CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

A PROPÓSITO DE LA CARTA A
FRANCISBERG DEL PRÍNCIPE DOM
BERTRAND DE ORLEANS Y BRAGANZA

.
Carta del Sr. Tomás Waibel al Dr. CosmeBeccar Varela (de su sitio: "La botella al mar" , tomamos la carta de Dom Bertrand dirigida a Francisco).


Estimado Dr. Cosme:

Pío XI en su encíclica "Divini Redemtoris" del 19 de marzo de 1939 condenó al comunismo como intrínsecamente pervero, por ser este en su esencia ateo, materialista y contrario al orden natural, es decir, profundamente anticristiano.

Aquí el Papa enseña como Sumo Pontífice en materia de Fe a toda la Iglesia con carácter obligatorio. Por eso, esta sentencia, de acuerdo con la Constitución Dogmática "Pastor aeternus" del Concilio Vaticano, es infalible (Denzinger 3071). Aunque esta condena no fuese infalible, debería ser acatada, con asentimiento religioso interno, por todo católico, tal como exige la misma Constitución Dogmática (Denzinger 3060).

Está condena incluye la lucha de clases. Uno de los aspectos esenciales del marxismo.

El 13 de febrero de 1979 los obispos latinoamericanos reunidos en Puebla (México) aprobaron, con una sola abstención, el Documento de Puebla (Denzinger 4610) que se pronuncia a favor de la "opción por los pobres" (Denzinger 4493-4496). Este documento fue promulgado por Juan Pablo II el 23 de marzo de 1979, con lo cual pasó a ser un documento del Magisterio ordinario de la Iglesia, el cual es, igual que el extraordinario, infalible.

La "opción por los pobres" (léase desposeídos) es al mismo tiempo la "opción contra los ricos" (léase propietarios) y con ello un llamado a la lucha de clases.

Por eso no tiene nada de raro que Francisco I y los obispos, especialmente en América Latina, inciten a los "pobres" a la lucha contra los "ricos" y apoyen, e incluso practiquen, la agitación comunista contra el "capitalismo". Se podría decir que en la iglesia post conciliar eso es normal.

La pregunta es cómo puede ser que dos documentos del Magisterio de la Iglesia se contradigan diametralmente.

Quizás Don Bertrand o Ud. tengan para ello una explicación. En caso de tenerla, le pido publicarla en esta página.

Cordialmente

Tomás Waibel 

IGLESIA CATÓLICA