CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

UNO MÁS DE LOS HORROROSOS
ESPECTÁCULOS "LITÚRGICOS"
DE LA SECTA CONCILIAR

La secta conciliar no para de ofrecernos sus horrorosas y ridículas "ceremonias", esta vez con la participación de Madariaga, uno de los miembros del consejo de los ocho de Francisberg.


horroroso

Nuevo atentado litúrgico de “alto rango” en la celebración de la “misa” (o “eucaristía” como nos quieren inculcar los que no quieren saber nada de SACRIFICIO) celebrada para clausurar el Congreso de Educación Religiosa del Arzobispado de Los Ángeles, California, USA, celebrado entre el 14 y 16 de marzo. La misma, celebrada por el "arzobispo" de Los Ángeles José Horacio Gómez, contó con la presencia de los cardenales Mahony y Maradiaga, este último coordinador del consejo de cardenales creado por Francisco.

Al espectáculo no le faltó de nada, y hablamos de espectáculo porque, mas que una “eucaristía” y mucho menos una “misa”, mas bien parece que lo que se sucedió allí fue un espectáculo danzante-musical al mas puro estilo circense y protestantizado de la tradición pop useña, por lo demás de lo mas cutre, cursi y carnavalesco, como es de connatural a todo lo “pop”.

"Comunión" en la mano;  ministros y ministras “extras”; monaguillas y lectoras;  sentimentalismo a raudales; canciones pop en todo momento; danzarines y danzarinas (por lo demás torpes y entrados y entradas en años) disfrazados de no sabemos qué; mesa-altar descubierto durante la “liturgia de la palabra”; patena de cristal para la hostia principal y el vino en jarras de cristal sobre la “mesa” durante la "consagración"; las hostias repartidas en cestos; la “asamblea” cantando la doxología al final de la oración eucarística; reivindicaciones político-sociales, pancarta incluida; etc…

Gracias a Dios que quedan “cristianos tristes” que sufren ante la comisión de semejantes atentados contra la misa, aunque mas que misas lo que parecen son parodias protestantes, perpetradas encima por los hombres que dirigen hoy la Iglesia.

Ni siquiera ellos, los jerarcas, respetan las rúbricas de la “misa fabricada” (palabras del mismo Ratzinger). ¿Como podrán hablar de indisciplina y desobediencia, si son ellos los primeros que desobedecen sus propias normas? Se entiende a la perfección, entonces, que sí apliquen disciplina y nada de misericordia a aquellos que pretenden mantenerse fieles a la Tradición, pongamos por caso a los Franciscanos de la Inmaculada, para los que no hay ni visto bueno ni misericordia, y eso que no han hecho nada malo ni incorrecto. Eso se llama, siempre se llamó y siempre se llamará HIPOCRESÍA.

Van sobrados, sueltos y al galope, a toda marcha, los capitanes de la nave.  Infestados de ideología de la evolución, darwinismo doctrinal y dialéctica hegeliana magisterial y litúrgica, con excusa de pastoralidad. En estas condiciones es de lo mas natural que las normas que ellos mismos establecieron para la misa protestantizada, ahora quedan obsoletas y tienen que evolucionar; todo sea cambio, innovación e inventiva pastoral, todo sea oleaje, nada firme. Y sin embargo “El cielo y la tierra pasarán, pero las palabras Mías no pasarán” (Mt. 24-35), y “Stat Crux dum volvitur orbis” (La Cruz estable mientras el mundo da vueltas). Los modernistas, a vueltas con el mundo pasarán junto con este, porque no quisieron abrazar y abrazarse a la Cruz estable y que permanece para la salvación y la redención. La Redención se haya en el Sacrificio, en la Cruz estable, no en el aggiornamento que se acomoda al mundo siempre cambiante.

Cruz y sacrificio redentorfirmeza incorruptible y Palabra que no cambia, frente a fiesta inacabable en esta vida y este mundo, oleaje cambiante e incertidumbre, y teología de la evolución del dogma. ¿Continuidad doctrinal, donde? Igualmente, ¿continuidad litúrgica, donde? ¿Mismo rito, distinta forma? Por favor…

Y sin embargo hoy la Iglesia está en manos de estos hombres, por tanto, oremos, y oremos mucho.

Más vídeos sobre la conferencia aquí, incluyendo una misa india nativo-norteamericana, con todos los ingredientes:

Fuente: Aberración litúrgica episcopal y cardenalicia en Los Ángeles

LA SECTA CONCILIAR