CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL INNOVADO MARTIROLOGIO BERGOGLIANO


“Los mártires y los santos de todas las tradiciones eclesiales ya son uno en Cristo; sus nombres están escritos en el único martirologio de la Iglesia de Dios” – “El ecumenismo de la sangre es una inestimable contribución a la unidad de los cristianos”

Las más básicas nociones de Catecismo nos enseñan que el llamado “bautismo de sangre” incorpora a la Santa Iglesia a aquel que muere por la fe en Cristo, aunque aún no haya recibido el bautismo sacramental. Francisco, a su vez, habla de un “ecumenismo de la sangre” que uniría católicos, ortodoxos, coptos y luteranos que sufren persecución e, incluso, a veces, ha incluido a musulmanes o ministros de otras religiones. Y así suscita diversas interrogaciones…

No son necesarios muchos estudios para adquirir ciertas nociones básicas sobre el Martirologio Romano, el voluminoso catálogo de los santos y beatos honrados por la Iglesia Católica.

Desde los primeros tiempos del cristianismo, los fieles tuvieron el cuidado de registrar el nombre de aquellos que morían por la fe, bien como la fecha de su martirio, que con razón llamaban el dies natalis, en consideración a su entrada en la vida eterna. De esa manera fueron elaborados diversos martirologios, puesto que cada iglesia particular tenía uno propio. Fue en 1586, en el pontificado de Gregorio XIII, que se hizo la compilación del primer Martirologio Romano, en el cual figuran no sólo los mártires, como el nombre sugiere, sino todos los santos y beatos reconocidos como tales por la autoridad de la Iglesia.

Naturalmente, se trata de una obra que de vez en cuando exige ser actualizada, puesto que siempre hay nuevas canonizaciones y beatificaciones. Y así sucedió a lo largo de los siglos.

En reciente discurso a un patriarca de la iglesia ortodoxa, Francisco hizo mención al “único martirologio de la Iglesia de Dios”, lo cual se podría entender como una manera elogiosa de referirse al conocido Martirologio Romano. Entretanto, considerando sus palabras en el mismo discurso, se concluye que habla de un martirologio muy distinto, quizás una nueva edición aún desconocida del público y enormemente ampliada, puesto que en ella se incluyen ortodoxos, luteranos, pentecostales, anglicanos, coptos

Además, a todos estos herejes o cismáticos Francisco les atribuye un curioso poder que, a bien decir, es el opuesto de lo que la piedad católica siempre vio en la intercesión de bienaventurados. A San Jerónimo, por ejemplo, rezan los que se dedican a estudiar la Biblia y los traductores, puesto que la gran gloria de ese doctor de la Iglesia fue el estudio y traducción de los textos sagrados. Los médicos recurren a San Lucas, San Cosme y Damián o a San Pantaleón, los cuales en vida ejercieron tal profesión, y los enfermeros a San Juan de Dios, por el mismo motivo. A Santa Marta rezan los hoteleros y a Santa Cecilia los músicos. Hay incluso devociones graciosas, como la que dedican los fotógrafos a Verónica, por el hecho de haber quedado con el rostro de Cristo gravado en su velo, o la que prestan los locutores y operadores de radio a San Gabriel Arcángel, por la gran noticia que transmitió a la Virgen.

Francisco no podía seguir el mismo criterio en su innovado “martirologio”. Así, a los cristianos de otras confesiones, que no vivieron unidos a Cristo en la Iglesia, los alaba como siendo semilla de unión… ¿Qué nos enseña el Magisterio? Veamos

