CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA PIEDRA DE DENTRO DE LA PIEDRA
Patricio Shaw

.
LA PIEDRA DE DENTRO DE LA PIEDRA - Patricio Shaw

Un sacerdote inglés jesuita penetrante escribió un libro en defensa del Papado contra los protestantes. El libro es muy extenso y está en inglés del siglo XVI.

The Rocke of the Churche, Wherein the Primacy of S. Peter and of his Successors the Bishops of Rome is proued out of Gods Worde, by Nicolas Sander, D. of diuinity. Lovanii, apud Ioannem Foulerum, Anno D. 1567

En un momento dado el libro se opone a la interpretación que los protestantes hacen fuera de contexto de las palabras de Nuestro Señor Jesucristo “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, entendiendo por esa piedra sólo la Fe y Confesión de Fe de Pedro, excluyendo su persona y las circunstancias pasadas y futuras de esas palabras de Nuestro Señor.

Lo interesante de la refutación que el autor del libro citado hace de este punto de vista, es que reconoce en la Fe y la Confesión de Pedro la cualidad de piedra de fundación: para más claridad, “una piedra propia de la piedra”, pero señala que ella debe verse en referencia a la persona de Pedro, a la promesa pasada: “te llamarás Cephas (=Piedra), y a la Confesión presente de Pedro: “Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo”, y al don futuro de Nuestro Señor de las llaves del cielo a Pedro. El autor da tres otros significados de las palabras de Nuestro Señor a San Pedro (los primeros dos son refutables: Cristo y el cristiano) y concluye así:

“El cuarto y perfecto sentido es que Pedro, con respecto a su oficio en la Iglesia de Dios, es decir, por la promesa de Cristo que es pasada, y por la Confesión llena de Fe de su divinidad que se hace presentemente, y por el poder de apacentar sus ovejas, que entonces era venidero, es esta piedra sobre la cual se edifica la Iglesia.”

En nuestros días trágicos estas penetraciones ayudan a entender qué elementos hacen a un Papa, y uno de ellos es la Fe y su Confesión, como piedra de la coincidencia integral de la piedra.

No basta ser elegido en cónclave sucesor de verdaderos papas. No basta nada de la presunta persona papal en ausencia de la Fe Católica y su Confesión (objetiva y habitual). El gran teólogo agustiniano medieval Agustín Triunfo de Ancona señala que Cristo por la mediación de la Fe en Él es el elemento material, subjetivo y fundamental propio del poder papal (forma papal, diría Mons. Guérard des Lauriers, ya dada en la elección, por lo que tenemos en el antedicho elemento, no la materia extrínseca y previa a la forma del Papado, sino la materia, que también es sujeto y fundamento, intrínseca y concomitante al poder que es la forma del Papado) al que un Papa da su consentimiento necesario, conjuntamente con el consentimiento a otros tres elementos, para recibirlo (que no significa que sea el elemento material del Papado mismo, ya dado en la elección). Los otros tres modos son el causal-efectivo (Dios), el formal-quidditativo (el ordenamiento jerárquico) y el final-directivo (la gloria de Dios y la salvación de las almas por la doctrina y los sacramentos, como también diría Mons. Guérard des Lauriers).

La piedra que es el Papa no puede destruirse a si misma, pues Dios no habría podido dar fundación autodestructiva a su Iglesia que es la comunicación de Cristo mismo (Bossuet). Orígenes, citado por el san Alfonso, dijo: “si las puertas del infierno prevalecieran contra la piedra sobre la que está edificada la Iglesia, prevalecerían contra la Iglesia”.

Él que destruye la “piedra de dentro de la piedra” no puede ser la piedra y no puede ser Papa.

IGLESIA CATÓLICA