CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

"MISERICORDIANDO" EL PECADO DE JUDAS:
GRAVEDAD E INTERPRETACIONES


Me duele cuando leo aquel pasaje del Evangelio,
cuando Judas arrepentido va a los sacerdotes

<

Francisco una vez más demuestra sus preferencias, llamando al traidor de Jesús “pobre hombre arrepentido”. Aquel que cometió el crimen más infame de la Historia es objeto de la compasión del "Sumo Pontífice"… Esperamos que no se aplique el “dime con quien andas y te diré quién eres”.

Por increíble que parezca lo peor de Judas no era su traición, sino su malicia en rechazar la divina misericordia. Él había sido un testigo ocular de la infinita misericordia del Redentor. Había presenciado todo lo que Jesús perdonó a María Magdalena y cuanto la amaba. Había escuchado las palabras del Divino Maestro cuando decía: “Os digo que habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse” (Lc 15, 7). Si en el momento de “reconocer su crimen” su arrepentimiento hubiera sido verdadero, no habría dudado un momento en dar esta alegría a Nuestro Señor. Si lo amaba, hubiera querido reparar su ofensa humillándose y dejándose ser objeto de la misericordia que tantas veces viera derramada sobre otros. Sin embargo, ya acostumbrado a tener un corazón cerrado al Señor, cedió a la tentación de ultrajar a Jesús una última vez de la forma más violenta… desesperarse, no creer que el perdón podía llegar tan lejos.

¿Porque iban a tener compasión, los fariseos, de Judas? Ellos estaban felices con el negocio realizado. ¿Qué tienen ellos y su apego a las costumbres judaicas que ver en el tema de la desesperación de Judas? La pregunta más bien sería, por que Judas fue hasta ellos para demonstrar su arrepentimiento, si el ofendido era Cristo y no esos fariseos enquistados en el mal que eran sus cómplices en el crimen.

San Pedro, también era culpable de un pecado gravísimo. Pero… que diferencia entre el arrepentimiento de un y de otro, si es que el de Judas se puede llamar así. Uno mira al Redentor y se abre a su misericordia llorando amargamente, pero sinceramente contrito. El otro huye del único que le puede dar la salvación. ¿Quién es el verdadero “hombre arrepentido”? Casi diríamos que León XIII se refiere a las palabras de Francisco al advertir que: “en estos últimos meses […] no se han avergonzado de intentar arrancar de su eterna infamia a aquel hombre que es reo del crimen y de la perfidia muy aborrecible por su suprema monstruosidad, la mayor de que haya memoria entre los hombres, al traidor de Cristo” (Encíclica Iucunda sempre expectatione, n. 16, 8 de septiembre de 1894)

Para mejor entender las palabras de Francisco, presta atención a la doctrina sobre la traición de Judas que la Iglesia nos ha dejado en sus 2000 años de Historia.

"MISERICORDIANDO" EL PECADO DE JUDAS: GRAVEDAD E INTERPRETACIONES

El corazón cerrado a la verdad de Dios está apegado solo a la verdad de la ley, es más, más que a la ley, a la letra, y no encuentra otra salida que la mentira, el falso testimonio y la muerte. Jesús ya les había echado en cara esa actitud, porque sus padres habían matado a los profetas y ellos, ahora, construyen monumentos a aquellos profetas. La respuesta de los doctores de la ley es cínica más que hipócrita: “Si hubiésemos vivido en el tiempo de nuestros padres no habríamos hecho lo mismo”. Y así se lavan las manos y se juzgan puros ante sí mismos. Pero su corazón está cerrado a la Palabra de Dios, está cerrado a la verdad, está cerrado al mensajero de Dios que trae la profecía para sacar adelante al pueblo de Dios. Me duele cuando leo aquel pequeño pasaje del evangelio de Mateo (27, 3-7), cuando Judas arrepentido va a los sacerdotes y les dice: He pecado entregando sangre inocente, y quiere devolverles las monedas… y lo hace. ¡Qué nos importa a nosotros! —le contestan—; ¡allá tú! Un corazón cerrado ante este pobre hombre arrepentido que no sabía qué hacer. ¡Allá tú! Y fue a ahorcarse. ¿Y qué hacen ellos cuando Judas va a colgarse? ¿Hablan y dicen: pobre hombre? ¡No! Lo primero las monedas: Estas monedas son precio de sangre, no pueden entrar en el templo… la regla tal, tal, tal, tal… ¡Los doctores de la letra!
No les importa la vida de una persona, no les importa el arrepentimiento de Judas: el Evangelio dice que volvió arrepentido (Mt 27, 3). Solo les importa su sistema de leyes y tantas palabras y tantas cosas que han construido. Esa es la dureza de su corazón, la estupidez del corazón de esa gente que, como no podían resistir la verdad de Esteban, van a buscar testigos falsos para juzgarlo. (Homilía en Santa Marta, 11 de abril de 2016)