Francisco


Magisterio bergogliano

Sentimos que para nosotros son verdaderas las palabras del apóstol Pablo: “Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se regocijan con él” (1 Cor 12, 26). Los sufrimientos compartidos han hecho que los cristianos, divididos por el contrario en muchos aspectos, se acercasen unos a otros. De la misma manera que el derramamiento de la sangre de los mártires se convirtió en la semilla de nuevos cristianos en la Iglesia primitiva,hoy en día la sangre de tantos mártires de todas las iglesias se convierte en semilla de la unidad de los cristianos. Los mártires y los santos de todas las tradiciones eclesiales ya son uno en Cristo; sus nombres están escritos en el único martirologio de la Iglesia de Dios. El ecumenismo de los mártires es una invitación a nosotros aquí y ahora a caminar juntos hacia la unidad cada vez más plena.
La vuestra iglesia ha sido desde el principio una iglesia de mártires, y todavía hoy en día sois testigos de una violencia devastadora contra los cristianos y otras minorías en el Oriente Medio y en algunas partes de África. […]
Recemos unos por otros, invocando la protección de los mártires y de los santos sobre todos los fieles confiados a nuestros cuidados pastorales. Que el Espíritu Santo siga iluminándonos y nos guíe hacia la harmonía y la paz, fomentando en nosotros la esperanza del día en que, con la ayuda de Dios, estemos unidos en torno al altar del Sacrificio de Cristo, en la plenitud de la comunión eucarística. (Discurso al patriarca de la iglesia ortodoxa Tewahedo de Etiopia, 29 de febrero de 2016)

Hoy día estamos viendo como los cristianos son perseguidos y… Acabo de estar en Albania. Ellos me contaban que no les preguntaban si eran católicos u ortodoxos… ¿Eres cristiano? ¡Pum! Actualmente en Medio Oriente, en África, en tantos lugares, ¡cuántos cristianos son muertos! No les preguntan si son pentecostales, luteranos, calvinistas, anglicanos, católicos, ortodoxos… ¿Son cristianos? Los matan porque creen en Cristo. Este es el ecumenismo de la sangre.
Recuerdo una vez que estaba en Hamburgo, año ’86-’87, conocí a un párroco. Y el párroco estaba llevando adelante la causa de beatificación de un sacerdote católico que fue guillotinado por los nazis por enseñar catecismo a los chicos. Pero estudiando vio la lista de los sentenciados a muerte ese día y justo detrás de él había un pastor luterano que también fue condenado por lo mismo. De tal manera que la sangre del sacerdote se mezcló con la del pastor. El párroco fue al obispo y le dijo: “O llevo adelante las dos causas juntas o no hago nada”. Ecumenismo de la sangre. (El Papa Francisco a los líderes de la Communion of Evangelical Episcopal Churches)

¿La unidad de los cristianos es una prioridad para usted?
Sí, para mí el ecumenismo es prioritario. Hoy existe el ecumenismo de la sangre. En algunos países matan a los cristianos porque llevan consigo una cruz o tienen una Biblia; y antes de matarlos no les preguntan si son anglicanos, luteranos, católicos u ortodoxos. La sangre está mezclada. Para los que matan somos cristianos. Unidos en la sangre, aunque entre nosotros no hayamos logrado dar los pasos necesarios hacia la unidad, y tal vez no sea todavía el tiempo. La unidad es una gracia que hay que pedir. Conocí en Hamburgo a un párroco que seguía la causa de beatificación de un sacerdote católico que fue guillotinado por los nazis porque enseñaba el catecismo a los niños. Después de él, en la fila de los condenados, había un pastor luterano y lo mataron por el mismo motivo. Su sangre está mezclada. Ese párroco me contó que había ido a ver al obispo y le había dicho: ‘Sigo con la causa, pero de los dos, no sólo del católico’. Este es el ecumenismo de la sangre. Todavía existe hoy, basta leer los periódicos. Los que matan a los cristianos no te piden el documento de identidad para saber en cuál Iglesia fuiste bautizado. Tenemos que tomar en cuenta esta realidad. (Entrevista con Andrea Tornielli, 14 de diciembre de 2013)

