CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

UNIDAD DE FE, JERARQUÍQA Y LITURGIA O ¿"JUNTOS" DENTRO DE UNA ILGESIA? ¿LA IGLESIA UNA O LA IGLESIA DEL REJUNTE?
R. P. Hugo Esquives


UNIDAD DE FE, JERARQUÍQA Y LITURGIA O ¿"JUNTOS" DENTRO DE UNA ILGESIA? ¿LA IGLESIA UNA O LA IGLESIA DEL REJUNTE?

   En la audiencia general del día de hoy, 25 septiembre 2013 según nos informa la oficina de prensa de la Santa Sede (VIS), hemos leído la noticia de la catequesis que se realizó en este día en la audiencia general de los miércoles en la que participaron 40,000 personas.

 Francisco como siempre ha venido a traer alguna novedad más. Se habló acerca de la unidad de la Iglesia y una de las frases que trae la noticia dice así:

  "En el Credo, ha dicho, profesamos la fe en la Iglesia que es una es decir que la Iglesia es única y es en sí misma unidad, aunque esté esparcida en todos los continentes. " Hasta aquí las palabras de Bergoglio.

  Fijemos la atención a sus palabras, nuevamente volvemos a los lugares frecuentes de la Iglesia conciliar, en sus herejías, las palabras de confusión, pues donde hablan de aquella verdad que expresa el Credo, de la unidad de la Iglesia, ahí coloca nuevamente, la gran confusión acerca de la unidad, Unidad, nota esencial de la Iglesia Verdadera, confundiéndola con la unidad física, de la manera en que las sectas están separadas.

  Esa unidad física, que por más que esas sectas se encuentren separadas, en nada afectan la unidad esencial de la Iglesia.

  Expresa nuevamente, de manera similar y confusa, la doctrina de Juan Pablo II en su encíclica Ut unum sint (Para que sean uno).

  Nuevamente se habla de separación, dispersión de la Iglesia, de falta de unidad, y aquí le escuchamos de una manera explícita: "en el credo" (ojo el Credo habla de la Unidad esencial, una de las notas de la Iglesia Verdadera);

  Ha dicho: así como se profesa en el credo, “profesamos la fe en la Iglesia que es una es decir que la Iglesia es única, aquí encontramos ya una palabra nueva, una palabra de confusión: la Iglesia es única, yo soy único, usted es único, mi perro es único, aquella secta es única, pero eso de ninguna manera expresa la unidad de la Iglesia.

  El continúa, "y es en sí misma unidad porque aunque esté esparcida en todos los continentes"

  La segunda cuestión abordada por Francisco -dice el noticiero- ha sido la de las heridas a esta unidad, porque -lo cita- "a veces surgen incomprensiones, conflictos, tensiones y que la hieren y entonces la Iglesia no tiene el rostro que quisiéramos, no manifiesta la caridad y lo que Dios quiere, somos nosotros los que creamos rupturas y si miramos a las separaciones que todavía hay entre los cristianos (escúchese bien)católicos ortodoxos, protestantes, sentimos la fatiga de lograr que esta unidad sea plenamente visible, es necesario buscar y construir la comunión, educarnos a ella y a superar incomprensiones y divisiones, nuestro mundo necesita unidad, reconciliación, comunión, y la Iglesia es casa de comunión" nuevamente encontramos acá, ese dogma de la Iglesia conciliar,  de que La Iglesia, la Iglesia Católica, no tiene Unidad y Ella es culpable de no haberla logrado. Quiere decir entonces, traduciendo este embuste, que se confunde la unidad esencial de la Iglesia (la que niega que tengamos), con la falta de unidad física a la que se refiere, y nosotros todavía, los católicos, somos los culpables de esta separación.

   Citando la Carta de San Pablo a los Efesios, Francisco ha reiterado que para conservar la unidad hacen falta “humildad, dulzura, magnanimidad y amor” pero que ésta no es, en primer lugar, fruto de nuestros esfuerzos sino que procede del Espíritu Santo que recrea constantemente la Iglesia y es artífice de “la unidad en la diversidad, porque el Espíritu Santo es armonía”Con esto cubrirá de un manto de obra divina el falso ecumenismo, a donde el artífice será la Tercera Persona de la Santísima Trinidad! “Unidad en la Diversidad”.