Enseñanzas del Magisterio

Tabla de contenido

I – Judas, el traidor
II –
 ¿Arrepentimiento o desesperación? La diferencia entre Judas y San Pedro
III  ¿Judas es digno de compasión? Los 2000 años de enseñanza de la Iglesia hablan en sentido negativo

I – Judas, el traidor


San Juan Crisóstomo 
- En Judas no había esperanza de enmienda
Cristo lavó los pies al traidor, sacrílego y ladrón, y esto al tiempo mismo de la traición; y cuando no había esperanza alguna de enmienda, lo hizo partícipe de su mesa. (San Juan Crisóstomo. Comentarios del Evangelio de San Juan, Homilía LXXI)

San Efrén de Nisibe
- Judas desdeñó la caridad y se adentró en las tinieblas.
¡Oh! ¡De cuantas grandezas, de cuanta felicidad nos privamos, cuando nos falta caridad! Judas la desdeñó, y se retiró de la compañía de los apóstoles. Abandonando a la Luz Verdadera, su Maestro, y odiando a sus hermanos paso a paso se adentró en las tinieblas. Es debido a esto que Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, dice “…el puesto que Judas desertó para irse a su propio puesto” (Hch 1, 25). Y así mismo, Juan el Divino: “Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos” (1 Jn 2, 11). (San Efrén de Nisibe. Sermón V sobre Mt 11, 29)

Pío XII
- Judas con ánimo impío, infiel y obstinado entregó a Jesús
Pero particularmente se conmovió de amor y de temor su Corazón, cuando ante la hora ya tan inminente de los crudelísimos padecimientos y ante la natural repugnancia a los dolores y a la muerte, […] vibró luego con invicto amor y con amargura suma, cuando, aceptando el beso del traidor, le dirigió aquellas palabras que suenan a última invitación de su Corazón misericordiosísimo al amigo que, con ánimo impío, infiel y obstinado, se disponía a entregarlo en manos de sus verdugos: “Amigo, ¿a qué has venido aquí? ¿Con un beso entregas al Hijo del hombre? (Lc 22, 48). (Pío XII. Encíclica Haurietis aquas, n. 19, 15 de mayo de 1956)

San Juan Crisóstomo
- Por su nefanda traición, Judas perdió su puesto y dignidad
Mas, no solamente se dejaba sentir, algunas veces así su presencia, sino que algunas veces era visto en su forma. Examinando con cuidado los hechos, observamos que el Salvador, después de la resurrección fue visto once veces por los apóstoles, y luego fue elevado a su Padre. Y esto ¿por qué? Porque tenía once discípulos, una vez que Judas había sido expulsado del Colegio Apostólico, y a causa de su nefanda traición había perdido su puesto y dignidad. Por esto, pues, se aparece once veces a sus discípulos. Y no a todos a la vez, sino de varios modos: unas veces a éstos y otras a otros. Como cuando se apareció a los discípulos, pero estando ausente Tomás, y luego estando ya presente. (San Juan Crisóstomo. Homilía I sobre la Ascensión del Señor)