Los sufrimientos padecidos por los cristianos en los últimos decenios también han traído una contribución única e inestimable a la causa de la unidad entre los discípulos de Cristo. Como en la Iglesia antigua la sangre de los mártires se convirtió en semilla de nuevos cristianos, así en nuestros días la sangre de muchos cristianos se ha convertido en semilla de la unidad. El ecumenismo del sufrimiento, el ecumenismo del martirio, el ecumenismo de la sangre es un fuerte reclamo a caminar por la senda de la reconciliación entre las Iglesias, con decisión y confiado abandono en la acción del Espíritu. Sentimos el deber de recorrer este camino de fraternidad también por la deuda de gratitud que tenemos hacia los sufrimientos de tantos hermanos nuestros, hecha salvífica porque está unida a la pasión de Cristo. (Discurso al Patriarca Armenio Karekin II, 8 de mayo de 2014)

Para los perseguidores, nosotros no estamos divididos, no somos luteranos, ortodoxos, evangélicos, católicos… ¡No! ¡Somos uno! Para los perseguidores, somos cristianos. No les interesa otra cosa. Es el ecumenismo de la sangre que se vive hoy. Recordadlo: buscad la unidad, que es obra del Espíritu Santo, y no temáis la diversidad. La respiración del cristiano, que deja entrar el aire siempre nuevo del Espíritu Santo y lo espira al mundo. Oración de alabanza y misión. Compartid el bautismo en el Espíritu Santo con todos en la Iglesia.Ecumenismo espiritual y ecumenismo de la sangre. La unidad del Cuerpo de Cristo. Preparad a la Esposa para el Esposo que viene. Una sola Esposa. Todos (cf. Ap 22, 17). (A los miembros de Asociaciones Carismáticas de Alianza, 31 de octubre de 2014)

La sangre de los mártires ha sido semilla de fuerza y de fertilidad para la Iglesia, los sufrimientos cotidianos compartidos puedan ser un instrumento eficaz de unidad. La terrible situación de los cristianos y de todos los que sufren en el Medio Oriente exige no solo una constante oración, sino también una respuesta apropiada por parte de la comunidad internacional. (Declaración en conjunto Francisco y Patriarca de Constantinopla, 30 de noviembre de 2014)

En este momento de oración por la unidad, quisiera recordar a nuestros mártires de hoy. Ellos dan testimonio de Jesucristo y son perseguidos y ejecutados por ser cristianos, sin que los persecutores hagan distinción entre las confesiones a las que pertenecen. Esto es, hermanos y hermanas, el ecumenismo de la sangre. (Homilía solemnidad de la conversión de San Pablo, 25 de enero de 2015)

Me permito recurrir a mi lengua materna para expresar un hondo y triste sentimiento. Hoy pude leer la ejecución de esos 20,21, 22 cristianos coptos. Solamente decían: ‘Jesús ayúdame’. Fueron asesinados por el sólo hecho de ser cristianos. Usted hermano en su alocución se refirió a lo que pasa en la tierra de Jesús. La sangre de nuestros hermanos cristianos es un testimonio que grita. Sean católicos, ortodoxos, coptos, luteranos, no interesa: son cristianos. Y la sangre es la misma, la sangre confiesa a Cristo. Recordando a estos hermanos que han sido muertos por el sólo hecho de confesar a Cristo, pido que nos animemos mutuamente a seguir adelante con este ecumenismo que nos está alentando el ecumenismo de la sangre. Los mártires son de todos los cristianos, recemos unos por los otros. (Audiencia con los a los representantes de la Iglesia de Escocia -Reformada-, 16 de febrero de 2015)

Ofrecemos esta misa por nuestros 21 hermanos coptos, degollados por el único motivo de ser cristianos”.”Oremos por ellos – prosiguió el Pontífice – que el Señor como mártires los acoja, por sus familias, por mi hermano Tawadros , que sufre tanto. (Homilía Santa Marta, 17 de febrero de 2015)

Con gran consternación y dolor -escribe el Santo Padre- he recibido la noticia de la enésima violencia perpetrada contra cristianos inocentes en Libia. Sé que Vuestra Santidad sufre profundamente por las atrocidades de las que son víctimas sus amados fieles, asesinados sólo por el hecho de seguir a nuestro Señor y Salvador Jesucristo. […] No hay ninguna diferencia en que las víctimas sean católicos, coptos, ortodoxos o protestantes. ¡Su sangre es la misma en su confesión de Cristo! La sangre de nuestros hermanos y de nuestras hermanas cristianos es un testimonio que grita para hacerse escuchar por todos los que todavía saben distinguir el bien del mal. (Mensaje al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Etiopía, 21 de abril de 2015)

