CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

REVISTA INTEGRISMO


Revista Integrismo

REVISTA INTEGRISMO

NÚMERO 20

Del Editorial del N° 1:

Publicación católica, con todo lo que significa la palabra, con todo lo que conlleva la palabra, con todas las consecuencias que se desprenden de la palabra. En efecto, esta es una publicación que pretende ser católica integralmente. Es una publicación integrista. ¿Qué significa eso?

En nuestros días, esta es una palabra bastante bastardeada, como tantas otras. Se la utiliza frecuentemente de modo peyorativo. Generalmente para designar al fanatismo musulmán, pero también se utiliza para referirse a determinados grupos de católicos. Los medios llaman así a los católicos tradicionalistas. La palabra tiene para aquellos el siguiente sentido: toda persona o grupo para los cuales existe una Verdad objetiva que no se pone en discusión; así, esta gente no es pluralista, tolerante, es contraria a la libertad de expresión, etc..

Hemos dicho que esta palabra se utiliza ante todo para referirse a quienes sostienen la existencia de una Verdad objetiva que no se pone en discusión. Es justamente ése el sentido que hacemos nuestro.

Queremos ser pues integristas.

Para la sociedad actual esta es una actitud condenable, pero no lo era para la Iglesia. Decimos esto porque esta es una palabra «acuñada» en realidad, por el Papa San Pío X (1903-1914), el Papa antimodernista. Este Papa persiguió sin piedad al modernismo, convencido del daño que podía producir a la Iglesia. Bajo sus auspicios nació el «Sodalitium Pianum» (o «Fraternidad San Pío V»), dirigido por Mons. Umberto Benigni (1862-1934), encargado de detectar a estos elementos en las diócesis y seminarios, y de expulsarlos. Se entiende entonces el odio de todos los medios progresistas hacia el Papa Sarto

San Pío X sostuvo y promovió a este grupo y a su prensa, a la que denominó «integrista». Por eso, la denominación de «integrista» debería ser un título de gloria para el católico. Así lo afirma el inmortal Sardá y Salvany en su obra ya clásica: «El liberalismo es pecado ».

Queremos pues ser integristas.

Ser integrista significa defender la integridad del dogma, afirmar todas y cada una de las verdades de Fe que la Iglesia nos enseña; sea por su Magisterio Ordinario, sea por su Magisterio Extraordinario, con todo lo que significan estas verdades, con todas las consecuencias que se derivan de ellas.

Significa estar convencidos de que la Fe es Una, y que si se niega la más pequeña de las verdades de Fe, o se la pone en duda, se las niega o pone en duda a todas.
Ser integrista significa pues adherir y prestar asentimiento interno a la totalidad del Magisterio de la Iglesia, también a su Magisterio político, con todas las consecuencias que se desprenden de esto.

Significa tener como enemigo mortal al liberalismo, y defender la Realeza Social de Nuestro Señor Jesucristo.

Como se ve, la palabra está preñada de sentido católico.

Queremos pues, ser integristas. Esta es una publicación integrista.