   Para llamar la atención sobre esto, hemos querido escribir este pequeño artículo citando las enseñanzas claras del Catecismo Mayor de San Pío X, las Lecciones de Apologética, Padre Marín Negueruela, y el Magisterio de la Iglesia, con la Encíclica Mortalium Animos del Papa Pío XI que nos va a dar mayor claridad, en la enseñanza cierta de la Iglesia, acerca de la unidad, y acerca del verdadero Ecumenismo, es decir, como debe ser el concepto correcto del deseo, de que el hereje o cismático vuelva al seno de la Iglesia.

En el Catecismo Mayor de San Pío X, se expresa de una manera clara:

 En la pregunta 156 ¿Como puede distinguirse la Iglesia de Jesucristo de tantas sociedades o sectas fundadas por los hombres y que se dicen cristianas?

 Responde: Entre tantas sociedades o sectas fundadas por los hombres que se dicen cristianas puede ser fácilmente distinguida la verdadera Iglesia de Jesucristo por sus cuatro notas porque sólo ella es Una, Santa, Católica y Apostólica.

  En la pregunta 157 ¿Por qué la Iglesia verdadera es Una?

 Responde: la Iglesia Verdadera es Una, porque sus hijos de cualquier tiempo y lugar, están unidos entre sí en una misma fe, un mismo culto, una misma ley y en la participación de unos mismos sacramentos, bajo una misma cabeza visible, el Romano Pontífice.

  Y en la pregunta 158 ¿No podría haber más iglesias?

Responde: No. No puede haber más iglesias, porque así como no hay más que un solo Dios, una fe y un solo bautismo, así no hay ni puede haber más que una sola y verdadera Iglesia.

  Pregunta 159 ¿Pero no se llaman también iglesias los fieles unidos de una nación o diócesis?

  Responde: Se llaman también iglesias los fieles unidos de una nación o diócesis, pero con todo eso no son sino partes de la Iglesia universal, con la que forman una sola iglesia.

 Del libro Lecciones de Apologética, del Padre Nicolás Marín Negueruela, (Lección 82, art.2°), Unidad de la Verdadera Iglesia de Jesucristo.

 Definición. Unidad de la Iglesia, es la unión de todos los fieles en la profesión de la misma fe, en la obediencia a los mismos pastores y en la recepción de los mismos sacramentos.

 División. La Unidad se divide en doctrinal, jerárquica y litúrgica, puesto que la Iglesia es una sociedad visible, cuyos miembros están unidos entre sí, por el triple vínculo de doctrina, régimen y culto.

 Necesidad. Tesis: La Verdadera Iglesia de Jesucristo, ha de ser una comunidad doctrinal, jerárquica y litúrgica. La Escritura, la Tradición y la razón lo exigen.

 1°. Escritura.

  1. Metáforas: Jesucristo llama a su Iglesia reino, rebaño, redil, casa, campo y viña. Metáforas que suponen un rey, un pastor, un dueño, una sociedad visible única y una.

 Oración de Jesucristo.

 B) En la oración que Jesucristo hizo al Padre inmediatamente antes de su pasión dícele rogando por su Iglesia:

 20. “más no ruego por estos solamente, sino también por los que creen en Mí, por la palabra de ellos:

 para que sean todos una cosa; como tú oh Padre (estás) en mí y yo en ti; para que también sean ellos en nosotros una cosa; para que el mundo crea que tú me enviaste.
Y yo, la gloria que me has dado, les he dado; para que sean una cosa como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumados en una cosa"

 Luego siendo la oración de Jesús infalible:

 1°. la Iglesia es una misma cosa, un mismo organismo social con una misma fe, un mismo gobierno y un mismo culto.

 2° Esta unidad es gloria y ornamento de la Iglesia, que la distingue de las confesiones falsas.  