Enseñanzas del Magisterio


Tabla de contenido

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)
-Fuera de la Iglesia no hay salvación aun para quien derramare su sangre por Cristo

Sínodo de Laodicea (363-364 AD)
-Los “mártires” de los herejes son ajenos a Dios

San Fulgencio de Ruspe
-Quien no está en la Iglesia Católica no puede salvarse, aunque vierta su sangre por el nombre de Cristo

San Cipriano de Cartago
-La sangre derramada por un cismático no lava ninguna mancha
-El suplicio sufrido por un cismático no sería corona, sino castigo de su perfidia
-El bautismo de sangre de nada sirve al hereje

San Agustín
-No puede tener muerte de mártir quien, como cismático, no tiene vida de cristiano
-No pueden presumir de persecución por Cristo quien se rebelan contra su Cuerpo
-Si el cismático muere como un sacrílego, ¿cómo puede ser bautizado con su sangre?
-A los mártires los hace no la pena, sino la causa
-No son mártires los que padecen por la iniquidad y por dividir la unidad cristiana
-En el horno donde el mártir es purificado, los herejes son reducidos a cenizas

San Dionisio de Alejandría
-Exhortación a un cismático próximo a ser sacrificado a salvar su alma

San Paciano de Barcelona
-Un cismático asesinado no tenía comunicación con la Santa Madre Iglesia para poder ser considerado mártir

Benedicto XIV
-Aunque el hereje muera por un artículo de la verdadera fe no puede ser mártir

Complemento doctrinal importante
para entender la ignorancia invencible


Santo Tomás de Aquino
-El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito de la fe

San Agustín
-Tienen ignorancia invencible los que fueron engañados por otros, pero buscan diligentemente la verdad

Pío IX
-A pesar de la ignorancia invencible, es impío investigar sus límites

Catecismo
-La Iglesia tiene el sagrado derecho de evangelizar a los que ignoran el Evangelio

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

  • Fuera de la Iglesia no hay salvación aun para quien derramare su sangre por Cristo

Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y, sus ángeles (Mt 25,41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica. (Denzinger-Hünermann 1351. Concilio de Florencia, Decreto para los Jacobitas, 4 de febrero de 1442)

Sínodo de Laodicea (363-364 AD)

  • Los “mártires” de los herejes son ajenos a Dios

Can. 9: No es permitido a los fieles católicos, en los cementerios o en los así denominados ‘martiriales de los herejes’, entrar para rogar o aspirar curas. […]
Can. 34: Los cristianos no pueden, abandonando los mártires de Cristo, ir a falsos mártires, pues son ajenos a Dios. Aquel que quisiera, sea anatema. (Concilium Laodicenum, Canones, can. 9/34 – Mansi 2, 565/569)

San Fulgencio de Ruspe…

  • Quien no está en la Iglesia Católica no puede salvarse, aunque vierta su sangre por el nombre de Cristo

Cree fuertemente y no dudes en absoluto que cualquier hereje o cismático, bautizado en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, si no estuviera congregado en la Iglesia Católica, de ningún modo puede salvarse, por mayores las limosnas que haga, y incluso si derrama su sangre por el nombre de Cristo. Pues, todo hombre que no permanece en la unidad de la Iglesia, ni por ser bautizado, ni por copiosa que sea su limosna, ni por soportar la muerte por el nombre de Cristo, puede alcanzar la salvación cuando persiste en aquella perversidad, sea herética o cismática, que lleva a la muerte. (San Fulgencio de Ruspe, De regula fidei ad Petrum, c.39, n.80 – ML 65, 704)

