CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

MÁS MISERICORDIA SEGÚN BERGOGLIO


El domingo, 20 de noviembre. otro día más, otro vómito Bergogliano: en primer lugar en un sermón, a continuación, en una entrevista televisada de 40 minutos.


La diversión no para…

Otra sarta de camelos bergoglianos

Otra sarta de camelos bergoglianos

Otro día más, otra avalancha de palabras de Jorge Bergoglio: en primer lugar en un sermón, a continuación, una entrevista televisada de 40 minutos el domingo, 20 de noviembre.

Además del cierre oficial del Año de la [falsa] Misericordia , fue también la Fiesta de Cristo Rey en la secta del Vaticano II (en la Iglesia Católica, esta fiesta se celebra el último domingo de octubre). En su sermón para la ocasión , Francisco, como era de esperar, se saltó totalmente la Realeza Social de Cristo y en su lugar hizo un sermón del reino de Cristo en nuestros corazones. Sí, Cristo tiene que reinar en nosotros en forma individual y en nuestras familias, pero – y esto es negado por completo hoy por la institución que (falsamente) afirma ser la Iglesia Católica – Él debe reinar también sobre la sociedad ; de hecho, Él debe ser el Rey de todas las naciones, como el Papa Pío XI dejó en claro al instituir la Fiesta de Cristo Rey en 1925.

La razón por la que Francisco y su secta niegan el Reinado Social de Cristo es que en lugar de ello creen en la doctrina del Vaticano II sobre la libertad religiosa, porque el Reinado Social fue condenado en el concilio o desde entonces ha llevado a la desaparición de la cristiandad en todo el mundo, algo que era la intención de los modernistas del Vaticano II. (Mons. Donald Sanborn predicó recientemente sobre Cristo Rey y los errores del liberalismo político – escucharlo aquí .)

Como hay tantas otras cosas que suceden en este momento, no vamos a centrarnos en el sermón de hoy de Francisco sobre “Cristo Rey”, que incluía una serie de declaraciones cuestionables. En su lugar, veamos otra cosa que sucedió en este 20 de noviembre: El canal de televisión italiana TV2000 transmitió una entrevista de 40 minutos con el argentino modernista. Aquí está el vídeo:

El vídeo está totalmente en italiano, sin subtítulos, pero una transcripción completa está disponible en español y al menos una parcial en inglés:

La transcripción parcial  en inglés es todo lo que tenemos para seguir adelante, pero es más que suficiente. Vamos a seguir adelante y ahora citemos algunas de las cosas más extravagantes que el “Santo Padre” acaba de descargar sobre el mundo, intercalando nuestros comentarios:

El enemigo más grande de Dios – ¡el más grande! – es el dinero.Si se piensa en ello, Jesús da al dinero el estado de señor, el estado de amo, cuando dice: “Nadie puede tener dos amos, dos señores: Dios y el dinero.” Dios y la riqueza – Él no dice que sea un dios la enfermedad u otra cosa: dice que es el dinero. Porque el dinero es un ídolo.

Contrastemos  rápidamente esta aserción con la realidad: el nombre adquirida por Lucifer es “Satanás”, que significa “enemigo” o “adversario” ( ver aquí ). También es considerado como el ”príncipe de los demonios” (Mc 03:22), y Nuestro Señor se refiere a él como “el príncipe de este mundo” (por ejemplo, véase Jn 12:31 ). Así que no, no sólo el dinero tiene “el estado del señor” en este mundo – y, por supuesto, es completamente ridículo decir que el dinero es el mayor enemigo de Dios. Aunque el dinero puede ser un ídolo, no es un ídolo en sí mismo. El dinero no es malo en sí mismo, aunque puede ser utilizado de malas maneras.

Francisco luego repite su mantra de la teología de la liberación de que “la pobreza está en el corazón del Evangelio”, una idea que simplemente ha sido inventada (o copiada de otra persona que la inventó).

A continuación, volvamos al tema de la prisión y el castigo:

Hacer de la prisión un medio de castigo no es correcto. La cárcel es como un ‘purgatorio’ que prepsra para la reintegración. No debe haber una sentencia [judicia] sin esperanza. Si una sentencia no ofrece ninguna esperanza, entonces no es una sentencia cristiana, no es humana.

