CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA FSSPX YA ESTÁ EN "PLENA COMUNIÓN"
CON ROMA AHORA SÓLO FALTA
QUE ESTÉ EN "PLENA RECONCILIACIÓN"


Müller  Bergoglio, el director de orquesta Monseñor Fellay

Este artículo es interesante porque el P. Barthe está muy bien informado y relacionado en Roma. Es cercano al Cardenal francés Paul Poupard, así como a los Padres Aulagnier y Laguerie del Instituto del Buen Pastor.


Sigue un extracto del artículo del P. Barthe (destacamos en rojo algunas frases):

Al día siguiente del encuentro del cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe con Mons. Fellay, superior de la Fraternidad sacerdotal San Pío X, llevado a cabo en Roma, el padre Claude Barthe ha querido darnos su análisis de este acontecimiento y sus posibles repercusiones.

¿Hacia el reconocimiento canónico?

Ayer, martes 23 de septiembre tuvo lugar en Roma la entrevista entre el Cardenal Müller,  prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe y Monseñor Fellay. Estuvieron presentes en la conversación: por el lado de la Congregación, Mons. Pozzo, Secretario de la Comisión Ecclesia Dei, Mons. Ladaria, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la fe y Mons. Di Noia, Secretario-adjunto; por el lado de la FSSPX, los dos asistentes de Mons. Fellay, los padres Pflüger y Nély. El reconocimiento canónico de la FSSPX, si sucediera en un futuro próximo, ya no tendría el aspecto y el efecto de terremoto que ella habría tenido en el interior de la Iglesia a finales del pontificado de Benedicto XVI, por el contrario, paradójicamente es mucho más fácil de realizar pues del papa actual, lo menos que puede decirse es que no tiene la reputación de tradicionalista que tenía su predecesor.

Se pueden hacer algunos ccomentarios

- Puede advertirse la especie de solemnidad que se le dio a este encuentro por parte de la Santa Sede que, después de haber conservado herméticamente secreto el día del suceso, lo hizo seguir de un comunicado oficial por parte de la Sala de Prensa, en forma de documento diplomático con sus términos debidamente calculados.

- El segundo es el regreso a escena de la pequeña Comisión Ecclesia Dei y de su Secretario Monseñor Pozzo. Con las filtraciones que dieron a conocer la breve entrevista de Monseñor Fellay con el Papa en la casa Santa Marta hace más de seis meses, los observadores concluyeron que las discusiones que apuntaban a darle un estatus canónico a la FSSPX, interrumpidas en junio de 2012, se establecieron nuevamente. El muy ratzingeriano Monseñor Pozzo se mostró como el eficaz arquitecto que no dudó, se dice, en pagar cara su audacia en ciertas ocasiones.

- El contenido del comunicado de hoy retoma casi palabra por palabra el de 2005. En 2005: “El encuentro se desarrolló en un clima de amor por la Iglesia y el deseo de llegar a la comunión perfecta. Si bien conscientes de las dificultades, se manifestó la voluntad de proceder gradualmente, por etapas, en un tiempo razonable". Hoy: “se ha acordado proceder gradualmente y dentro de un tiempo razonable para superar las dificultades y alcanzar la deseada reconciliación plena." Notamos la diferencia: la calificación del estatus teológico de la FSSPX es objeto de un concepto elaborado para la ocasión. Ya no se habla, para la FSSPX, de llegar a la “plena comunión", asimilándola de hecho, más o menos, a las comunidades separadas a las cuales se les reserva la expresión (equivocadamente, pues la comunión no es por grados) de “comunión imperfecta”. Pero el comunicado dice que la FSSPX debe reencontrar la “plena reconciliación". La FSSPX, ya en plena comunión, todavía no está en plena reconciliación.

- Respecto a esto, recordamos que el cardenal Castrillón, cuando estaba a cargo del expediente, afirmaba que la FSSPX de ningún modo era cismática. Podemos aventurar la hipótesis, conociendo el modo de funcionamiento del gobierno del papa Francisco, que le gusta añadir a los canales oficiales de información de la Curia los suyos propios, que el largo reporte oral hecho por el cardenal Castrillón sobre este asunto ante él, en octubre de 2013, tuvo un gran peso.

- El aspecto más importante develado por el comunicado de este día es «político». Está claro que Monseñor Pozzo no pudo actuar, en esta nueva fase hasta hoy muy discreta, más que con el aval expreso del Papa. Según la costumbre de la Santa Sede, y bajo el papa Francisco más que nunca, un comunicado de esta naturaleza recibe su aprobación personal antes de su publicación. Si añadimos que, durante una reciente reunión «secreta» de la Conferencia episcopal italiana (CEI) presidida por el Papa, es decir, una de las reuniones de la CEI que no dan informaciones a la prensa, el papa, en respuesta a una cuestión episcopal, afirmó que la reglamentación concerniente al Motu proprio Summorum Pontificum (la carta apostólica y la instrucción de aplicación) permanecía en vigor, se puede decir que nos encontramos en presencia de la parte de “continuidad” del presente pontificado con el de Benedicto XVI. A Francisco el “progresista” no le molestaría tener éxito donde fracasó  Benedicto el “integrista”.

- Solo queda el punto mayor que continúa envuelto en un profundo misterio, desconocido de todos, comprendiendo sin duda a los más cercanos: ¿Qué desea hacer Monseñor Fellay o, lo que es lo mismo, ¿En qué posición estima estar?

La Fraternité Saint-Pie-X en état de « réconciliation imparfaite

-----------------------------------

ÍNDICE DE ¿QUO VADIS FSSPX?