CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

PROCLAMACIÓN DOCTRINAL N° 7
Carlos Disandro (1979)


[ Insinúase en el horizonte de la Iglesia postconciliar un GRAN ACUERDO VATICANO (GAV), que englobaría tradicionalismo y progresismo, integrismo y profetismo, Concilio de Nicea y Concilio Vaticano II, en una maniobra para superar las dificultades que enfrenta la guerra semántica conducida desde Roma y contra Roma por los enemigos de la Fe. Es preciso clarificar esta maniobra y reafirmar LA SEMANTICA INCONCUSA DE LA FE TRINITARIA y TEANDRICA, inmune al judeo-cristianismo. ]


Tres puntos fundamentales contendría el GAV. El primero: reinterpretar Vaticano II desde la Tradición, y no como ocurrió en el reinado de Montini, la Tradición desde el concilio. El segundo: libertad de rito para la Misa de San Pío V y el Novus Ordo (en paridad semántica). El tercero: rechazar la tesis de la Vacancia del Pontificado y sostener la abolición de la Bula de Paulo IV (cuarto) por el Código de Benedicto XV. Son papas legítimos pues Roncalli, Montini, Luciani, Wojtila, propulsor y ejecutor de este GAV.

[ Insinúase en el horizonte de la Iglesia postconciliar un GRAN ACUERDO VATICANO (GAV), que englobaría tradicionalismo y progresismo, integrismo y profetismo, Concilio de Nicea y Concilio Vaticano II, en una maniobra para superar las dificultades que enfrenta la guerra semántica conducida desde Roma y contra Roma por los enemigos de la Fe. Es preciso clarificar esta maniobra y reafirmar LA SEMANTICA INCONCUSA DE LA FE TRINITARIA y TEANDRICA, inmune al judeo-cristianismo. ]

Tres puntos fundamentales contendría el GAV. El primero: reinterpretar Vaticano II desde la Tradición, y no como ocurrió en el reinado de Montini, la Tradición desde el concilio. El segundo: libertad de rito para la Misa de San Pío V y el Novus Ordo (en paridad semántica). El tercero: rechazar la tesis de la Vacancia del Pontificado y sostener la abolición de la Bula de Paulo IV (cuarto) por el Código de Benedicto XV. Son papas legítimos pues, Roncalli, Montini, Luciani, Wojtila, propulsor y ejecutor de este GAV.

Como consecuencia del GAV: contactos fluidos entre las dos alas católicas, vía tradicionalismo mitigado o vía progresismo conciliar moderado (según la experiencia polaca), represión de los extremos,prohibición de atacar a Paulo Vi, paz litúrgica, etc. El GAV podría abarcar pues (según los planificadores) desde Mons. Lefébvre al cardenal Seper, pasando por multitud de grupos de conducción autónoma. Hay precisamente una campaña para reducirlos a la “gran maniobra” del acuerdo y una estrategia servida por revistas, personajes, reuniones, declaraciones confusas y contradictorias, destinadas a sembrar el desconcierto, la falsa información y sobre todo a ALIMENTAR LA GUERRA SEMANTICA.

Los que hace más de veinte años trabajamos desde los Institutos Cardenal Cisneros (La Plata), San Atanasio (Córdoba), Leopoldo Lugones (Buenos Aires), los que en te.Hostería Volante hemos denunciado sin pausa la herejía montiniana, hemos procurado una vasta documentación para abatirla y hemos afrontado las más graves cuestiones doctrinales en la actual oscuridad de la Iglesia, no aceptaremos el GAV. Valga esta única y precisa afirmación.

Pero ai mismo tiempo alertamos a los amigos de América y Europa y urgimos a una definición que interrumpa la maniobra, en cuanto: a) la VACANCIA DE LA SEDE APOSTOLICA, por imperio de la Bula de Paulo Cuarto; b) Vaticano II, concilio herético, no puede ser reinterpretado, debe ser ANULADO; c) NULIDAD DEL NOVUS ORDO MISSAE; d) correcto planteo de la respuesta a la “guerra semántica contra la Fe”.

No olvidemos la sentencia de San Vicente de Lérins en su Communitorium (siglo V): “¿Qué debe hacer un cristiano, supuesto que algún nuevo error contagiara como una peste no sólo una parte, sino la totalidad de la Iglesia? Pues debe preocuparse por mantenerse ligado a la ANTIGUA TRADICION DE LOS PADRES, que siendo ya del pasado, no puede ser corrompida de ninguna manera por ninguna clase de FALSA RENOVACION”. Han llegado precisamente esos tiempos: no es ahora la peste del arrianismo, el nestorianismo o el pelagianismo, sino la HEREJIA MONTINIANA, de gravísimas consecuencias para la Fe.

No olvidemos la Constitución Apostólica de Pío VI “Auctorem Fidei” del 28 de agosto de 1794, que condenó el Sínodo de Pistoia, primera ofensiva semántica post-luterana EN EL CUERPO MISMO DE LA IGLESIA CATOLICA ROMANA. De ese Sínodo, el Concilio Vaticano II es la perversa consolidación, reinterpretación y adaptación a la jerarquía masónica de la “iglesia” ultramundana. Pero Pío VI lo advirtió meridianamente PARA TODOS LOS TIEMPOS QUE SE AVECINABAN. Estamos ahora en ellos.

[A las maniobras hay que responder con LA FE DE NICEA, EFESO Y CALCEDONIA, sin ambages, sin compromisos, sin modulaciones ni adaptaciones. La maniobra pretende SALVAR LA IGLESIA EN SU RADICACION ECUMENISTA JUDEO-CRISTIANA. Pero es la IGLESIA LA QUE SALVA por la Fe inconcusa y sin mancilla, por el CULTO MISTERICO, por la virtud del Espíritu en la OBRA VIVIENTE DE LA FE.]

Advertimos por esta única vez a todos los amigos de América y de Europa.

Carlos A. Disandro 16 de abril de 1979

---------------------------------------

ÍNDICE DE ¿QUO VADIS FSSPX?