San Cipriano de Cartago

  • La sangre derramada por un cismático no lava ninguna mancha

¿Consideran que Cristo está con ellos cuando se reúnen, aquellos que lo hacen fuera de la Iglesia de Cristo? Estos hombres, aunque fuesen muertos en confesión del Nombre, su mancha no será lavada ni siquiera con la sangre vertida: el pecado grande e inexpiable de la discordia no se purga ni con suplicios. No puede ser mártir quien no está en la Iglesia: no pode lograr el Reino quien abandonó Aquélla que debe reinar. Cristo nos dio la paz. Él nos mandó ser concordes e unidos, ordenó conservar los lazos de amor y de la caridad incólumes e intactos. No puede pretender mártir aquel que no conservó la caridad fraterna. (San Cipriano de Cartago,De la unidad de la Iglesia, p. II, n.14 – ML 4, 510-511)

  • El suplicio sufrido por un cismático no sería corona, sino castigo de su perfidia

No pueden permanecer con Dios los que no quisieron permanecer unánimes en la Iglesia de Dios: y aunque consumidos por las llamas, arrojados al fuego o lanzados a las bestias, ellos perdiesen la vida, no sería una corona de fe, mas antes castigo de su perfidia, no sería la consumación gloriosa de una vida religiosa intrépida, sino un fin sin esperanza. Un individuo así puede dejarse matar, pero no puede hacerse coronar. Él se confiesa ser cristiano del mismo modo que el diablo se hace de Cristo, como el mismo Señor advierte diciendo: “Muchos vendrán en mi nombre, diciendo: ‘yo soy Cristo,’ e engañarán a muchos” (Mc 13,16). Así como el diablo no es Cristo no obstante usurpe su nombre, así no puede pasar por cristiano aquel que no permanece en la verdad del Evangelio y de la Fe. (San Cipriano de Cartago, De la unidad de la Iglesia, p. II, n.14 – ML 4, 510-511)

  • El bautismo de sangre de nada sirve al hereje

¿Acaso puede ser la virtud del bautismo mayor o mejor que la confesión, que el martirio, cuando uno confiesa a Cristo ante los hombres, cuando uno es bautizado en su sangre? Y, sin embargo, este bautismo [de sangre] tampoco sirve al hereje, aunque, fuera de la Iglesia, fuese muerto confesando a Cristo, por más que sus jefes elogien como mártires a los herejes sacrificados por una falsa confesión de Cristo y les atribuyan la gloria y corona del martirio, contra el testimonio del Apóstol que afirma que nada les puede aprovechar aunque sean quemados y sacrificados (cf. 1Cor 13,3)(San Cipriano de Cartago, Epist. LXXIII (ad Iubianum), n. 21 – BAC(1964) p. 688-689 – CSEL III/1, 794)

San Agustín

  • No puede tener muerte de mártir quien, como cismático, no tiene vida de cristiano

No sé cuántas veces en mis escritos y discusiones he demostrado que ellos [cismáticos de Tamugades] no pueden tener muerte de mártires, pues no tienen vida de cristianos; ya que no es la pena que hace de uno un mártir, sino la causa por la cual uno sufre. (San Agustín, Carta 204: a Dulcicio, nº4 – CSEL 57, 317)

  • No pueden presumir de persecución por Cristo quien se rebelan contra su Cuerpo

Con toda razón podríais decir estas cosas, buscando la gloria de los mártires, si tuvierais la causa de los mártires. No dice el Señor que son felices los que padecen esto, sino los que lo padecen por causa del Hijo del hombre, que es Cristo Jesús. Pero vosotros no lo sufrís por causa de él, sino contra él. Lo sufrís, es verdad, pero es porque no creéis en él, y lo toleráis para no creer. ¿Cómo, pues, presumís de tener esa fe que Jesucristo dejó a los apóstoles? ¿Queréis acaso que los hombres sean tan ciegos y tan sordos que no lean, que no oigan el Evangelio, donde conocen qué dejó Cristo a sus apóstoles que debían creer respecto a su Iglesia? Y si de ella os dividís y separáis, no hacéis otra cosa que rebelaros contra las palabras de la cabeza y del cuerpo, y no obstante presumís de sufrir persecución por el Hijo del hombre y por la fe que dejó a los apóstoles. […]
Esta es, pues, la fe que sobre la santa Iglesia dejó a sus discípulos. A esta fe, donatistas, oponéis vosotros resistencia. ¡Y os empeñáis en que soportáis persecución por la fe que Cristo el Señor dejó a sus apóstoles! Con sorprendente insolencia y ceguedad contradecís a este Hijo del hombre, que recomendó a su Iglesia que comenzaba en Jerusalén y fructificaba y crecía por todos los pueblos, y proclamáis que estáis soportando calamidades por causa del Hijo del hombre. (San Agustín, Contra Gaudentium Donatistarum episcopum, lib. I, c.20/n.22)

