CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

SINCRETISMO: ¿MÁRTIRES NO CATÓLICOS?


SINCRETISMO: ¿MÁRTIRES NO CATÓLICOS?

Sólo la fe en Cristo da la gloria
del martirio a los que lo padecen

Antes de rezar el Ángelus en la fiesta de San Esteban dijo Francisco:

“…hoy oramos en modo particular por los cristianos que padecen discriminaciones a causa del testimonio de Cristo y del Evangelio. Estemos cercanos a estos hermanos y hermanas que, como san Esteban, son acusados injustamente y hechos objeto de violencia de diverso tipo. Estoy seguro que, lamentablemente, son más numerosos hoy que en los primeros tiempos de la Iglesia. ¡Son tantos! Esto sucede especialmente allí donde la libertad religiosa no es todavía garantizada o no es plenamente realizada. Pero también sucede en Países y ambientes en los que sobre los papeles tutelan la libertad y los derechos humanos, pero donde de hecho los creyentes, y especialmente los cristianos, encuentran limitaciones y discriminaciones”. (AICA)

Para mí, estas afirmaciones tienen un perfume sincretista, porque ya no se exige el odium fidei para afrontar el martirio, sino que también podría considerarse mártir a un no católico que muriese por defender “su” libertad religiosa, o donde los “creyentes” -Francisco los distingue expresamente de “los cristianos”- de cualquier religión encontrasen “limitaciones y discriminaciones”, tanto a “la libertad” (religiosa, supongo) como a los “derechos humanos”.

Como de costumbre, nunca se puede entender prima facie lo que Francisco quiere decir ya que no es muy amigo del sí, sí; no, no y pocas veces va derecho al grano. (¡Si lo sabremos bien los argentinos!)

Y para dejar en claro los tantos, menos mal que siempre está Tomás a la mano, quien al preguntarse en la cuestión 124, artículo 5 de la II-IIae, si sólo la fe es causa del martirio, responde:

“…se llama cristiano a quien tiene la fe de Cristo. Por tanto, sólo la fe en Cristo da la gloria del martirio a los que lo padecen.

…. «Mártir» significa «testigo», y sólo se es testigo de la verdad. Pero no se llama mártir al que da testimonio de cualquier verdad, sino sólo de la verdad divina. De lo contrario, sería mártir quien muriera por la confesión de una verdad de geometría o de otra ciencia especulativa, lo que parece ridículo. Por tanto, sólo la fe es la causa del martirio.

…los mártires de Cristo son como testigos de su verdad. Pero se trata de la verdad de la fe, que es, por tanto, la causa de todo martirio. Pero a la verdad de la fe pertenece no sólo la creencia del corazón, sino también la confesión externa, la cual se manifiesta no sólo con palabras por las que se confiesa la fe, sino también con obras por las que se demuestra la posesión de esa fe…

…se dice de uno que es de Cristo no sólo por tener la fe en Cristo, sino también porque realiza las obras virtuosas movido por el Espíritu de Cristo, conforme al texto de Rom 8,9: Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, ése no es de Cristo, y también porque ha muerto al pecado…

 padece como cristiano no sólo el que sufre por la confesión de su fe de palabra, sino también el que sufre por hacer cualquier obra buena, o por evitar cualquier pecado por Cristo: porque todo ello cae dentro de la confesión de la fe”.

Fuente: Catapulta

ABOMINABLE ECUMENISMO