el Partido NacionalSocialista y tenía la Cruz de Hierro; las dos cosas entregadas por Hitler en persona (está el documental). Muchos de sus colegas ingenieros también. Pero Truman y Eisenhower son hombres de la Democracia y Perón es un nazi. El hizo la prosperidad de Argentina 1946 – 1955 vendiendo el oro nazi. ¡Oh!

   De lo que tenemos certeza es que desde 1943 a 1955 (época del terror nazi en Argentina) ingresaron al país 451.642 judíos, kozares todos ellos, es decir ashkenazim. Y a esto lo dice el censo que levantó la Jewis International y jamás fue desmentido. Entonces, ¿Perón fue nazi o fue sionista? Si por cantidad fuere, resulta más sionista que nazi, ¿o no?

   En 1918 se fundó en EE. UU. el Council of Foreing Relations (el CFR). Un año después en Incalaperra, el viejo British Institute of International Affairs (BIIA) pasó a llamarse, de la mano del Rey Jorge V (primero de los Windsor), Royal Institute of International Affairs (RIIA). En su acta fundacional datada en París figura a la cabeza: Arnold Toynbee (sobrino del historiador), John Maynard Keynes (ya citado), T.E. Lawrence (el Lauwrence de Arabia) y Bertrand Russell (después amigo personal y protector del medio judío Che Guevara). A los premios figuran: los marxistas Anatole France, León Blum,, Bernard Baruch, el polaco Ignacio Pederowsky (presidente de la “recreada” República de Polonia –que se quedó con el Danzig alemán- y autor de su desaparición del mapa), Tomás Masaryk y Eduard Benes (futuros presidentes de la flamante República de Checoslovaquia –que se quedó con los Sudetes alemanes), y el Patriarca Sionista Chaim Weizmann (el que declaró la guerra al IIIer Reich y luego fue primer presidente del Estado de Israel –tomado de los palestinos-).

   El CFR y el RIIA (reemplazante del Foreinf Office, donde está metida la Reina Isabel II), hoy son las máximas expresiones de la Masonería Internacional. Los municipios, las regiones, el gobierno de los estados, las alianzas continentales ya no les interesan más. Eso es viejo, está superado. Interesa el Mundo. Haber si me entiende: el Planeta Tierra. Y a eso le llaman Globalización, que es el presente y lo que se viene.

   ¿Y la vieja Masonería? ¡Ah, no, ella no se toca! Es una reliquia. La joya del satanismo. Ella como los Rótary Club y los Club de Leones son fuentes de reclutamiento esparcidos por toda la tierra para captar hombres presuntuosos y engreídos que ahora llaman cerebros. Pero parece que estos dos son pocos y aquí, en Argentina, se creó además el CARI y una filial de la Americas Society con glorias argentinas como: Amalia Lacroze de Fortabat (Grado 33° en el Rito Mishraim, junto con Mirtha Legrand, “Chiche” Duhalde y Cristina Fernández), el General Alcides López Aufranc (el que hizo retirar los crucifijos del Colegio Militar, casado con una hija de Jacobo Peuser), Mariano Grondona (autor del Comunicado 150 de Campo de Mayo), Roberto Alemann (Ministro de Economía del Proceso), Nicanor Costa Méndez (Ministro de Defensa de Onganía, del Proceso y de Malvinas), varios jerarcas militares de la Logia Madre General San Martín (con sede en el Colegio Militar de donde es oriundo el General Balza), funcionarios del gobierno del Proceso y un nutrido pelotón de radicales que después fueron gobierno durante el alfonsinato.

   Ammirevole o meraviglioso fratello d’arme: esto es todo cuanto tengo que deciros sobre vuestra carta. Muy buena y que se repita.

                                                       Valentín
                                                     Il Clandestino

LA MASONERÍA

 

_____________________________________________________

[1] Robert Ambelain fue un Gran Maestro Masón especialista en temas esotéricos e historia de las religiones. Conocido en los círculos herméticos como "El Doctor Aurífero". Una de sus principales obras es El secreto masónico.