  • Si el cismático muere como un sacrílego, ¿cómo puede ser bautizado con su sangre?

Además, si todos los que mueren son bautizados con su sangre, serán tenidos como mártires los salteadores, inicuos, impíos, depravados que mueren condenadosya que mueren bautizados en su sangre. Y si no son bautizados en su sangre sino los que mueren por la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos (Mt 5,10), considera que primero hay que investigar por qué motivo sufrís, y luego qué es lo que sufrís. ¿Por qué se os llena la boca antes de encontrar defensa para los hechos? ¿Por qué vuestra lengua se alborota antes de dar pruebas con una vida santa? Si has originado un cisma, eres un impío; si eres un impío, mueres como un sacrílego, ya que eres castigado por tu impiedad. Si mueres como un sacrílego, ¿cómo puedes ser bautizado con tu sangre? (San Agustín, Contra Litteras Petilian, lib. I, c.23/n.52)

  • A los mártires los hace no la pena, sino la causa

Pero dado que son muchos los que esto padecen, sea por sus propios pecados, sea por sus crímenes, hay que andar muy atentos para distinguir la causa, no tanto la pena. Un criminal puede tener un castigo semejante a un mártir, pero la causa es distinta. Tres eran los crucificados: uno era el Salvador, otro el salvado, y el otro el condenado; la misma pena para los tres, pero bien distinta la causa. […] La pena es la misma para buenos y malos. Por eso a los mártires los hace no la pena, sino la causa. Si fuera el sufrimiento lo que hace mártires, todas las minas estarían llenas de mártires, todas las cadenas arrastrarían mártires, todos los heridos a golpe de espada serían coronados. Por tanto hagamos discernimiento de la causa. Que no diga nadie: Soy justo porque sufro. (San Agustín, Ennaratio in Psalmum 34/2, n. 1, 13)

  • No son mártires los que padecen por la iniquidad y por dividir la unidad cristiana

Mártires auténticos son aquellos de quienes dice el Señor: Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia (Mt 5,10). No lo son, pues, los que padecen por la iniquidad y por dividir impíamente la unidad cristiana, sino los que padecen persecución por la justicia. (San Agustín, Carta 185, c. II, n.9)

  • En el horno donde el mártir es purificado, los herejes son reducidos a cenizas

‘Muchos males padecen los adúlteros, los malhechores, los salteadores y homicidas, los criminales todos; muchos males, dice, padezco también yo, tu mártir; pero distingue mi causa de la de la gente malvada (Sal 42,1), de la de los salteadores, homicidas y criminales de toda clase. Pueden sufrir lo mismo que yo, pero no tener la misma causa. En el horno, yo soy purificado, ellos reducidos a cenizas.’ También los herejes lo sufren, muchas veces de su propia mano, queriendo que se les tenga por mártires. Pero contra ellos hemos cantado: Distingue mi causa de la de la gente malvadaAl mártir no lo hace la pena, sino la causa. (San Agustín, Sermón 327, n.1)

San Dionisio de Alejandría

  • Exhortación a un cismático próximo a ser sacrificado a salvar su alma

El testimonio dado por evitar el cisma no era menos glorioso que el que se da por no adorar a los ídolos, para mí, incluso, era mayor, porque en éste uno da testimonio por la propia alma sola, mientras que en el otro se da por toda la Iglesia. Pero aun ahora, si logras persuadir o forzar a tus hermanos a volver a la concordia, tu enmienda será más grande que tu caída. Esta no se te tendrá en cuenta, mientras que lo otro se te alabará. Y si no puedes, porque no te obedecen, salva al menos tu propia alma. (San Dionisio de Alejandría, Carta a Novaciano in: Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesarea, lib. III, cap. 45 – BAC, 2007, p. 430-431) [Novaciano fue muerto en el período del emperador Valeriano I (253-260) – jamás considerado mártir por la Iglesia].

