CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

EL ANTIJUDAÍSMO BIMILENARIO
DE LA IGLESIA *


  Extensísima es la lista de los textos de los Santos Padres de la Iglesia contra la perfidia judia, la que se desarrolló en una abundante literatura genéricamente denominada Adversus judaeus. Para no alargar en demasía este volumen, sólo agregaré otros pasajes de San Justino Mártir en su Diálogo con Ttifán:

  "Vosotros, después de crucificar a aquél que era el solo intachable [...] cuando supisteis que había resucitado y subldo a los cielos no sólo no hicisteis penitencia de vuestras malas obras, sino que, escogiendo entonces hombrea especiales de Jeruaalén, los mandasteis por toda la tierra que propalaran había aparecido una impía secta de cristianos, y esparcieran las calumnias que repiten contra nosotros todos los que no nos conocen De modo que no sólo sois culpables vosotros de vuestra propia iniquidad, sino sencillamen­te de la de todos los hombres" [1].

  "En las sinagogas han anatematizado y anatemizan a los que creen en este mismo Cristo [2].

  "Fuisteis, en todo tiempo, como está demostrado, idólatras y asesinos de los justos, hasta poner vuestras manos en el mismo Cristo. Y aún ahora os obstináis en vuestra maldad, maldiciendo a los que demuestran que ese mismo que por vosotros fue crucificado es el Cristo [3].

  "Vosotros maldecís en vuestras sinagogas a todos los que de él tienen el ser cristianos"[4]

  "Después de tomada vuestra ciudad y desolada vuestra tierra, no hacéis tampoco penitencia, sino que tenéis el atrevimiento de maldecirle a Él y a todos los que creen en El [5].

  "Vuestros sumos sacerdotes y vuestros rabinos han hecho que el nombre de Él fuera profanado y blasfemado por toda la tierra; sucias vestiduras -vuestras blasfemias- que vosotros echáis sobre todos los que del nombre de Jesús traen su origen de cristianos" [6].

  "Todavía está verdaderamente levantada vuestra mano para obrar el mal, pues ni aún después de matar a Cristo hacéis penitencia, sino que nos odiáis a nosotros (,..) y, siempre que tenéis poder para ello, nos quitáis la vida. Vosotros le estáis sin cesar maldiciendo a Él y a los que de Él venimos [7].

  Recordaré aquí, por último, que San Agustín declara que los judíos, a quienes describe como "sanguinarios"[8], son enemigos de Cristo[9] y de la Iglesia [10] señalando que la primera persecución contra los cristianos "procedió de la nación judia [11]. El Águila de Hipona dirigiéndose a los judíos subraya su culpa colectiva: "Matásteis a Crísío en vuestros padres[12].

  La Santa Iglesia Romana promulgó leyes, que tienen perpetua validez, para proteger al cristianismo y a los cristianos del anricristianismo judío, a través de disposiciones pontificias así como de concilios generales y particulares. Ellas prohibían que los judíos se casaran con cristianas, tuvieran esclavos y sirvientes cristianos, administraran casas cristianas, fueran maestros o tutores de cristianos, ocuparan cargos públicos para evitar que agravien y opriman a los cristianos, ser jueces por igual motivo, practicar con ellos usura, etc. Les estaba vedado asistir a sus iglesias y en los días de las fiestas, especialmente en Semana Santa, debían recluirse en sus casas y si habitaban en un ghetto no podían salir de él, para no dar ocasión a que se burlasen del dolor cristiano. Los hebreos debían usar una vestimenta o señal que los distinguiera claramente de los cristianos, a fin de que no pudieran disimular su condición y fingir amistad, perjudicándolos en sus actividades y patrimonio, ni tampoco engañar a las cristianas, incitar a judaizar, etc. A su vez, los cristianos no podían entablar amistad con los judíos, participar de sus festividades y ceremonias, asistir a los casamientos y entierros, comer de sus comidas, vivir con ellos, servirlos, tenerlos como médicos, etc.

§ 1. LA LEGISLACIÓN DE LOS CONCILIOS

§ 1. LAS DISPOSICIONES PAPALES

  Los documentos de los Pontífices sobre los judíos, son numerosos, sobresaliendo entre ellos las célebres Bulas de Pablo IV y San Pío V, qie constituyen un epítome de l Magisterio infalible, inspirado por el Espíritu Santo.

      Pablo IV

  • CUM NIMIS ABSURDUM, Leyes y disposiciones que deben observar los judíos en el Estado Eclesiástico, 14/07/1555

      San Pío V

  • ROMANUS PONTIFEX, Bula Ratificando y aclarando las leyes y disposiciones que deben observar los judíos en el Estado Eclesiástico, dispuestas por Pablo IV 19/04/1566
  • SUPERCUM NOS SUPER Motu Proprio Referido exclusivamente al cumplimiento de lo dispuesto con respecto a los bienes de los judíos, demostrando el rigor con que el santo implementó la medida. 19/01/1567
  • HEBRAEORUM GENS Referido exclusivamente al cumplimiento de lo dispuesto con respecto a los bienes de los judíos, demostrando el rigor con que el santo implementó la medida.26/02/1569

     Benedicto XIV

IGLESIA CATÓLICA

__________________________________________

[*] Tomado de "LA JUDAIZACIÓN DEL CRISTIANISMO Y LA RUINA DE LA CIVILIZACIÓN" de Federico Rivanera Carlés, vol. II, p. 426. Recomendamos vivamente la lectura de esta obra.
[1]S. Justino Mártir. Diú/ogo con Tri/ón.   17, 1. p. 329; v. \t   108, 2, p. 491.
[2] ib., 47,4, p. 380.
[3] Ib. 93.4. p.469.
[4] 96, 2.p. 472.
[5] Ib., 108, 3, p. 491
[6] Ib. 117. 3, p.p. 505-506.
[7] ib., 133. 6. p. 535.
[8] D. Agustín, Enarratione sobre ios Salmos. 58. Sermón I. 5, O. C, vol XX. p. 460, ed. BAC. Madrid, 1958.
[9] Ib., 67.2 p. 697.
[10] Id., La Ciudad de Dios, lib. XVIII, cap XLV1. p. 1333. O. C . ed. BAC. Madnd. 1948.
[11] 58. Sermón 1,5. p. 461.
[12] Id. .Tratado contra los ludios, 8, 11. O. C, t. XXXVIII. p. 876 (v. it.,7. 10, p. 873). ed. BAC, Madrid, 1990.