II – ¿Arrepentimiento o desesperación? La diferencia entre Judas y San Pedro


Catecismo Mayor de San Pío X
-San Pedro amargó el Corazón de Jesús, pero lloró su pecado toda la vida

San Juan Crisóstomo
- San Pedro lloraba no por el castigo sino porque había negado a quien tanto quería
Disuelta la junta de los jueces, fue entregado Jesús a los sayones, que durante aquella noche le injuriaron y ultrajaron con bárbaros tratamientos. En esta misma dolorosa noche, Pedro amargó también el Corazón de Jesús negándole tres veces. Pero mirado por Jesús, volvió en sí y lloró su pecado toda la vida. (Catecismo Mayor de San Pío X, n. 108)

León I Magno
- El pérfido Judas llegó hasta la horca, Pedro a lágrimas purificadoras
El pérfido Judas, embriagado con ese veneno [la avaricia], en su sed de ganancia llegó hasta la horca. Y fue tan insensatamente impío, que llegó a vender por treinta monedas a su Señor y a su Maestro. Pero mientras el Hijo de Dios se ofrecía para sufrir un juicio inicuo, el bienaventurado apóstol Pedro, cuya fe ardía con tal devoción que estaba dispuesto a sufrir y a morir con su Señor, se deja atemorizar por la calumnia de una sirvienta del sumo sacerdote, y por debilidad cayó en el peligro de renegar. Hesitación permitida, parece, para que en el jefe de la Iglesia fuese fundado el remedio de la penitencia y para que ninguno se atreviese a fiarse de su virtud, cuando el mismo San Pedro no había podido escapar del peligro de la inconstancia. Mas el Señor, cuyo solo cuerpo estaba en medio de la congregación de los pontífices, vio fuera con su mirada divina la turbación de su discípulo. Después que le miró, se levantó el corazón del que temblaba y lo incitó a las lágrimas del arrepentimiento. ¡Felices lágrimas las tuyas, santo apóstol, que para limpiar la culpa de tu negación tuvieron la virtud del santo bautismo! (León I Magno. Homilía IX, 4)

León I Magno
- Judas se cerró a todas las manifestaciones de misericordia, y se volvió contra sí mismo
Judas, el traidor, no alcanzó aquella gracia, ya que este hijo de la perdición (Jn 17, 12), a cuya diestra se puso el demonio (Ps 108, 6), murió a manos de su desesperación; aún mientras Cristo consumaba el misterio de la redención universal. Hasta él, quizá, hubiera obtenido el perdón de no haberse precipitado a llegar al palo de la horca, porque el Señor murió por todos los malhechores. Mas, ninguna exhortación a la misericordia del Salvador encontró cabida en este malvado corazón, en un tiempo entregado a pequeñas mezquindades y más tarde dedicado a traficar en este pavoroso parricidio. Este traidor impío, cerrando su mente a todas las manifestaciones de misericordia de Nuestro Señor, se volvió contra sí mismo, mas no con el arrepentimiento como propósito, si no en la locura de su propia ruina: es así que este hombre que había vendido al Autor de la vida a los ejecutores de su muerte, en el mismo acto de morir pecó para mayor incremento de su eterna pena. (León I Magno. Sermón 62, De passione Domini, XI)

San Agustín de Hipona
- Judas no dio lugar a arrepentirse y a hacer penitencia
Sabemos que no existe ley alguna que permita quitar la vida, incluso al culpable, por iniciativa privada, y, por tanto, quien se mata a sí mismo es homicida. […] Concedamos con razón el hecho de Judas: la Verdad manifiesta que, al suspenderse de un lazo, más bien aumentó que expió la felonía de su traición. En efecto, desesperando de la divina misericordia con mortales remordimientos, cerró para sí todo camino de una penitencia salvadora. Pues bien, ¡cuánto más debe abstenerse del suicidio quien no tiene culpa alguna que castigar en tal suplicio! PorqueJudas, al matarse, mató a un delincuente, y a pesar de todo acabó su propia vida no solamente reo de la muerte de Cristo, sino de la suya propia. Se suicidó por su propio crimen, pero, además, añadió un segundo crimen. (San Agustín de Hipona. Ciudad de Dios, L. I, c. 17)