San Paciano de Barcelona

  • Un cismático asesinado no tenía comunicación con la Santa Madre Iglesia para poder ser considerado mártir

Pero demos que Novaciano hubiese entonces padecido algunas vejaciones, no murió en ellas; demos que hubiese muertono fue coronado del martirio. ¿Cómo que no, diréis? Porque estuvo fuera de la Iglesia, reñido con su paz, y sin comunicación de la madre, de quien el mártir debe ser miembro. Oye el Apóstol (1 Cor 13,2-3): “Aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo caridad, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, no me sirve para nada.” Mas Cipriano padeció el la unión de una misma Fe, en la paz común, en el número de los Confesores: repetidas veces confesó la Fe y sufrió crueles tormentos en varias persecuciones, y finalmente bebió el cáliz de la salud. Esto fue recibir la corona del martirio. Y así envanézcase Novaciano con sus cartas, su arrogancia, su orgullo: que pensando elevarse, dio en tierra, y por negar el perdón, pereció infelizmente. (San Paciano de Barcelona,Epistola II ad Simpronianum, nº VII,7 – ML 13, 1062-1063)

Benedicto XIV

  • Aunque el hereje muera por un artículo de la verdadera fe no puede ser mártir

De la multitud de sus mártires se gloriaban antiguamente los Marcionitas y otros herejes, como escribe Sulpicius Severus de los Priscillianistas (Sacr. Historia, lib. II, c.51, n.7). Los imitan los herejes de nuestro tiempo. […] Aún admitido que haya cisma sin herejía, él que muere en cisma no puede ser enumerado entre los mártires, pues quien fue apartado de la Iglesia Católica no tiene vida. […] Así, entre los cismáticos no puede haber mártires. […] El hereje o muere en atención de su herejía, o por un artículo de la fe católica. En el primer caso no puede ser mártir ya que muriendo, presta de sí mismo el sumo testimonio de persistencia diabólica. […] Lo mismo se debe decir del hereje que muere por un artículo de la verdadera fe; aunque concedemos que es muerto por la verdad, no recibe la muerte por la verdad propuesta por la fe, ya que carece de ella. […] Los teólogos, encabezados por Santo Tomás (S. T. II-IIae, q.5, a.3), enseñan que él que muere por un artículo verídico no puede ser mártir, una vez que carece tanto de la fe informe como de la fe informadaAsimismo, cuando sea un herejeinvincibiliter [i.e. en ignorancia invencible] y pronto a creer en todo lo propuesto por la autoridad legítima, puede ser mártir ante Dios (coram Deo), pero no ante la Iglesia (coram Ecclesia).
Las normas de ‘De Servorum Dei beatificatione…’ estuvieron vigentes durante casi dos siglos en la Sagrada Congregación de Ritos y pasaron sustancialmente al ‘Codex Iuris Canonici’ de 1917, segundo a Constitución Apostólica ‘Divinus Perfectionis Magister’ de S. Juan Pablo II.
(Benedicto XIV, De Servorum Dei beatificatione et Beatorum canonizatione (syn.), lib. III, c

Complemento doctrinal importante
para entender la ignorancia invencible


Santo Tomás de Aquino

  • El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito de la fe

El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito ni de la fe formada ni de la fe informe. […] Si [alguien], de las cosas que enseña la Iglesia admite las que quiere y excluye las que no quiere, no asiente a la enseñanza de la Iglesia como regla infalible, sino a su propia voluntad. […] Los demás artículos de la fe en los que no yerra el hereje no los acepta del mismo modo que el fiel, es decir, por adhesión a la Verdad primera, para lo cual necesita el hombre la ayuda del hábito de la fe. El hereje los retiene por propia voluntad y por propio juicio. (Santo Tomás de Aquino, S.Th. II-II, q.5, a.3, co. /ad1)

