CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CARTA DE UN SACERDOTE DE LA FSSPX
A PROPÓSITO DEL COMUNICADO DE
PRENSA DADO POR MONS. FELLAY CON
MOTIVO DEL "MOTU PROPRIO"


Dirigida al Sr. Michel Porcellana,
antiguo chofer de Mons.
Lefebvre

«Con el comunicado de prensa Menzingen,
hemos caído en la trampa del artículo 1»

«Agradezco profundamente su fax, en el que se puede apreciar el combate de la Fraternidad de antaño y que debe ser recuperado. El momento actual debe aprovecharse, pues nunca es demasiado tarde para obrar el bien. Es necesrio pagar el precio, y eso puede ser humillante. ¿AcasoNuestro Señor Jesucristo no quiso caer tres veces?  La primer caída fue el 5 de mayo de 1988. ¡Qué humildad la de Mons. Lefebre al retractarse del protocolo!

   «Es imposible andar con rodeos. Con el comunicado de prensa Menzingen, nosotros, y digo  nosotros, hemos caído en la trampa del artículo 1.

   «No puede haber otra salida que la de una retractación solemne en la que se retracte la frase: «Por el Motu Proprio Summorum Pontificum, el Papa Benedicto XVI ha restablecido en sus derechos la misa tridentina». Después, la frase «La Iglesia también tiene la misa del Motu Proprio.» Es menos aceptable aún, pues no se la pone en simple relación con el Concilio Vaticano II y la nueva misa, ¡el misal de San Pío V reeditado por Juan XXIII, está identificado con el  Concilio Vaticano II y la nueva misa!

   «Por lo tanto, el hecho mismo de celebrar con el misal de San Pío V, tal como lo ha «liberado» Benedicto XVI, implica una aceptación automática de la misa nueva. Y, afirmar que Benedicto XVI restableció en sus derechos la Misa tridentina es una contradicción teológica y jurídica: ¡no puede restablecerse aquello que jamás fue quitado!

   «Benedicto XVI no restableció la Misa de San Pío V, instituyó una nueva; una amalgama teológica-jurídica entre la misa de Pablo VI y la Misa de San Pío V, entre el error y la verdad, el bien y el mal.

  «Esto debe se dicho  explícitamente.»

   (Todo lo subrayado es obra del autor de la carta, que, por supuesto, está firmada)

¡Rechacemos la trampa del Motu Proprio que por su
artículo 1 pretende avalar el nuevo rito de 1969!