Santa Catalina de Siena
- La desesperación de Judas desagradó más a Dios que su traición
Este es aquel pecado que no se perdona ni en esta ni en la otra vida, porque despreció mi misericordia, y este solo pecado es mayor que todos los otros que cometió. Y así la desesperación de Judas me desagradó más, y fue más enojosa a mi Hijo que la traición que le hizo. Asique son argüidos de este falso juicio, esto es, de haber tenido por mayor su pecado que mi misericordia; y por tanto son castigados con los demonios, y eternamente atormentados con ellos. (Santa Catalina de Siena. Diálogo, trat. I, cap. XXXVII)

San Juan de Ávila
- Judas viendo cuán grave mal había cometido, cedió a la desesperación
Otra arte suele tener el demonio contraria a esta pasada, la cual es, no haciendo ensalzar el corazón, más abajándole y desmayándolo, y así traerlo a desesperación. Y esto hace trayendo a la memoria no los bienes que el hombre ha hecho, mas sus pecados, gravándoselos cuanto puede, para que, espantado con la muchedumbre y graveza de ellos, caya desmayada como debajo de carga pesada, y así desespere. De esta manera hizo con Judas, que, al hacer del pecado, quitóle delante la graveza de él, y después trájole a la memoria cuán grave mal era haber vendido a su maestro y por tan poco precio, y para tan mala muerte. Cególe los ojos con la grandeza del pecado, y dio con él en el lazo, y de allí en el infierno. (San Juan de Ávila. Audi filia et vide, c. 3, n. 6)

Orígenes
- Judas que no procuró hacer penitencia se dejó llevar por la tristeza inspirada por el diablo
Cuando el diablo se aparta de alguno, observa el instante favorable, y cuando le ha inducido a un segundo pecado, acecha la ocasión para el tercero. A la manera que aquél que primero abusó de la esposa de su padre, se arrepintió de esta maldad; pero después el diablo exageró de tal manera su tristeza que llegó al extremo de perder al desgraciado. Algo semejante pasó en Judas, pues luego que se arrepintió, no supo contener su corazón, sino que se dejó llevar de la tristeza inspirada por el diablo, la cual le perdió. Y sigue: “Y marchándose se ahorcó”. Pero si hubiera procurado hacer penitencia y la hubiese practicado a tiempo, sin duda hubiera encontrado a aquél que dijo: “No quiero la muerte del pecador” (Ez 33,11). (Orígenes citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Mt 27, 1-5)

III – ¿Judas es digno de compasión? Los 2000 años de enseñanza de la Iglesia hablan en sentido negativo


Sagradas Escrituras
- ¡Ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado!
¡Ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado!, ¡más le valdría a ese hombre no haber nacido!” (Mt 26, 24)

León XIII
- Querer tirar Judas de la infamia es el culmen de las afrontas
En estos últimos meses no se ha perdonado siquiera a la augustísima Persona de Jesucristo, Salvador Nuestro. […] No se han avergonzado de intentar arrancar de su eterna infamia a aquel hombre que es reo del crimen y de la perfidia muy aborrecible por su suprema monstruosidad, la mayor de que haya memoria entre los hombres, al traidor de Cristo. (León XIII. Encíclica Iucunda sempre expectatione, n. 16, 8 de septiembre de 1894)

León I Magno
- Judas persiste en la perfidia y no reconoce a Jesús como Hijo de Dios
Diciendo, sin embargo: “He pecado, entregando sangre inocente”, persiste en la perfidia de su impiedad no reconociendo a Jesús como Hijo de Dios, sino tan sólo como hombre de nuestra condición puesto en peligro de muerte, cuya misericordia hubiese inclinado a su favor, si no hubiera negado su omnipotencia. (León I Magno. Sermón LII, 5)