San Agustín

  • Tienen ignorancia invencible los que fueron engañados por otros, pero buscan diligentemente la verdad

Dijo en verdad el apóstol Pablo: ‘Después de una corrección, rehúye al hereje, sabiendo que el tal ha claudicado, peca y está condenado por sí mismo’. Pero no han de ser tenidos por herejes los que no defienden con terca animosidad su sentencia, aunque ella sea perversa y falsa; especialmente si ellos no la inventaron por propia y audaz presunción, sino que fueron seducidos e inducidos a error, porque la recibieron de sus padres, y con tal de que busquen por otra parte con prudente diligencia la verdad y estén dispuestos a corregirse cuando la encuentren. […] Por eso he escrito asimismo a algunos de los jefes donatistas, no cartas de comunión, pues hace ya tiempo que no las reciben de la unidad católica universal por su perversidad, sino cartas privadas, como pudiera enviarlas lícitamente a los paganos. Ellos las han leído; sin embargo, o no quisieron o, como parece más creíble, no pudieron contestar. Al enviarlas, me pareció que yo cumplía mi deber de caridad. (San Agustín, Sermón 43, n.1)

Pío IX

  • A pesar de la ignorancia invencible, es impío investigar sus límites

Efectivamente, por la fe debe sostenerse que nadie puede salvarse fuera de la Iglesia Apostólica Romana; ésta es la única arca de salvación y quien no hubiere entrado en ella, perecerá en el diluvio. Al mismo tiempo, se debe también tener por cierto que quienes ignoran la verdadera religión, cuando su ignorancia sea invencible, no son por ello culpables ante los ojos del Señor. Ahora, ¿quién será tan arrogante de poder señalar los límites de esta ignorancia conforme a la índole y variedad de los pueblos, regiones, caracteres y tantas otras cosas? Cuando libres de estos lazos corpóreos, veremos a Dios tal como es, entonces sí entenderemos ciertamente el estrecho y noble vinculo que une la misericordia y la  justicia divina; mas en cuanto permanezcamos en la tierra agravados por esta masa mortal que pesa al alma, conservemos como firmísimo, según la doctrina católica, que existe un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo (Ef 4,5). Pasar más allá en nuestra investigación, es impío. (Denzinger-Hünermann 2805. Pío IX. De la Alocución Singulari quadam perfusi, 9 de diciembre de 1854)

Catecismo

  • La Iglesia tiene el sagrado derecho de evangelizar a los que ignoran el Evangelio

El santo Sínodo […] basado en la sagrada Escritura y en la Tradición, enseña que esta Iglesia peregrina es necesaria para la salvación. Cristo, en efecto, es el único Mediador y camino de salvación que se nos hace presente en su Cuerpo, en la Iglesia. Él, al inculcar con palabras, bien explícitas, la necesidad de la fe y del bautismo, confirmó al mismo tiempo la necesidad de la Iglesia, en la que entran los hombres por el Bautismo como por una puerta. Por eso, no podrían salvarse los que sabiendo que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia católica como necesaria para la salvación, sin embargo, no hubiesen querido entrar o perseverar en ella” (LG 14). Esta afirmación no se refiere a los que, sin culpa suya, no conocen a Cristo y a su Iglesia: “Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna” (LG 16). “Aunque Dios, por caminos conocidos sólo por Él, puede llevar a la fe, ‘sin la que es imposible agradarle’ (Hb 11,6), a los hombres que ignoran el Evangelio sin culpa propia, corresponde, sin embargo, a la Iglesia la necesidad y, al mismo tiempo, el derecho sagrado de evangelizar (AG 7). (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 846-848)

Tomado de: Denzinger-Bergoglio

-------------------------------------------

MAGISTERIO DE BLASFEMOGOGLIO