CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

DECLARACIÓN

Nuestra Señora
Santísima Virgen María, Reina del Cielo
y muralla contra las herejías, sed nuestra
luz y nuestra abogada para que guardemos
el camino de la Verdad en una caridad
inquebrantable, pero sin dejarnos engañar
por los lobos vestidos de oveja que quieren
conducimos a la adoración del Mundo.

(Abbé Coache)

En algún lugar de Internet hemos encontrado esta
declaración que hacemos nuestra, por coincidir totalmente
con nuestro sentir. Desgraciadamente no podemos citar
la fuente pues en su momento no la anotamos.

Tratando de seguir el institno de la fe y toda la doctrina católica, hace má de cincuenta años que venimos rechazando las reformas litúrgicas y doctrinales provenientes de la Roma modernista. Cada día que pasa se ve más claramente por el análisis de textos y la constatación de sus frutos, que la doctrina del Vaticano II y los ritos sacramentales nuevos, especialmente el Novus Ordo Missae, están en ruptura con toda la Tradición y, en consecuencia, no pueden haber sido impuestos por la autoridad de la Iglesia en la persona del sucesor de Pedro. 

Dado que una autoridad que exige la obediencia debida a los sucesores de Pedro y de los Apóstoles, presenta esta doctrina del Vaticano II como la doctrina de la Iglesia, nos vemos en la obligación de denunciar esta doble impostura y rechazar la comunión de fe con los que detentan esa autoridad.

Al prolongarse esta violenta situación durante tanto tiempo, a algunos les ha ganado la lasitud, llevándolos a buscar incoherentes esacapatorias y salidas.

Declaramos nuestra fidelidad a la Iglesia Católica y no queremos caer en la cómoda y absurda posición de reconocer como legítima a una autoridad a la que se desobedece en forma constante. Nosotros NO RECONOCEMOS A BENEDICTO XVI COMO PAPA, así como tampoco reconocíamos a Juan Pablo II

No queremos deslizarnos hacia una actitud cismática. Somos católicos y queremos seguir siéndolo. Rechazamos las prohibiciones de los que aparecen como autoridades de la Iglesia, pues ellos son lobos entre el rebaño.

En otras palabras, no reconocemos a la iglesia del Vaticano II como la Iglesia de Jesucristo y nos rehusamos a establecer con ella cualquier acuerdo o modus vivendi. No aceptamos interpretar ese concilio "a la luz de la Tradición", es decir, darle una significación católica, ya que su mismo contenido, favoreciendo la herejía y el error enseña doctrinas heréticas opuestas a esa misma Tradición.

Por lo tanto, queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para obtener la condena del Vaticano II y de todos los que sostienen su doctrina.

Animamos a todos a repudiar toda prudencia de la carne, queremos, con la gracia de Dios, contribuir a liberar a nuestra Santa Madre Iglesia. Con la gracia de Dios, nuestras plegarias y nuestros sacrificios, queremos contribuir al resurgimiento de la Iglesia:

  • Luchando con todas nuestras fuerzas contra el cisma del Vaticano II.
  • Encomendándonos a nuestra Madre Santísima para que nos sostenga en nuestra confesión sin reservas de la verdadera Fe.

¡Exsurge, Domine, adjuva nos!

_______________________________________

ÍNDICE DE "INICIO"

Ecclesia