San Agustín de Hipona
- Demos gracias a Dios Padre y detestemos a Judas
Ya veis cuántas cosas nos ofrece Dios por medio de los hombres malos; sin embargo no les retribuirá según lo que de ellos nos ofrece a nosotros, sino conforme a su malicia. Fijaos cuántas cosas nos ha dado, derivadas de aquel enormísimo crimen de Judas el traidor. Judas entregó a la muerte al Hijo de Dios, y por su pasión fueron redimidos todos los pueblos y han conseguido la salvación. Aunque a Judas no se le pagó por la salvación del mundo, sino se le dio el suplicio por su maldad. Pues si en la entrega de Cristo no ha de tenerse en cuenta la intención de quien lo entrega, entonces Judas coincide con lo que hizo el Padre, del cual está escrito que: “No perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros como víctima y ofrenda a Dios en olor de suave fragancia”. Y también que Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella. Y sin embargo damos gracias a Dios Padre, que no perdonó a su Hijo unigénito, sino que lo entregó por nosotros, y damos gracias al mismo Hijo, que se entregó por nosotros, y en ello cumplió la voluntad del Padre; y detestamos a Judas, por cuya acción Dios nos ofreció tan inmenso beneficio, y decimos acertadamente que Dios le devolvió el pago de su iniquidad, y lo exterminó conforme a su malicia. Pues él no entregó a Cristo por nuestra salvación, sino por el dinero del contrato, aun cuando la entrega de Cristo sea nuestra redención, y su venta nuestra salvación. (San Agustín de Hipona. Comentario al Salmo 93, n. 28)

- Judas no es digno de compasión sino de condena
¿No has oído o leído cómo, a propósito del traidor Judas, digno de condena, dice una profecía en el salmo que lo anuncia: Su oración le sea computada como pecado? (San Agustín de Hipona. Sermón 56, n. 2)

- Cristo nos redimió con su sangre y castigó a Judas
Judas, como traidor fue castigado, y Cristo crucificado; pero nos redimió con su sangre, y castigó a Judas por haberle puesto un precio. Arrojó el precio de plata con el que había vendido al Señor, y no supo reconocer el precio por el cual era él redimido por el Señor. Esto sucedió con Judas. (Agustín de Hipona. Sermón 68, n. 11)

Nota doctrinal: ¿Qué es el arrepentimiento (contrición)? ¿Qué es la desesperación?


Catecismo de la Iglesia Católica
- Por la desesperación el hombre deja de esperar de Dios el perdón de sus pecados
El primer mandamiento se refiere también a los pecados contra la esperanza, que son la desesperación y la presunción: Por la desesperación, el hombre deja de esperar de Dios su salvación personal, el auxilio para llegar a ella o el perdón de sus pecados. Se opone a la Bondad de Dios, a su Justicia —porque el Señor es fiel a sus promesas— y a su misericordia. (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2091)

Concilio de Trento (XIX Ecuménico)
- La contrición es dolor del alma y detestación del pecado cometido
La contrición, que ocupa el primer lugar entre los mencionados actos del penitente, es un dolor del alma y detestación del pecado cometido, con propósito de no pecar en adelante. Ahora bien, este movimiento de contrición fue en todo tiempo necesario para impetrar el perdón de los pecados, y en el hombre caído después del bautismo, solo prepara para la remisión de los pecados si va junto con la confianza en la divina misericordia y con el deseo de cumplir todo lo demás que se requiere para recibir debidamente este sacramento. (Denzinger-Hünermann 1676. Concilio de Trento, Sesión XIV, c. IV, La contrición, 25 de noviembre de 1551)

Santo Tomás de Aquino
- El arrepentimiento viene de la esperanza y la desesperación del vicio opuesto
La falsa apreciación de Dios, en cambio, es pensar que niega el perdón a quien se arrepiente,o que no convierta a sí a los pecadores por la gracia santificante. Por eso, de la misma manera que es laudable y virtuoso el movimiento de la esperanza conforme con la verdadera apreciación de Dios, es vicioso y pecado el movimiento opuesto de desesperación y acorde con la estimación falsa de Él. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, II-II, q. 20, a. 1)

