CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

FELLAY RECHAZA EL PUNTO DE
VISTA DEL FUNDADOR EN FAVOR DE
LO "POLÍTICAMENTE CORRECTO"


Monseñor Fellay dijo: "Los judíos son nuestros hermanos mayores". "En nuestras filas no hay lugar para el antisemitismo"

(http://rorate-caeli.blogspot.com/2009/02/fellay-jews-are.html)


Monseñor Fellay

Ahora se viene la gran división en la FSSPX: el judaismo

"Llega la Gran Separación en la Fraternidad San Pío X (SSPX), no entre Mons. Richard Willamson y Mons. Bernard Fella, sino entre la SSPX fundada por Mons. Lefebvre y Fellay.
"Now comes the Great Divide in the Roman Catholic Society of St. Pius X (SSPX), not between Bishop Richard Williamson and Bishop Bernard Fellay, but between the SSPX founded by Archbishop Marcel Lefebvre and Fellay.

Esta cantilena del "antisemitismo" se usa como pavlovian instrumento de auto.suppresion para emponzoñar cualquier estudio sobre el judaismo. La SSPX rechaza el antisemitismo, dice Mons. Fellay. ¡genial! ¿Pero qué tiene que ver esto con las cuestiones puestas sobre el tapete? ¿Es antisemitismo preguntarse si es verdad que en Auschwitz murieron judíos en las cámaras de gas? ¿La afirmación de uqe tal cosa es verdad, es ahora un nuevo Evangelio? ¿Dónde se encuentra la documentación sobre la muerte de "Santa" Edith Stein en las cámaras de Auschwitz-Birkenau? ¿Cómo es eso de que uno odia a los "semitas" si se atreve a hacer preguntas sobre esa historia?

¿Hasta qué punto esa religión del judaismo para gentiles, a la que algunos de nosotros nos referimos como "holocaustianidad" ha suplantado la religión de judíos y gentiles conocida como Cristiandad? ¿Hasta dónde esa "Holocaustianidad" usada para ocultar la historia de los millones de cristianos asesinados por el judeo-bolcheviquismo en Rusia y en Europa Oriental? Esas distinciones no le importan a Mons. Fellay. Se defiende contra las acusaciones de "antisemitismo" con amplios trazos de crudas generalidades, como si el Patriarca Abrahan y el Apóstol San Pablo fueran ambos partisanos del sionismo, el liberalismo y de la historia de la Segunda Guerra Mundial escrita por los aliados.

¿Por qué es la declaración del Papa Pío XI, "espiritualmente somos todos semitas", supone un medio para llamar a silencio a los críticos del Talmud y a las personas que ponen en duda la veracidad de los homicidios de judíos en las cámaras de gas de Auschwitz? Cuando nos atrevemos a formular tales preguntas ante la indignación del Vaticano y de los rabinos, estamos ejerciendo nuestro derecho de cristianos y cumpliendo el mandato que nos legó San Pablo: " no den oídos a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres apartados de la verdad" (Tito 1:14).