CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA GRAN APOSTASIA DE LA JERARQUÍA CONCILIAR [*]


El 27 Octubre de 1986, Juan Pablo II convocó el primer encuentro interreligioso en el convento de San Francisco de Asís (Italia). Este Papa invitó a los principales líderes de todas las falsas religiones del mundo a acudir a Asís para una Jornada Mundial de Oración por la Paz. Allí oró con más de 100 líderes religiosos de diferentes falsas religiones, repudiando de este modo, la enseñanza de la Escritura y del Magisterio de 2.000 años de la Iglesia Católica que prohíbe la oración con las religiones falsas.

En esta ocasión, el Dalai Lama colocó una estatua de Buda sobre Tabernáculo o Sagrario en la Iglesia de San Francisco. Durante la reunión, un miembro de cada religión falsa ofreció una oración por la paz, oraciones blasfemas, por ejemplo, como la del hindú que dijo: “La paz sea con todos los dioses”.

Pero sus dioses son demonios, por lo que se rezaba por la paz a todos los demonios. En el programa del día estaba reservado un tiempo para que cada líder ofreciera un acto de culto al dios o a los dioses de su religión en habitaciones o dependencias privadas. Juan Pablo II ordenó retirar los crucifijos de esas habitaciones, y los que no se podían separar de la pared fueron cubiertos con un paño. Los del Islam pidieron una habitación que mirase a La Meca, y se les concedió; los judíos, una que mirase al Oriente, y se les concedió.

En 1928, el Papa Pio XI condenó esta actividad interreligiosa en su Encíclica ”Mortalium Animus”, nº2 y nº10., y la denunció como una apostasía de la verdadera fe. Juan Pablo II, después de este evento de Asís, continuó con su desenfrenado programa de apostasía, repitiendo estos eventos en otras partes, en 1987, 1988, 1990,1991, y siguientes. El 24-01-2002, se celebró la reunión por segunda vez en Asís. En esta ocasión se autorizó a los representantes de todas las falsas religiones que participaron a que subieran al pulpito y dieran un sermón sobre la paz mundial. Un brujo vudú dio su sermón y ofreció su receta para la paz mundial. La mujer hindú dijo a toda la multitud reunida que todos los presentes eran Dios. Todo esto en presencia de Juan Pablo II.

A principios de 2011, Benedicto XVI anunció al mundo su intención de celebrar un tercer encuentro interreligioso en Asís el 27 Octubre. En marzo de ese año el patriarca católico Elías, con sede en Leópolis (Ucrania), junto con los obispos católicos de varios países del Este de Europa, rogaron por escrito a Benedicto XVI que, por favor, no cometiera semejante acto de abominación y apostasía. El patriarca Elías y todos los obispos citados se han apartado de la Iglesia de Roma, porque según ellos, ya no es la verdadera Iglesia de Cristo. Este articulo no se hubiera publicado si Benedicto XVI hubiera suspendido este tercer encuentro en Asís.

Estos encuentros interreligiosos no son más que la punta del iceberg, del cúmulo de herejías, blasfemias, y sacrilegios, y de la apostasía de la Jerarquía de la secta conciliar, que ha traicionado a Cristo, pisoteando y envenenando su Santa Doctrina, a raíz del herético y revolucionario Concilio Vaticano II, del que ha surgido una nueva y falsa iglesia, una anti-iglesia, la iglesia del Anticristo. La verdadera Iglesia de Cristo sigue existiendo , y sólo está formada por aquellos que seguimos fieles a la Iglesia anterior al Concilio Vaticano II. No tenemos jerarquía, pero Cristo es nuestro Jefe, y nuestro Pastor mientras no sea nombrado un verdadero Papa.

El dia 27-10-2011, el mundo entero fue testigo, una vez más, de la Gran Apostasía de la jerarquía conciliar y de su traición a Cristo, en un lugar sagrado, como es el Convento de San Francisco de Asís (Italia).

La apostasía de la Jerarquía está anunciada en las Sagradas Escrituras, en las apariciones de la Virgen en La Salette (Francia), en 1846 y en Fátima. La actual jerarquía conciliar está ciega, y no es capaz de reconocer que, por desgracia para ella, es la protagonista del cumplimiento de las profecías.

________________________________________________
[*] La gran Apostasía de la Jerarquía Católica