- La desesperación es un pecado contra la esperanza y hace descender al infierno
Los pecados opuestos a las virtudes teologales son, por su género, más graves que los demás. […] Ahora bien, a las virtudes teologales se oponen la infidelidad, la desesperación y el odio a Dios. […] Por eso mismo, perdida la esperanza, los hombres se lanzan sin freno en el vicio y abandonan todas las buenas obras. Por eso, exponiendo la Glosa las palabras si, caído, desesperas en el día de la angustia, se amenguará tu fortaleza (Pr 24, 10), escribe: No hay cosa más execrable que la desesperación; quien la padece pierde la constancia no sólo en los trabajos corrientes de esta vida, sino también, mucho peor, en el certamen de la fe. Y San Isidoro, por su parte en el libro De summa bono, escribe: Perpetrar pecado es muerte para el alma; mas desesperar es descender al infierno. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica II-II, q. 20, a. 3)

- La desesperación hace creer que nunca podrá aspirar a ningún bien
Por otra parte, el hombre llega a no considerar como posible de alcanzar por sí mismo o por otro el bien arduo cuando llega a gran abatimiento, ya que cuando éste establece su dominio en el afecto del hombre, le hace creer que nunca podrá aspirar a ningún bien. Y como la acidia es un tipo de tristeza que abate al espíritu, engendra, por lo mismo, la desesperación, dado que lo específico de la esperanza radica en que su objeto sea algo posible; lo bueno y lo arduo pertenecen también a otras pasiones. Por eso, la desesperación nace sobre todo de la acidia, si bien puede nacer igualmente de la lujuria, como hemos dicho. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica II-II, q. 20, a. 4)

San Juan Crisóstomo
- El hijo prodigo se arrepintió y no perdió la esperanza
Hubiera muerto con la más desastrada de las muertes [el hijo prodigo]. Pero como se arrepintió y no perdió la esperanza, después de corrupción tan grande volvió a su primer esplendor, se vistió de la más bella vestidura y obtuvo honor mayor que el hijo que jamás había caído. (San Juan Crisóstomo. Exhortación a Teodoro I)

San Juan Casiano
- El arrepentimiento es causa de penitencia saludable, la desesperación lleva a la muerte
En un caso solamente debe parecernos útil la tristeza, y es cuando la concebimos para el arrepentimiento de nuestras faltas, o por el deseo de perfección, o por el de la contemplación de la futura bienaventuranza. De esta especie de tristeza ha dicho el Apóstol: La tristeza según Dios es causa de penitencia saludable, de que jamás hay por que arrepentirse; mientras que la tristeza según el mundo lleva a la muerte (2 Co 7, 10) (San Juan Casiano. Instituciones IX, 10)

Pero el grande problema no era que ellos se volviesen a las leyes, sino que estas leyes no eran de Dios


San Ireneo de Lyon
- Los fariseos habían fabricado leyes porque violaban la ley de Dios
Como Isaías escribe: “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me honran, cuando enseñan doctrinas y preceptos humanos” (Is 29, 13). Llama preceptos humanos y no ley dada por Moisés a las tradiciones que los padres de aquéllos (fariseos) habían fabricado, por defender las cuales violaban la Ley de Dios, y por eso tampoco obedecían a su Verbo. Esto es lo que Pablo afirmó acerca de ellos: “Ignorando la justicia de Diosy tratando de imponer su propia justicia, no se sometieron a la justicia de Dios. Pues el fin de la Ley es Cristo, para justificar a todos los creyentes” (Rom 10, 3-4). Más, ¿cómo podría Cristo ser fin de la Ley, si no fuese también su principio? Pues, quien decidió el fin, también llevó a cabo el principio; y es el mismo que dijo a Moisés: “He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he bajado para liberarlo” (Ex 3, 7-8): desde el principio el Verbo de Dios se habituó a subir y bajar para salvar a quienes el mal tiene sometidos. (San Ireneo de Lyon. Contra los herejes, L. IV, 2.4)

