CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

FRANCISCO, EL SALVADOR DE LA TIERRA


Francisco cree que tiene una misión salvadora


Parece que a Francisco todo se le queda pequeño. Quién le conoció en Buenos Aires cuenta que, ya como Arzobispo, no se resignaba a cuidar apenas del rebaño confiado a su custodia. La certeza de ser el privilegiado portador de un irresistible carisma para resolver todo y cualquier problema le impulsaba no sólo a querer controlar según su ideología la iglesia argentina al completo, sino a meterse en los problemas de los más variados ámbitos. Desde los de las demás confesiones a las que quería atraer –¡sin hacer proselitismo, por supuesto!– a su misterioso proyecto pan-ecuménico poliédrico, hasta los intrincados vericuetos de la política nacional.

Llegando a la cúspide de la Iglesia Católica no se siente satisfecho. Al rebaño católico lo encuentra muy aburrido, quizá por estar cerrado sobre si mismo, influenciado por el retroceso que marcó los pontificados anteriores.

Y, por eso, desde el comienzo deja claro que no está contento con la situación y quiere cambiar las cosas. ¿Tan sólo dentro de la Iglesia? En absoluto. Al parecer convencido de que tiene una misión salvadora, Francisco quiere ser el hombre que instaure una época de paz inusitada para la Humanidad. ¿Estaremos delante de un nuevo profeta? ¿Es Francisco algo mucho más grande que simplemente cabeza de los católicos? Aguardemos las señales y prodigios que ciertamente acompañarán tal misión. Quizá lo más triste de todo es ver como ese “proyecto” que asoma por detrás de esta y aquella iniciativa, está lejos, muy lejos del plan de salvación del Padre, con la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. ¿A quién le aprovecha ese misterioso “proyecto”? ¿A quién le interesa el advenimiento de ese nuevo “mesías”? ¿Hasta que punto es Francisco consciente de esto? Son preguntas y más preguntas, cuya respuesta no es fácil conjeturar, que surgen en la cabeza, ya no sólo de los católicos ilustrados, sino del frágil rebaño que debería estar siendo guiado hacia las praderas celestes. Mientras cada uno busca sus respuestas, no está de más recordar un estudio ya realizado por el Denzinger-Bergoglio sobre el complicado asunto de la ecología y que sale a colación a propósito de su último “video”:


Fuente: El Denzinger de Francisco

---------------------------------------

MAGISTERIO DE BLASFEMOGOGLIO