CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

DOS SACERDOTES DE LA FSSPX
DE MARSELLA SE UNEN AL
INSTITUTO DEL BUEN PASTOR [*]


Frutos amargos de la política de las «dos cuestiones previas»

   Nos hemos enterado de que el priorato de FSSX de Marsella, está casi vacío:

   El padre Vella, ordenado el 29 de junio de 1998 en Ecône, la semana pasada se fue del Priorato de Marsella a donde estaba destinado desde 1998, para unirse al Instituto del Buen Pastor del padre Laguérie.

   Después del padre Perel, es el segundo sacerdote de Marsella que abandona la FSSPX en esas condiciones.

   El padre Cacqueray tuvo que intervenir para dar una conferencia de prensa en Marsella, donde apoya al padre Laurençon ahora aislado, y para evitar que también se fueran los fieles.

   Este alinearse con la iglesia conciliar de dos sacerdotes del priorato de Marsella, es consecuencia lógica de la política suicida sugerida por el padre Aulagnier de las «dos cuestiones previas» y puesta en acción obstinadamente por Mons. Fellay desde 2002.

   Seguramente estos sacerdotes se preguntaron para qué permanecer en la FSSPX si Mons. Fellay hace todo lo que puede para unir la FSSPX à la iglesia conciliar apóstata.

   El padre de Cacqueray les asegura, sin ningún fundamento, y contra la constante enseñanza de la teología sacramental católica, que los "sacramentos" de la iglesia conciliar serían válidos.

   Y Mons. Fellay, según las afirmaciones que le atribuye el sitio Donec Ponam el 25 de marzo de 2007, declara que los 'sacerdotes' conciliares serían 'probables' sacerdotes, pues su ordenación sería a priori probablemente válida (sic), formulando de esa forma proposiciones formalmente condenadas por los Papas Inocencio XI y León XIII (cf. Mensajes precedentes de VM sobre ese tema en: www.virgo-maria.org et www.rore-sanctifica.org).

   Además, en mayo de 2007, el padre Celier pasó por el priorato de Marsella para hacer allí la presentación de su libro 'Benoît XVI et les traditionalistes' en el que implícitamente niega 10 puntos fundamentales del combate de Mons. Lefebvre, incitando así mejor al alineamiento con el sacerdote apóstata Ratzinger. Y en el transcurso de su conferencia en Marsella se presentó como vocero de Mons. Fellay.

   En tales condiciones, estos sacerdotes no han hecho mas que anticiparse al alineamiento.

   Desde entonces, ante el Motu Proprio que declara que el sacrílego nuevo rito de 1969, elaborado por Bugnini\-Dom Botte, constituiría, junto con el venerado rito de San V un «mismo y único rito» y expresaría la «misma lex orandi» y la «misma lex credendi», con Mons. Fellay, elogiando y agradeciendo ese Motu Proprio, los dos sacerdotes se sintieron apoyados. Si todavía abrigaban algunas dudas con respecto a la nueva misa de 1969 y a la iglesia conciliar, se vieron libres de ellas.

   Seguramente el astuto Ratzinger debe estar frotándose las manos. Él creó el Instituto del Buen Pastor para debilitar la FSSPX haciendo claudicar a algunos de sus sacerdotes.

   Paralelamente, Mons. Fellay y el conjunto de infiltrados modernistas, como el padre Celier, debilitan desde el interior, introduciendo una falsa dialéctica y aprobando oficialmente falsos principios ponzoñosos del Motu Proprio (artículo 1 del texto).

   El Santo Evangelio de ayer nos recordaba las palabras de Nuestro Señor explicándonos cómo reconocer a los  «lobos rapaces» disfrazados de oveja, incitándonos a distinguir por sus frutoa a los buenos de los malos árboles.

   Desde ahora, los malos frutos se multiplican y el lobo apóstata Ratzinger disfrazado de oveja con su Motu Proprio cada vez se hace más reconocible para los fieles y sacerdotes católicos que no son «inocentes » y que quieren escuchar a Nuestro Señor Jesucristo.

   Sigamos en el buen combate

  Abbé Marchiset