 3° Por esta unidad, el mundo puede conocer que Jesucristo, fundador de la Iglesia, es el enviado de Dios.

  C) Autoridad de los apóstoles.

   Jesucristo da a sus apóstoles la triple potestad jerárquica: de magisterio gobierno y orden en la Iglesia: “Dada me ha sido”… hacer esto en memoria mía…” y los fieles tienen obligación de someterse a esa triple potestad bajo pena de condenación: “quien creyere y fuere bautizado será salvo: más el que no creyere, será condenado.

Pero el Evangelio de Jesús es uno, unos son sus mandamientos y unos sus sacramentos. Luego los cristianos han de creer el mismo Evangelio, han de obedecer a los mismos superiores y han de recibir los mismos sacramentos o sea han de estar unidos por el triple vínculo de Fe, gobierno y sacramentos. La Iglesia, por tanto, que es la congregación de los verdaderos cristianos, a de tener unidad doctrinal, jerárquica y litúrgica.

 D) San Pablo. Especialmente San Pablo menciona la triple unidad de la Iglesia escribiendo a los efesios les dice:

 “Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados…
solícitos en guardar la unidad del Espíritu, en el vínculo de la paz.

Un cuerpo y un espíritu; como fuisteis también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación.

Un Señor, una fe, un bautismo;

Un Dios y Padre de todos, el que está sobre todos y a través de todos y en todos"
Luego en la Iglesia, a que todos somos llamados y que es un cuerpo vivificado, por el Espíritu, ha de haber: un Señor (unidad jerárquica), una fe (unidad doctrinal) y un bautismo (unidad litúrgica)

 2° Tradición.

 Con la escritura está de acuerdo la tradición. La Didacheé; el Pastor de Hermas; San Ignacio; Egesipo; San Ireneo; San Clemente Alejandrino; Tertuliano; San Cipriano y los padres de los siglos cuarto y quinto San Hilario, San jerónimo, y San Optato de Milevo, unánimes, proclaman la unidad de la Iglesia.

 3er. lugar la Razón.

Sin unidad de vínculos sociales no puede existir la sociedad; ésta se disgrega. Luego la Iglesia, sociedad religiosa, necesita también la unidad de sus vínculos sociales.

 Terminamos aplicando esta noción de Unidad, con un ejemplo:

 La conversión del Cardenal Newman.

 El insigne cardenal Juan Enrique Newman fue primeramente protestante, llegando a ocupar altos puestos en la jerarquía anglicana.

 Juntamente con Pusey, Manning  y otros promovió el movimiento de Oxford de 1833, caracterizado por la vuelta parcial a los dogmas y culto de la Iglesia Católica y por las aspiraciones a una vida religiosa más perfecta.

  Durante más de nueve años estudió con ahínco la historia y tradición eclesiásticas, pidiendo al Señor gracia para conocer su verdadera Iglesia. Convencido de que ésta era la Iglesia Católica Romana, decidió abrazarla.

  Días antes de su conversión, visitábale un amigo; para disuadirle de su propósito le manifestó que de abandonar la iglesia anglicana perdería sus bien rentados cargos, cuyo producto ascendía a unas 120,000 pesetas al año.

  Y Newman le interrumpe al momento y le dice: y ¿qué es todo esto, amigo, en comparación del placer de una santa comunión?

  Resuelto, abjuró Newman la herejía anglicana e ingreso en la Iglesia Católica en 1845; a los dos años resibió en Roma el sacerdocio.

  Escribió obras de controversia, que todavía son leídas con interés. Fundó más tarde, en 1848, en Birmingham un oratorio parecido al de San Felipe Neri.

  León XIII premió sus virtudes y abnegación, nombrándole cardenal en 1879. Murió santamente en 1890. En su epitafio se lee: Ex umbris et imaginibus ad veritatem. De las sombras e imágenes paso a la verdad.

Pio XI, Encíclica Mortalium Animos (extractos), 6 de enero de 1928.

  De como se ha de fomentar la verdadera unidad religiosa.   (Texto Completo)

Fuente: Propaganda Católica

IGLESIA CATÓLICA