¡Escucha amigo! Francisco se opone a la pena en sí misma, porque no tiene idea acerca de la verdadera naturaleza y la finalidad de la pena, y sus ideas acerca de la misericordia y la justicia están equivocadas. El castigo por el daño causado se requiere por la ley natural y es necesario para la auto-preservación de la sociedad. La reforma del delincuente individual es algo secundario. Francisco no sabe o no se preocupa por esto, porque él no conoce la verdadera filosofía o la teología – esas “certezas” molestas, ¿recuerda? – Él sólo se preocupa por adular las periferias y dar coba a los marginados. Vamos a escuchar un minuto a un verdadero católico y a un auténtico jesuita:

Aunque cualquier persona puede recompensar, el derecho de castigar pertenece sólo a la autoridad: es un medio esencial para los fines de la autoridad …. Cuando se inflige el castigo no se quiere un mal a la persona castigada sino se pretende un bien – un requisito para el mantenimiento del orden …

Cuando una ley se quebranta, debe haber un castigo; de lo contrario la sanción pierde su poder para proteger la ley. En segundo lugar, cuando se castiga al infractor, se pretende que se corrija y guarde la ley para que no tenga que repetirse el castigo. dSin embargo, el derecho civil intenta primariamrnte la enmienda del delincuente por su propio bien, sino por el bien común – el bien tiene sus raíces en la observancia del Derecho …. el bien común debe exigir la aplicación de la ley … El orden exige la cancelación y la desaparición de la violación de la ley.Esto no se debe hacer para pretender que lo que ocurrió realmente no haya ocurrido, sino que es una prueba concreta de que el que quebranta la ley no se beneficie de tal forma tal conducta. La autoconservación exige que el quebrantamiento de la ley tenga expiación. Es justo que a los que eligen hacer el mal les toque su parte de mal… (Rev. Thomas J. Higgins, SJ, el hombre como hombre: La Ciencia y el Arte de Ética , rev ed [Milwaukee, WI: The Bruce Publishing Company, 1958]….. Nn 1012-1013; pp 510-511)

Es sorprendente la rapidez con que la estupidez de Francisco convierte en humo la verdadera filosofía y la teología católica.

Francisco no ha terminado todavía sobre este tema, sin embargo:

Esta es la razón por la que pena de muerte no es aceptable. Sí, me podrían decir, pero en los siglos 15 y 16 se daba muerte a los criminales, se daban sentencias de muerte con la esperanza de que irían al cielo, ponían un capellán junto al reo para enviarles al cielo. Pienso en el gran P. Cafasso junto a la horca.Pero tenían otra antropología, una cultura diferente. No podemos pensar de esta manera hoy en día.

Oh, ya vemos, tenían “otra antropología” !Eso es! Entonces nosotros ¿deberíamos cambiar nuestra antropología? No, él no aboga por eso.

La verdad es que la ley natural sigue siendo la misma mientras sea la misma la naturaleza humana- la “antropología” no tiene nada que ver con eso. Francisco, que profesa [la herejía] del naturalismo, valora todo a la luz del mundo temporal, no a la luz de la eternidad – por lo tanto para él la pena de muerte es la peor cosa que podría ocurrir a un hombre.

Llegando a la conclusión lógica de sus premisas naturalistas, Francisco rechaza entonces las sentencias de por vida, porque no son más que sentencias de muerte “ocultas”:

Las sentencias de por vida no son más que sentencias de muerte encubiertas.

Por supuesto, la cadena perpetua no es ninguna sentencia de muerte en absoluto, ni encubierta ni nada por el estilo. Simplemente nadie muere en la prisión porque esté encarcelado, [si se muere] es porque Dios ha dado a la humanidad una sentencia de muerte en castigo por el pecado original (!): “Por tanto, como por un solo hombre entró el pecado en este mundo, y por el pecado la muerte; así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto [en él] todos pecaron “(Romanos 5:12 );]  “Porque la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23; cf. Gen 03:19 ).[N. Casi todas las Biblias omiten la palabra griega ἐφ’ ᾧ πάντες ἥμαρτον, que la Vulgata traduce “in quo omnes peccaverunt“]

Pero aquí se ve un ejemplo perfecto de cómo “se desarrolla” la doctrina del Novus Ordo: En primer lugar, dijeron que la pena de muerte estaba bien, pero “no debe” usarse si la cadena perpetua es una opción viable. Después dijeron la pena de muerte nunca es aceptable. Ahora dicen que incluso la cadena perpetua no es aceptable, porque no deja de ser una sentencia de muerte a largo plazo, o – aquí se propone una nueva gran frase de moda para Francisco, totalmente gratuita – es simplemente una “pena de muerte en cuotas”. El próximo paso será llegar a la conclusión de que todo castigo está mal, y Francisco ya está dando grandes pasos en esa dirección. Ya sabes, es cosa de la antropología …

Francisco sigue:

¿Pero qué sucede cuando no se puede garantizar la reintegración de alguien debido a su estado mental? Hay formas de reintegración a través del trabajo, la cultura, que implica algún tipo de confinamiento, pero que necesita ser hecha para sentirse útiles a la sociedad, aunque se mantenga bajo vigilancia, pero ha habido cambios en su alma: ya no es una persona que ha cometido un crimen, un criminal, sino es alguien que ha revertido su vida, y en la prisión está haciendo algo que le permite reintegrarse y sentir de una forma diferente su dignidad.

