CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CARTA A UN LÍNEA MEDIA RECALCITRANTE


No hay una "Iglesia invisible" escondida como perla preciosa dentro de la caracola negra y tóxica de la "Iglesia visible". Toda la Iglesia, como Iglesia, es Proclamadora de Verdad Religiosa, Residencia de Verdad Religiosa, y Norma de Verdad Religiosa.


Querido X:

Yo le tengo un gran aprecio a Ud. y a su distinguida y amable familia, y doy fe de muchas buenas cualidades, y lo acompaño en política, historia, cultura general, y temas religiosos no-eclesiológicos. Pero en eclesiología se le advierte una especie de fastidio y mala gana, y se lo advierte casi a punto de romper relaciones; además, muy rara vez nos publica. La eclesiología es importantísima, y de la pregunta de dónde y cómo está la Iglesia, depende ordinariamente nuestra salvación, y el mérito de nuestros muchos sacrificios; los de Ud., que trabaja tanto y tiene disgustos, y los míos, golpeado por la vida.

La Iglesia no puede errar ni llevar al error, y no hay una "Iglesia invisible" escondida como perla preciosa dentro de la caracola negra y tóxica de la "Iglesia visible". Toda la Iglesia, como Iglesia, es Proclamadora de Verdad Religiosa, Residencia de Verdad Religiosa, y Norma de Verdad Religiosa. Su espíritu es necesariamente encontrado por quien se pone en contacto inmediato con Ella.

Como organismo colectivo y como principio de actividad y de orientación, jamás puede errar ni llevar a error. Tampoco lo puede en quien es su "centro resumidor virtual" como enseña un gran teólogo de la Contrarreforma.

El Papa es infalible con la misma infalibilidad de la Iglesia, y es herético afirmar que la única infalibilidad de la Iglesia está en los pronunciamientos papales "ex cathedra", pues, por lo pronto, también lo está —y esto es artículo de Fe— en el magisterio universal ordinario. Y es artículo de Fe que un Papa no puede desfallecer en su Fe. Esto está no solo en numerosos autores, sino en el Concilio Vaticano I.

Si la Iglesia fuera infalible sólo en pronunciamientos papales "ex cathedra" y falible en todo lo demás como organismo colectivo y como principio de actividad y de orientación, Dios habría creado una burla y una trampa. Además habría una espantosa contradicción en el antimodernista "unido a la Nueva Roma": él tomaría de la Iglesia antídotos contra la Iglesia, y se quedaría "en la Iglesia" para obrar contra la actividad y orientación radical, general y oficial de la misma…

Piénselo,…

Un abrazo in Iesu et Maria

Patricio Shaw

IGLESIA CATÓLICA