San Juan Crisóstomo
- Contra el mandato de Moisés ellos introducían novedades en la ley
Mirad cómo son cogidos en su misma pregunta. Porque no dicen: por qué traspasan la ley de Moisés; sino: la tradición de los ancianos. Por donde se ve bien claro que los sacerdotes introducían muchas novedades, a pesar de haber dicho Moisés (Dt 4,2): “No añadiréis nada a la palabra que os propongo hoy, ni quitaréis nada de ella” y cuando les convenía quedar exentos de ciertas observancias, se comprometían con otras nuevas, por temor de que alguno les usurpara el poder supremo, queriendo ser más temibles, como si fueran ellos los legisladores. (San Juan Crisóstomo citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Mt 15, 1-6)

C – Luego, el problema no es abolir las leyes, sino cumplir la voluntad de Dios


Sagradas Escrituras
- No he venido a abolir la Ley, sino a darle la plenitud
No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (Mt 5, 17-20)

San Ireneo de Lyon
- Cristo no abolió los preceptos naturales de la Ley
El Señor no abolió los preceptos naturales de la Ley, por los cuales se justifica el ser humano, los cuales incluso guardaban antes de la Ley aquellos que fueron justificados por la fe y agradaban a Dios; por el contrario, los amplió y llevó a la perfección (Mt 5, 17), como lo muestran sus palabras: “Se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio. Pero yo os digo: todo aquel que viere a una mujer para desearla, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” (Mt 5, 27-28). Y añadió: “Se ha dicho: No matarás. Pero yo os digo: todo el que sin motivo se enoje contra su hermano, es reo de juicio” (Mt 5, 21-22). Y: “Se ha dicho: No perjurarás. Pero yo os digo que no debéis jurar en absoluto. Que vuestras palabras sean: Sí, sí, y no, no” (Mt 5, 33-34.37). Y otras cosas parecidas. (San Ireneo de Lyon. Contra los herejes, L. IV, 3.1)

Catecismo de la Iglesia Católica
- Cristo no revocó la ley, sino la perfeccionó
La misma Palabra de Dios, que resonó en el Sinaí para dar a Moisés la Ley escrita, es la que en Él se hace oír de nuevo en el Monte de las Bienaventuranzas (cf. Mt 5, 1). Esa palabra no revoca la Ley sino que la perfecciona aportando de modo divino su interpretación definitiva: “Habéis oído también que se dijo a los antepasados […] pero yo os digo” (Mt 5, 33-34). Con esta misma autoridad divina, desaprueba ciertas “tradiciones humanas” (Mc 7, 8) de los fariseos que “anulan la Palabra de Dios” (Mc 7, 13). (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 581)

San Ireneo de Lyon
- La perfección de la ley fue cumplida en la Iglesia
Sus servidores habrían sido mentirosos y no habrían sido enviados por el Señor, si Cristo no hubiese venido tal como ellos habían predicado, y si no se hubiesen cumplido sus palabras. Por eso decía: “No penséis que he venido a abolir la Ley o los profetas. No he venido a abolirlos, sino a darles cumplimiento. En verdad, en verdad os digo, el cielo y la tierra pasarán antes de que deje de cumplirse una iota o un acento de la Ley y los profetas, hasta que todo se cumpla” (Mt 5, 17-18). En efecto, cumplió todas las promesas en su venida, y en su Iglesia sigue cumpliendo el Nuevo Testamento predicho por la Ley, hasta el fin de los siglos. Así lo predicó su Apóstol Pablo en la Carta a los Romanos: “Ahora, sin la Ley, se ha manifestado la justicia del Señor, de la cual dan testimonio la Ley y los profetas” (Rm 3,21). “El justo vivirá de la fe” (Rm 1,17). Y que el justo viviría por la fe, ya había sido anunciado por los profetas (Hab 2,4). (San Ireneo de Lyon. Contra los herejes, L. IV c. 34.2)

De: El Denzinger-Bergoglio

-------------------------------------------

MAGISTERIO DE BLASFEMOGOGLIO