Así que aquí el jesuita patrón del mundo declara balbuceando que cualquier persona que tenga un estado mental particular sufre un “cambio en el alma” cuando se pone a hacer algo productivo para la sociedad, que a su vez se traduce en que él ya no de siente criminal.Esto no merece la pena ni comentarlo. Lo que faltaba.

El sentido del humor es una gracia que pido cada día y la pido con la hermosa oración de Santo Tomás Moro: “Concédeme, Señor, un sentido de buen humor ‘; pido la capacidad de reír cuando me han dicho una broma …:” es una hermosa oración.Debido a que el sentido del humor es edificante, ayuda a ver el carácter provisional de la vida y tomar las cosas con la ligereza de un espíritu liberado. Es una actitud humana, es la actitud más cercana a la gracia de Dios.

¡El colmo!

Jesús reprocha a los doctores de la iglesia, porque está en contra de la rigidez. Hay un nombre que describe este tipo de personas, y que no me gustaría que se diga de mí: hipócrit. Basta con leer el capítulo 23 del Evangelio de Mateo: “¡Hipócritas! personas que teorizan acerca de la misericordia diciendo que la justicia también es importante. En Dios – y en los cristianos, ya que lo es en Dios – la justicia es misericordia y misericordia es justicia. Las dos van de la mano: son una cosa (…) Después del sermón de la Montaña, en el Evangelio de Lucas, viene el sermón de la llanura. Y ¿cómo termina? Sed misericordiosos como vuestro Padre. No dice: sed como el Padre. ¡Pero es la misma cosa! La justicia y la misericordia de Dios son una sola cosa. La misericordia es justicia y la justicia es misericordia. Las dos no pueden separarse. Cuando Jesús perdona a Zaqueo y come con los pecadores, cuando perdona a María Magdalena, o perdona a la mujer adúltera, o perdona el samaritano, ¿qué es entoces? ¿Demasiado generoso? No. Él está impartiendo la justicia de Dios, que es misericordia.

Para contrastar esto con la realidad, referimos a nuestros lectores a St. Breve discusión de Alfonso de Liguori de la verdadera misericordia vs la falsa misericordia . San Alfonso, obispo y doctor de la Iglesia, también sabía un poco acerca de la misericordia y la justicia.

Ah sí, pero nuestro Señor comió con los pecadores, ¿verdad? Sí, lo hizo, y lo hizo para darles instrucciones para que reparasen sus caminos, no para afirmarlos en su maldad, como Francisco lo hace de forma rutinaria. Además, Nuestro Señor, siendo Dios, nunca estuvo en peligro de ser dañado por aquéllos a quienes evangelizó. Cuando se trata de ti y de mí, eso es algo diferente. Mira lo que San Pablo Apóstol dijo acerca de comer y juntarse con los pecadores: “Pero ahora os escribo a vosotros, para que no os juntéis con alguien que llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o un adorador de ídolos, o maldiciente, o borracho, o ladrón: con el tal, ni siquiera comer “(1 Cor 05:11 ). ¡Vaya!

Por cierto, cuando Cristo nuestro Señor perdonó a la mujer sorprendida en adulterio una “situación irregular”, agregó una advertencia que, como sabemos, es la condición sine qua non para recibir el perdón: “Ve, y en adelante no peques más” (Jn 08:11 ).Debemos estar firmemente decididos a no cometer el pecado de nuevo en el futuro – entre otras cosas (ver guía confesión aquí ).Nuestro Señor, podía ver el corazón de la mujer adúltera, sabía que estaba contrita sobrenaturalmente, como lo fue, ciertamente, Santa María Magdalena, lo cual expresa exteriormente en el hermoso acto de lavar los pies de Nuestro Señor con sus lágrimas (ver Lc 7, 37-50; cf. Jn 11, 2).

Eso es todo lo que decimos a los que continuamente disparatan, sacado de la transcripción parcial al inglés de la entrevista televisada el 20 de noviembre. Mañana será otro día lleno de noticias del Vaticano, pues Francisco dará a conocer su “Carta Apostólica” Misericordia et Misera para decir todavía más vidas ¿pero qué le queda por decir?- sobre la ¡“misericordia”!

De Novus Ordo Watch

Visto en Amor de la Verdad

-------------------------------------------